¿Cómo afrontar la pretemporada?

Comentarios 0 7 -/-
FacebookTwitterEmail

Cuando los finales de temporada se acercan, nos encontramos con un cruce de sensaciones que considero normales, jugadores y entrenadores deseando acabar la temporada por la acumulación de entrenamientos y partidos, pero a su vez con esa sensación que durante los meses que estemos parados notaremos la falta de algo.

En categorías amateur este tiempo de vacaciones se puede llegar a alargar desde principios de Mayo hasta finales de Agosto, principios de Septiembre, es decir más de tres meses. Rara vez se ve post-temporada en un equipo Senior. En conclusión mínimo 2 meses y medio de parón que hace que nuestros cuerpos se oxiden.

Yo soy el primero que después de 8-9 meses de temporada (pretemporada y temporada) está deseando que lleguen esas ansiadas vacaciones para desconectar y cargar las pilas, del mismo modo, pasado un mes escaso ya estoy deseando la vuelta a la rutina, este deporte se convierte en una adicción sana.

Tras estas merecidas vacaciones empieza la fase de la temporada que tanto cuesta y que a su vez resulta tan importante para lo que viene después.

Como jugador, las pretemporadas eran épocas algo duras, pero siempre he sido de los que en verano ha intentado hacer algo de deporte porque si no luego la vuelta se hace eterna. 

Es muy complicado concienciar a los jugadores de que durante el verano hagan algo de trabajo físico, pero es necesario inculcar esas sanas costumbres.

Esas 5 semanas aproximadamente de preparación de la temporada completa, con sesiones de tanta carga física que te hacen preguntarte ¿tanto amor le tengo a este deporte? Momentos de las primeras sesiones de trabajo donde todos se acuerdan de los familiares de los entrenadores y preparadores físicos, donde muchos jugadores dicen: "el verano que viene hago algo de deporte para no llegar tan quemado".

No lo neguéis, ¿a qué a todos se os ha pasado por la cabeza todo lo mencionado anteriormente?

Pues bien, creo que lo primero que tenemos que tener claro es que una pretemporada bien estructurada con los conceptos aeróbicos y anaeróbicos establecidos de manera adecuada con sus correspondientes cargas de fuerza, a la larga facilitará el trabajo de la temporada y ayudará a la prevención de lesiones. 

Igual que es importante todo lo mencionado anteriormente, parte importante de esta fase es el descanso y la alimentación con su correspondiente hidratación adecuada.

¿Cómo prepara la pretemporada?

En la pretemporada es necesario una capacidad de sufrimiento mayor para que el trabajo realizado sirva de base.

¿Cómo hacemos una pretemporada atractiva para los jugadores?

Lo tengo bastante claro y es muy sencillo, nosotros somos jugadores de baloncesto por lo cual es imprescindible que el balón sea el objeto principal en los ejercicios de esta etapa de la temporada.

Un jugador puede trabajar sus capacidades físicas de distintas formas posibles, pero si juega al baloncesto, ¿porqué lo vamos a tener durante 20 minutos por ejemplo corriendo en una pista de atletismo? Seguro que su actitud y su motivación es más positiva si ese tiempo lo pasa dentro de la pista combinando diferentes ejercicios que le hagan trabajar las capacidades físicas necesarias para cada etapa. Todo el trabajo necesario es posible adaptarlo al deporte que practicamos, en nuestro caso, el baloncesto.

Es muy importante concienciar al jugador que en este periodo de la temporada es necesario una capacidad de sufrimiento mayor para que el trabajo realizado sirva de base para el resto de los 8 meses que quedan por delante.

Del mismo modo, para que la pretemporada no se relacione con esa fase donde solo se trabaja físico, físico y más físico, hay que combinarlo con mucho trabajo táctico y técnico. Es el momento de introducir nuevos conceptos, nuevas ideas de juego y para ello el mejor escenario de representación son los amistosos.

Los partidos de preparación son para que todos disfruten de sus minutos, el resultado no se mira, el análisis se realiza a partir de las pautas que se desean establecer en cada encuentro y utilizarlos como un entrenamiento más en busca de la continua mejora tanto a nivel individual como grupal.

En la zona que nos encontramos tenemos la suerte que la temporada empieza siempre a final de la primera quincena de Octubre, por lo que el inicio de esta fase se suele dar a finales de Agosto principio de Septiembre algo que es positivo debido a las altas temperaturas a las que nos encontramos en la zona del Levante.

Importante realizar una buena planificación de estas semanas de tanto trabajo físico, teniendo establecido antes de su inicio todo el trabajo que queremos desarrollar con sus correspondientes cargas físicas y sus plazos de recuperación. 

Considero de vital importancia que el jugador conozca cuáles son los plazos a seguir durante esta fase, qué se busca en cada etapa y cuál es el objetivo final.

Así mismo, nos urge la necesidad de hacer un plan especial de readaptación unas semanas antes de empezar la pretemporada, esto ayudará a que las sobrecargas musculares no lleguen a ese punto en el cual podemos provocar lesiones musculares que interrumpan el trabajo inicial de un nuevo curso baloncestístico.

No hagamos que los inicios sean una época en la cual el jugador solo sufre, trabajemos con intensidad pero que se disfrute, al fin y al cabo, lo que buscamos con el deporte es disfrutar y desconectar del día a día.

El sufrimiento del presente se agradece en el futuro.


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon.

: