Menú

Obesidad infantil: causas y consejos

0 84
-/5

La obesidad infantil es uno de los productos de salud pública más grandes del Siglo XXI. El problema es a nivel mundial y está afectando progresivamente a muchos países: en España el 32,1% de los niños entre 7 y 13 años tiene problemas de sobrepeso y obesidad.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siéndolo durante la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas ciertas enfermedades que antes solo las padecían las personas adultas.

  • ¿Qué es la obesidad? La obesidad se define como un cúmulo excesivo de grasa en el organismo y no necesariamente de peso que puede ser perjudicial para la salud.
  • ¿Qué es el sobrepeso? Decimos que un niño tiene sobrepeso cuando su peso está por encima del aconsejado en relación con el resto de los niños de la misma edad y estatura.

Para saber si nuestro hijo tiene sobrepeso es necesario utilizar los 'percentiles'. Los percentiles son unas tablas o curvas de crecimiento que utilizan los pediatras para valorar el desarrollo de los niños que, en definitiva, nos indican si un niño se encuentra dentro de la media comparado con otros de su misma edad. Es cierto que muchos niños pueden tener un exceso de peso debido a que sus estructuras corporales son más grandes que las del resto.

Screen Shot 2019-12-20 at 11.42.45
Screen Shot 2019-12-20 at 11.43.23

Muchos factores que generalmente funcionan de manera conjunta, aumentan el riesgo de que los niños tengan sobrepeso u obesidad:

  • Dieta inadecuada: comer alimentos con alto contenido calórico, como comida rápida y productos horneados, puede hacer que nuestros hijos cojan peso. Así como comer dulces o bebidas azucaradas, inclusive jugos de fruta.
  • Falta de ejercicio: los niños que no hacen ejercicio tienen más probabilidades de aumentar de peso porque no queman muchas calorías. A este factor le añadimos el pasar demasiado tiempo frente a la televisión.
  • Factores hereditarios: si un niño proviene de una familia con personas con sobrepeso/obesidad es más probable que lo padezca. Generalmente, porque suele ser un entorno donde hay más alimentos ricos en calorías.
  • Factores psicológicos: el estrés personal y familiar puede aumentar el riesgo de que un niño padezca obesidad, ya que muchos de ellos comen en exceso para afrontar los problemas o lidiar con las emociones.
  • Factores socio-económicos: ciertas personas pueden tener recursos más limitados y, como consecuencia, es posible que compren comida semipreparadas que no se echen a perder rápidamente: como las comidas congeladas, las galletas saladas o las dulces.

Complicaciones físicas

La obesidad puede tener diferentes complicaciones físicas para tu hijo/a:

  • Diabetes tipo dos: es una enfermedad que dura toda la vida, en la cual hay un alto nivel de azúcar en sangre. La insulina es la hormona encargada de llevar este azúcar a la sangre, pero en este caso no cumple su función correctamente (hay una resistencia a la insulina).
  • Colesterol alto y presión arterial alta: una mala alimentación puede hacer que tu hijo desarrolle dos enfermedades. Estos factores pueden contribuir a la acumulación de placas en las arterias, lo cual puede hacer que las arterias se estrechen y endurezcan. Esto puede conducir a un ataque cardíaco o a un accidente cerebrovascular en el futuro.
  • Asma
  • Trastornos del sueño: la apnea obstructiva del sueño es un trastorno potencialmente grave en el que la respiración de un niño se detiene y vuelve a comenzar repetidamente durante el sueño.
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico: se acumulan depósitos de grasa en el hígado, con lo cual puede llegar a producir daño hepático.
  • Fractura de huesos: los niños obesos tienen más probabilidades de sufrir quebraduras de huesos que los niños con un peso normal.
Screen Shot 2019-12-20 at 11.59.41
Screen Shot 2019-12-20 at 12.00.01

Complicaciones sociales y emocionales

Además de las complicaciones físicas, tienen diferentes problemas a nivel social y emocional:

  • Baja autoestima y ser objeto de intimidaciones. Los niños muchas veces se burlan de sus compañeros con sobrepeso y, como resultado, estos sufren una pérdida de autoestima y tienen un mayor riesgo de sufrir depresión.
  • Problemas de comportamiento y aprendizaje. Los niños con sobrepeso tienden a tener más ansiedad y eso hace que se aíslen socialmente.

¿Y qué podemos hacer para prevenir la obesidad infantil?

  • Limitar la cantidad de bebidas azucaradas; mejor ofrecer frutas o zumo de frutas natural.
  • Respetar las cinco comidas al día; desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.
  • Limitar el tiempo que pasa ante la televisión y animarlo a moverse; apuntarlos en alguna actividad deportiva, así como durante el día a día subir escaleras, ir andando al colegio, jugar al aire libre...
  • Ir a la compra y cocinar en familia. Estos dos factores son fundamentales para que el niño descubra los colores, olores y texturas de los alimentos y sienta las ganas de probarlos.
  • Disfrutar comiendo; el comer debe ser un momento agradable.
  • Adaptar los tamaños de las porciones según la edad. No excedernos con las cantidades y, si el niño nos dice que ya se siente saciado, nosotros no debemos obligarlo a comer más.
  • Comer sin prisa: el niño debe comer despacio para saber cuando tiene hambre y cuando está completamente saciado.
  • Revisiones con el pediatra/médico.
Screen Shot 2019-12-20 at 12.11.20
Screen Shot 2019-12-20 at 12.11.43

Los niños deberían aprender desde bien pequeños la cultura nutricional. Así conocerán los alimentos que son imprescindible para poder vivir.

Los alimentos son esenciales para vivir. Los necesitamos para crecer, levantarnos por la mañana y estar sanos, por eso es tan importante alimentarse bien. Esta debe ser variada para que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes.

El desayuno es la comida más importante del día, ya que es necesario para poner en marcha el cerebro después de varias horas de sueño. Pero ha de ser un desayuno equilibrado y, para ello, debe contener:

  1. Una porción de hidrato: pan integral con semillas o cereales integrales o galletas de avena (a poder ser que sean alimentos con fibra, ya que al ser de digestión más lenta, nos brindan mayor saciedad).
  2. Una porción de lácteo: yogur o leche que nos aportan calcio.
  3. Una porción de fruta: nos aporta vitaminas.

¿Qué ocurre si no desayunan?

  • No adquieren una ingesta adecuada de nutrientes ni energía.
  • Menor capacidad de atención y resolución de problemas.
  • Peor interacción social.
  • Disminuye la capacidad física.
  • Aumentan los accidentes.
  • Ingesta de alimentos desaconsejados en momentos inadecuados.
Screen Shot 2019-12-20 at 12.21.08

Si quieres conocer más acerca de todos nuestros productos puedes acceder a nuestro catálogo completo.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.