Menú

El gran reto del Mont Blanc

0 58
-/5

1. ¿Cómo surgió la idea de subir el MONT BLANC?

Llevaba ya unos años con ganas de conocer los Alpes y la primera oportunidad me la dio Decathlon hace dos años, ya que pude asistir a un monitorado de esquí de fondo y esquí de montaña en Tignes. Fue el primer contacto con los Alpes en el que pude aprender muchísimo.

Esta vez la idea surgió de un amigo que lleva toda la vida en la montaña (más de 30 años) y cuyo sueño era subir el Mont Blanc, que no había podido cumplir por diferentes circunstancias. Yo quizás no habría planeado una escapada a los Alpes con este objetivo... pero era la excusa perfecta para hacer un gran viaje y ¡me pareció genial! Así, nos juntamos cuatro amigos y comenzamos a organizar el viaje durante el invierno.

2. ¿Conlleva mucha organización previa una expedición como ésta? (viaje, aclimatación, reserva refugio, climatología...)

Sí, conlleva bastante organización un viaje como éste, sobre todo cuando es la primera vez que vas a los Alpes a hacer algo así y teniendo en cuenta que íbamos sin guía, por libre.

Por un lado, requiere estar muy atento para poder reservar los refugios, ya que hace unos años renovaron el refugio de Gouter. Suele estar muy solicitado y no permiten acampar, para de alguna forma limitar la cantidad de gente que puede ascender. Reservamos noche para un día y cruzamos los dedos para que la climatología fuese la adecuada, ¡creo que esto fue en el mes de abril!

Por otro lado, conviene leer e informarse lo mejor posible de lo que te puedes encontrar. Mirar los mapas de la zona y hablar con gente que haya estado. Recoger consejos sobre todo el material que se debe llevar y planificar los días previos para realizar una adecuada aclimatación.

Intentamos llevar la mayor parte de la comida desde aquí: geles, barritas, frutos secos, sales minerales, embutido y algo de fruta. En cuanto al viaje, lo hicimos de noche, salimos de San Sebastian hacia las 18.00 de la tarde y a las 4 de la mañana estábamos entrando en Chamonix, ¡echar las esterillas y a dormir! porque al día siguiente nos íbamos hacia Grand Paradiso (en el lado italiano) para comenzar con la aclimatación.

3. ¿Requiere mucha preparación física o entrenamiento?

No sé si mucha o poca, pero requiere preparación que variará en función de lo que esté acostumbrado a hacer cada uno. Físicamente es bastante exigente, teniendo en cuenta que el día de hacer cima la actividad dura unas 10 horas. A esto le sumamos que llevamos anteriormente 4 o 5 días sin dormir demasiado y actividades diarias de 6 a 8 horas preparando la aclimatación, además de la altitud que juega un papel muy importante y te fatiga más de la cuenta. 

Lo que sí me parece fundamental es estar acostumbrado a moverse por aristas y terrenos con importante exposición, para evitar que nos impresione y quedarnos bloqueados en sitios comprometidos. Sin lugar a dudas, es muy importante un buen manejo de piolets y crampones y conocer las técnicas de encordamiento.

El gran reto del Mont Blanc  Hay que tener una preparación física para poder lograrlo.

4. ¿Cuéntanos un poco, qué material y ropa son imprescindibles a la hora de subir el MONT BLANC en verano?

- Gorro, gafas de categoría 4 y guantes (las tres Gs en montaña). Siempre llevaremos 2 o 3 pares de guantes para este tipo de actividades, en mi caso llevé unos Simond de cuero con forro por dentro y otros más cálidos a partir de los 4000 metros.

- Para la parte del tronco llevé 5 capas: térmica, polar fino, polar más grueso, plumas fino y chaqueta impermeable. Parte del camino lo hice con dos capas y fui añadiendo en función de las necesidades, hasta que me puse las 5 capas a partir de los 4000 m.

- Pantalón Simond Alpinism de softshell en las piernas, una auténtica joya. Cálido y muy transpirable, resistente y muy cómodo, que lo uso para montaña invernal como para esquí de travesía. En la mochila llevaba unas mallas térmicas que no me hicieron falta.

- Calcetines Bionnassay 900 warm. A partir de los 4000 me puse otro par de calcetines más fino por dentro. Soy de pies fríos y tuve que estar muy atento con este tema.

- Botas Simond Alpinism 300 azul. Debo decir que me sorprendió gratamente; bota cómoda, tirando a anchita de horma. Los días previos anduvimos bastantes horas por nieve húmeda y no tuve ningún problema de impermeabilidad y teniendo en cuenta que no se trata de una bota con aislamiento térmico específico me pareció bastante cálida para su categoría. Además, se defiende muy bien en terreno rocoso y en trepadas fáciles.

Además de esto, fundamental: casco, frontal y pilas, crampones, piolet (uno clásico es suficiente), arnés, cuerda de 30 metros y material para travesía glaciar (mosquetones, bloqueador, cordinos y vagas). Recomendable llevar también GPS.

5. Empezamos a describir la ascensión, ¿Qué dificultades o peligros has percibido? (La bolera, mal de altura...)

Hicimos la ascensión por la ruta normal, por Gouter. Planeamos subir el 9 de julio al refugio de Gouter (3800m), hacer noche, y el día 10 hacer cima y bajar hasta abajo. Los días previos fuimos a la casa de la montaña, en Chamonix, para preguntar por la meteo y consultar cómo estaba la ascensión. Durante toda la semana tuvimos cerca de 30ºC en Chamonix y nos comentaron que con el calor la bolera estaba delicada.

La bolera es un paso de unos 30 metros que cruza perpendicularmente el corredor de Gouter en el que caen piedras y ha habido numerosos accidentes. Así nos dijeron que teníamos la opción de subir al refugio de Tete Rousse (3167m), hacer noche, al día siguiente hacer cima y bajar a dormir a Gouter

Necesitaríamos un día más, pero teniendo en cuenta que teníamos buena previsión y que disponíamos de ese día de más, optamos por hacerlo de esta manera. De esta forma pasaríamos la bolera de noche, ya que el mayor riesgo en este paso está a partir del medio día, con mayor deshielo y más caídas de piedras.

Por tanto, el día 8 de julio subimos a Tete Rousse, cenamos algo y nos metimos a dormir hacia las 21.00. Nos levantamos a las 2.00 y partimos a las 2.30. Nada más salir se cruza la bolera. Mientras nos preparábamos para cruzar, antes de entrar, cayó una piedra del tamaño de un mechero que golpeo a un amigo en el hombro. Un pequeño susto que quedó en anécdota. 

En 2 horas aproximadamente llegamos a Gouter (3800m), por una subida muy bonita que se sube en gran parte trepando. Aquí descansamos un rato, comimos y bebimos bien, nos pusimos algo más de ropa y partimos hacia arriba. Subimos del tirón, por terreno bastante cómodo y viendo el mar de nubes más espectacular que he visto hasta el refugio de Vallot situado a 4400 metros.

Iba algo preocupado por la altitud porque días anteriores, cuando hicimos Gran Paradiso, comencé a tener problemas a partir de 3600 metros, con algo de mareo y el estómago revuelto. Entramos al refugio, donde nos llevamos una muy desagradable sorpresa de la situación en la que se encuentra este refugio libre. Nos lo encontramos lleno de basura, literalmente. La mayoría de la gente hace la última parada antes de cima aquí y no entiendo porqué, pero dejan aquí los plásticos de barritas, geles, frutos secos, mantas térmicas, botellas de plástico... realmente lamentable.

Tras comer y beber (hasta aquí subí tirando de camelback, muy cómodo para mi gusto pero que finalmente se me congeló el tubo) y ponernos toda la ropa que teníamos, seguimos para arriba. El cambiar la planificación de la ascensión nos ayudo para no subir la arista final con la multitud, ya que la mayoría de la gente estaba bajando de la cima. 

Nosotros veníamos de más abajo, y como nos quedaríamos a dormir en Gouter, teníamos margen para hacer cima algo más tarde. Por tanto, nos cruzamos con los últimos grupos que bajaban y subimos con alguna cordada más, pero en ningún momento tuvimos sensación de multitud de la que nos habían advertido.

Desde Vallot (4400m) en aproximadamente una hora llegamos a cima. Por una arista a tramos muy estrecha y donde la exposición es alta a los dos lados. Nada más salir del refugio comencé a notar la altitud, con pequeños mareos y el estomago muy revuelto. 

Traté de concentrarme lo máximo, prestando atención a cada paso que daba, y sufriendo bastante. En algunos tramos soplaba viento fuerte donde tuvimos que agacharnos, clavar el piolet y esperar para continuar, pero finalmente, pasito a pasito, a las 8:30 llegamos a cima.

Tras la alegría y celebración de la cima nos dirigimos hacia abajo con mucha cautela, despacito y sin cometer errores para llegar a Gouter hacia las 11:30. Comimos las últimas barritas y frutos secos que teníamos y ¡nos echamos una buena siesta!

Al día siguiente, desayunamos a las 6 y tras recoger todo nos fuimos para abajo. Cruzamos la bolera sin ningún problema y llegamos al tren cremallera que nos llevaría a Les Houches, donde teníamos la furgoneta. Tuvimos suerte, porque a las dos semanas de volver prohibieron la ascensión por Gouter y cerraron el refugio, por la ola de calor que complico mucho la ruta.

6. ¿Cuál es el primer pensamiento que te vino a la cabeza cuando hicisteis cumbre?

Bufffff... muchas veces había escuchado decir que el Mont Blanc es el techo de Europa (occidental) y así es la sensación, ¡encontrarte en lo más alto! Es una pasada... y difícil de explicar. Confieso que se me encogió el estómago y me saltaron algunas lágrimas una vez que pisamos la cima.

El gran reto del Mont Blanc "Lo primero es bajar, lo segundo bajar siendo amigos y lo tercero hacer cima"

7. Muchas veces se dice que es más peligroso el descenso, ¿cómo fue en vuestro caso?

Sí, el tema del descenso lo teníamos muy presente. Una vez hacer cima, abrazarnos, hacer alguna foto y liberar toda la euforia y tensión que llevábamos, hicimos un ejercicio de concentración para afrontar el descenso, sobre todo la arista hasta el refugio de Vallot (4400m) con la mayor seguridad posible. La verdad que lo bajamos muy bien y lo disfrutamos.

8. ¿Cómo afecta la multitud de la gente?

Es cierto que es una montaña muy muy concurrida. Muchos guías con sus clientes, me atrevería a decir que unos 7 de cada 10 grupos subían con guía. Gente de todo tipo y de todas las edades. Sin embargo, el cambiar la planificación y salir desde Tete Rousse nos permitió hacer el tramo final a cima bastante tranquilos. Nos topamos con más gente subiendo el viernes por la mañana, cuando nosotros bajábamos.

9. ¿Con qué momentazo te quedas del viaje?

Sin duda con el abrazo que nos dimos en la cima y con los gritos que pegamos en ese momento de euforia. Bueno...también con las cervezas que nos tomamos cuando llegamos abajo, jejejejeje!

También me quedo con una frase de Iñaki Ochoa de Olza, que comentó durante el viaje y que marcó el ritmo de la aventura. "Lo primero es bajar, lo segundo bajar siendo amigos y lo tercero hacer cima"

10. ¿Cuál es tu próximo objetivo?

¡Ufff! Proyectos, siempre hay muchos en la cabeza y en Pirineos tenemos muchísimas opciones de escalada ahora en verano y con esquís en invierno. En cuanto a los Alpes, me ha llamado mucho la atención el Dent du Geant, pudimos verlo desde la base y me pareció impresionante. Quizás otro año...


Contenido elaborado junto a apasionados del alpinismo de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.