La salida de contraataque en baloncesto

Comentarios 0 9 -/-
FacebookTwitterEmail

El objetivo del contraataque en baloncesto es intentar llegar al aro contrario en el menor tiempo posible, con el fin de que la defensa rival no pueda llegar a armarse y poder lograr una canasta de manera relativamente sencilla.

Los equipos que por su filosofía de juego o por las características de sus jugadores pueden jugar con muchos contraataques resultan vistosos, llamativos y muy entretenidos para el espectador, ya que son capaces de desplegar un baloncesto rápido y alegre en el que pueden adornarse en las finalizaciones.

Desde fuera puede parecer relativamente sencillo y natural jugar de esta manera pero para poder realizar contraataques de calidad durante los partidos hay varios requisitos que debemos cumplir:

1. Buena Defensa:

Es el cimiento sobre el que se sustenta todo el edificio del contragolpe. Para poder tener la posibilidad de salir como flechas hacia adelante la defensa debe ser lo suficientemente intensa como para poder robar balones, forzar pérdidas o errores en el contrario, cerrar el aro y capturar todos los rebotes que nuestra canasta tenga a bien rechazar.

2. Buena Condición Física:

Para poder recuperar balones en defensa hay que ser agresivos, chocar, ser generosos en las ayudas, estar rápidos de piernas para no ser superados fácilmente en el uno contra uno y ser capaces de ir de un lado al otro del campo a gran velocidad, finalizando con fuerza las contras y para todo ello se necesita tener un buen fondo físico y una explosividad que deberemos adquirir.

3. Habilidad en el Pase:

Si la finalidad del contraataque en baloncesto es llegar a la canasta contraria en el menor tiempo posible, la manera más eficaz es hacer que el balón “vuele” mediante pases sin que apenas toque el suelo, por lo que la precisión a la hora de ejecutar los pases a un alto ritmo se antoja fundamental para tener éxito en la finalización de este tipo de jugadas.


contraataque en baloncesto-defensa

4. Visión de Juego:

Ser capaz de abarcar con la mirada toda la amplitud del campo y poder ubicar a cada uno de nuestros compañeros de equipo para poder ver quién está en mejor disposición de recibir el balón o en situación de mayor ventaja para lograr que la pelota le llegue en las mejores condiciones posibles.

5. Conocerse: 

La complicidad entre personas termina siendo posible cuando entrenan, juegan, viven y pasan mucho tiempo juntas. Cuando has entrenado mucho tiempo con los mismos compañeros, sabes quién es rápido para correr la banda e intentar recibir un pase largo; conoces quién es capaz de dar un pase de quarterback a la mano de lado a lado del campo… Conocernos a nosotros mismos y conocer a los demás nos ayuda a tomar las mejores decisiones de una manera más rápida y natural.

Hace no mucho, terminé de leer la autobiografía de un gran jugador y entrenador de fútbol holandés, fallecido hace ahora casi un año.  

Me llamó mucho la atención la cantidad de directrices y buenos consejos que se podían trasladar del fútbol al baloncesto y, en concreto, al aspecto de los contraataques, como son el hecho de intentar hacer el campo lo más pequeño posible cuando se defiende y lo más grande que se pueda cuando se tiene el balón, con jugadores bien abiertos y en continuo movimiento para poder ofrecer al jugador con balón más de una posible línea de pase y la utilización del propio pase como forma más eficiente de llegar a los confines del campo contrario con el menor derroche físico posible.

Ha habido equipos que han hecho del contragolpe la base y esencia de su baloncesto. Pero si hay alguien en la Historia que ha sabido leer y ejecutar las situaciones de contraataque con auténtica maestría y plasticidad y elevarlo a la categoría de arte, ése ha sido sin duda el equipo de Los Angeles en la liga profesional estadounidense durante la década de los 80

Con un ritmo de juego frenético y un estilo alegre y atractivo para el aficionado, este carismático conjunto consiguió cinco anillos de campeón durante esa década, llevando el contraataque en baloncesto a sus más altas cotas de expresión.

Si os interesa poner en imágenes todo lo que hemos expuesto en este post, no tenéis más que buscar alguno de sus partidos en la hemeroteca y podréis ser testigos de cómo aunaban todos los condicionantes anteriormente descritos: gran condición física, defensa agresiva, habilidad extraordinaria en el pase, visión superlativa del juego de alguno de sus integrantes, mucha velocidad, generosidad y gran entendimiento entre todos ellos.


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 


: