Menú

Cuánto cuesta decir adiós

0 11
-/5

Cómo cuesta decir hasta luego….

Todo comienza un 4 de Enero cuando se me comunica que existe la posibilidad de crecer dentro de la empresa, lo que acarrea que debamos dejar de hacer  lo que tanto he disfrutado y a lo que tanta pasión le he puesto a lo largo de estos nueve años y medios: ENTRENAR AL BALONCESTO.

Este movimiento dentro del puesto de trabajo era algo que esperaba y por lo cual no tenía que desaprovechar, tiene muchas ventajas que son superiores al gran inconveniente de tener que abandonar el puesto de entrenador.

Tengo que estar agradecido de haber podido compaginarlo durante tanto tiempo, que todos pusiéramos de nuestra parte para que fuera viable y no dejara el banquillo, pero aquí ha llegado un punto y aparte pero espero que no sea y final.

Tras nueve años y medio entrenando equipos de formación, cuatro y medio entrenando al equipo sénior de mi ciudad (Orihuela), se te pasan por la cabeza tantos buenos momentos, tantas anécdotas con entrenadores, jugadores, aficiones, amigos… que si me pusiera a contar tendría para una enciclopedia.

entrenador baloncesto Fuente: Josh Brown / Shutterstock.com

El sábado 9 de enero dirigí mis dos últimos partidos y sólo puedo decir que la sensación de tristeza que invadía mi cuerpo era enorme, me sentía raro, con ganas de disputar los dos últimos partidos pero sin ganas de que el tiempo pasara. Ambos grupos se vieron sorprendidos por la noticia pero sabían que la posibilidad existía y lo más importante fue sus muestras de alegría por el motivo justificado por el que dejaba de entrenarles.

Siempre recordaré las últimas charlas con mis jugadores, los últimos tiempos muertos, las indicaciones en la pizarra, las discusiones con los árbitros, son sensaciones que llevo dentro y que creo que nunca olvidaré.

Quiero dar las gracias a todos los jugadores que han pasado por mis equipos, seguro que para muchos no habré sido el mejor entrenador, el que siempre recordarán, pero espero que hayan podido aprender todos algo de mí, con eso yo me sentiré satisfecho.

He de decir que de todos he podido aprender y todos me han ayudado a ser mejor entrenador y mejor persona fuera de la pista.

Con este post lo que pretendo es daros a conocer que sentimientos puede tener una persona que tiene tanta pasión por el deporte de la canasta, somos unos locos de la pelota y necesitamos de esto a diario.

Ahora me siento raro, los viernes por la noche no tengo ese nerviosismo típico antes de un fin de semana de partido, los sábados no son los días de estrés deportivo como antes. Puedo haberlo dejado pero también te digo que la figura de entrenador se queda dentro de mí y me gustaría en un futuro poder volver a sacarla y seguir enseñando lo que conozco de nuestro deporte.

Desde aquí volver a dar las gracias a todos los jugadores y compañeros, sin vosotros no sería la mitad de lo que soy ahora.

Un jugador gana partidos, un equipo campeonatos.


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.