Menú

Baloncesto sin balón

0 12
-/5

¿Puede un jugador ser importante en este deporte, generar ocasiones de anotar, desgastar a la defensa, desesperar a un rival… sin ni siquiera estar en contacto con el balón? Sí se puede. Y es todo un arte.

Desde muy pequeñitos se nos inculca que lo más importante en este deporte es el balón. Lo que nunca hay que perder de vista. Al que jamás hay que dar la espalda. Aquello sobre lo que tenemos que poner toda nuestra atención. Nuestro objeto de deseo y el de nuestros rivales. Nos enseñan a botarlo, a manejarlo, a pasarlo, a lanzarlo, a tratarlo con mimo, a anhelarlo. 

Todos queremos que pase el mayor tiempo posible en nuestras manos porque así nos sentimos protagonistas del juego pero... ¿hay mundo más allá del momento en que el balón deja de estar en nuestras manos? ¿Se acaba la diversión? No ball, no party? ¿Tenemos que resignarnos a esperar que nos vuelva para poder volver a ser una amenaza? ¿O podemos intervenir de manera indirecta pero decisiva en el juego?

Mucha gente puede pensar (y es muy entendible): “lo realmente complicado y meritorio es saber jugar cuando tienes el balón; para jugar sin balón puede valer cualquiera”

Lo primero es completamente cierto pero lo segundo…quizá no tanto.

¿Qué pautas podemos seguir para ayudar al equipo cuando no somos nosotros quienes tenemos el balón?

chicas-baloncesto

La primera de ellas parece muy evidente pero sobre todo cuando somos pequeños la incumplimos continuamente: no molestar al jugador que tiene el balón. Es frecuente presenciar en partidos de niños como el balón, cual si un anillo de poder se tratase, ejerce una atracción irrefrenable que hace que todos se arremolinen en torno a él y se molesten unos a otros.

Al jugador que tiene el balón hay que dejarle un “espacio vital” mínimo para ofrecerle la posibilidad de que juegue hacia canasta. Yendo hacia él (a no ser que sea para ofrecerle un bloqueo sobre el que jugar) únicamente facilitamos la labor de la defensa y le restamos opciones de ser una amenaza real.

El baloncesto es un deporte en el que los jugadores están en un carrusel de continuos movimientos y son esos desplazamientos, esos cambios de ritmo, los que generan las opciones de anotar. El baloncesto puede recordar en este sentido al “juego de las sillas musicales” porque en ambos la clave reside en ocupar los espacios que han quedado vacíos tras el movimiento de los demás.

Jugando sin balón se puede ofrecer una línea de pase a quien lleva la pelota, mediante una finta de recepción, una “puerta atrás” o un corte viniendo desde el lado contrario. También se puede “arrastrar” a las defensas contrarias, forzándolas a que vayan lejos de donde esté el balón y generando espacios para que quien tenga la pelota pueda jugar a canasta.

Un jugador que se mueve es un jugador peligroso y obliga a su defensor a cansarse, a estar interrumpidamente en tensión pendiente de él y vigilando sus espaldas, mientras que si permanece estático deja de suponer una preocupación y le da la posibilidad y la confianza a su par para dedicarse a ayudar en defensa a sus otros compañeros.

Es interesante remarcar que a los jugadores se les insiste mucho en “defender el balón” y éstos tienden inconscientemente a “desatender” lo que sucede lejos de él, por lo que los jugadores sin balón pueden aprovecharse de esta relativa relajación para a través de sus movimientos pasar de ser “invisibles” a convertirse en la amenaza con balón que hay que detener.

A mi modo de ver, aprender a jugar sin balón es la faceta del baloncesto que más tarda en adquirirse y más cuesta interiorizar, ya que requiere conocimiento del juego, perspectiva, observación y mucha atención a todo lo que nos rodea y a su vez es la que más nos cuesta reconocer y valorar en cuanto a su importancia e incidencia en el devenir de este deporte.


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.