Menú

Cómo “dar en el clavo” a la hora de elegir tus zapatillas de atletismo

0 38
-/5

Aún recuerdo el momento en el que pisé por primera vez el tartán. Fue en las pista de atletismo del “Hispánico” en León. Hasta entonces para mí era una zona exclusiva; esa misma pista donde desde muy pequeño me acercaba a las vallas del precinto para observar cómo unos poquitos atletas hacían de forma disciplinada sus series y veía cómo se machacaban para lograr sus mejores marcas.

Ese primer día, recuerdo cómo nada más entrar en la pista, una joven atleta (¿qué edad tendría?¿10 ó 12 años?) se tropezó delante de mí y tras darse un buen “morrazo” le ayudé a levantarse. En ese momento, apareció su entrenador y me dijo con voz baja “pobre, es el primer día que usa zapatillas de clavos”. Y fue ahí el momento donde tuve la primera constancia de la existencia de este tipo de calzado.

Ese mismo día, al llegar a mi casa empecé a buscar información sobre estas zapatillas y encontré un artículo donde Asafa Powell posaba con unas Nike Zoom AeroFly. Eran espectaculares, tenían un diseño muy agresivo, y una apariencia aerodinámica insuperable. Ilusionado, busqué dónde encontrarlas y con los ahorros que tenía me desplacé hasta Valladolid para comprármelas en una pequeña tienda de barrio que tenía de todo. 

Al día siguiente fui hacia mi entrenador con una sonrisa de oreja a oreja y le dije “¡mira Fran! me he comprado las mejores zapatillas; ¡son las de Asafa! ¿te suenan?”. 

Por el gesto de Fran, en ese instante me di cuenta de que no había acertado. Puso su mano en mi hombro y me dijo algo que me quedó grabado a fuego: “Andreu, esas son las mejores zapatillas para el mejor velocista del mundo. Ni tú eres el mejor velocista del mundo, ni esas son las mejores zapatillas para ti. Guárdalas, y quién sabe, en un tiempo quizás puedas usarlas”. 

Aunque en ese momento quería odiarle, Fran se ofreció a acompañarme a una tienda de deportes y tras una tarde con cientos de preguntas cruzadas, encontramos la zapatilla perfecta para mí. Fue en ese día, cuando aprendí y comprendí las nociones básicas para poder elegir bien una zapatilla de clavos. Hoy tengo la ilusión de poder compartirlo con vosotros.

Como bien sabéis, en el atletismo existen 25 pruebas distintas, para las cuales existen 11 tipos de zapatillas diferentes (Fondo, Medio-Fondo, Velocidad, Vallas, Salto de altura, Salto de Longitud, Triple Salto, Pértiga, Jabalina, Lanzamientos de Peso, Disco y Martillo, y Marcha Olímpica). Todas ellas tienen unas cualidades específicas para optimizar el rendimiento.
 Ahora bien, hoy vamos a centrarnos de forma general en las de Fondo/Medio-Fondo, Cross y Polivalentes (vallas /velocidad/saltos).

La diferencia que existe entre ellas es de construcción. Para poder entender un poco más el funcionamiento de unas zapatillas de clavos primero debemos tener bien claro sus partes:

1. Zapatillas Polivalentes:
 Es un concepto de zapatilla apropiado para los atletas que se inician en pista debido al conjunto de cualidades técnicas. 
Su suela es rígida de puente a punta gracias a una placa de grosor gradual, aumentando así la fuerza de palanca en el desarrollo de la carrera. De puente a talón el material es flexible para quitarle rigidez, mejorar su adaptabilidad y disminuir así el riesgo de lesión del atleta principiante.
 

La placa suele tener de 5 a 7 receptáculos en los que acoplaremos por norma general clavos de 6 mm de longitud. Es una medida que para medio fondo resulta un poco excesiva, pero para pruebas como velocidad, saltos o vallas te dan un agarre suficiente para empezar.
 

La entre-suela, suele estar hecha de espuma eva prensada a una densidad suficiente para absorber con garantía los apoyos en carrera y al mismo tiempo proteger el talón a la hora de atacar las vallas en esta modalidad.
 El Upper por lo general está formado por malla mesh buscando la máxima transpirabilidad. 

Al mismo tiempo, el conjunto mesh y costuras del vamp y overlays ayuda a que el peso de la zapatilla sea reducido y por lo tanto la consideremos “voladora”.
 Un claro ejemplo de este tipo de zapatilla es la Kalenji AT Start.

2. Zapatillas de cross: 
Es muy similar a la anterior. La única diferencia es que el material es mucho más resistente para evitar roturas en el Upper, y que la densidad de la entresuela es mayor para proteger más el pie de las irregularidades del terreno. El collar suele ser algo más alto para evitar torceduras. 


Respecto a su peso es cierto que tiende a ser algo más pesada, pero en comparación a las zapatillas de running voladoras, éstas aún siguen siendo más ligeras.
 Los clavos que utilizamos dependen directamente del tipo de terreno sobre el cual vamos a ejercer los apoyos. 

Usaremos 3 mm para terreno duro y sin barro, 6 mm para condiciones normales (hierba seca o similar), 9 mm para recorridos con barro, 12 mm en terrenos con mucho barro y 15 mm para circuitos muy resbaladizos como puede ser la nieve o el hielo.
 Échale un vistazo a las Kalenji AT Cross.

3. Zapatillas de fondo/medio-fondo:
 Son zapatillas ultra-ligeras, pero si hay un concepto técnico que resalta sobre el resto, es su dinamismo. 
En general, una zapatilla de medio fondo suele tener algún sistema que favorece a la reactividad de los apoyos en carrera (es decir, la rapidez con la que el apoyo hace contacto y despega del suelo). 

Para ello, este tipo de zapatillas juega de forma perfecta el agarre y el dinamismo para conseguir un rendimiento óptimo. 
El Upper suele ser malla mesh termomoldeada para lograr un “efecto guante” y lograr así cero costuras, disminuyendo el riesgo de rozaduras. 
En relación al agarre, los clavos suelen ser de 3 mm o 6 mm, sin necesidad de aumentar su longitud ya que en general esta especialidad no precisa la explosividad de otras pruebas más cortas. 


Las Kalenji AT MID son un ejemplo, es la zapatilla con la que la plusmarquista francesa Sophie Duarte corre actualmente sus pruebas en pista.

Como conclusión, lo más importante es saber leer en qué momento de perfeccionamiento estamos y adecuar el tipo de calzado para evitar así lesiones innecesarias que con el tiempo pasan factura.

A todo esto, un año y medio después de empezar mi andadura en el atletismo acabé calzando mis queridas Nike Zoom AeroFly, y creedme cuando os digo que al día de hoy las guardo (prácticamente destrozadas del uso) como recuerdo de todo lo que aprendí directa e indirectamente de ellas.


Contenido elaborado junto a apasionados del atletismo de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.