Preparación psicológica ante una final

Comentarios 0 5 -/-
FacebookTwitterEmail

LLega uno de los momentos más esperados de la temporada, la final de la Liga de baloncesto, un momento que este año vuelve a enfrentar a dos equipos cuya rivalidad es máxima en todos los deportes. Durante el transcurso de una final, la estrategia, la táctica y de lo que queremos hablar, la psicología de los baloncestistas, son aspectos importantes a tener en cuenta. 

Todos estos deben estar unidos si queremos obtener un buen resultado deportivo (aunque no sea una victoria, también es necesario aprender a perder). Si bien es cierto que nos queremos centrar en el final de la temporada, es necesario resaltar también la importancia del trabajo psicológico a lo largo de toda la temporada, ya que, si no se ha trabajado en este campo durante toda la temporada y pretendemos hacerlo ahora, en el último momento, es posible que no salga como estamos deseando.

Durante los play-off y, más si cabe en una final, se hace necesario controlar una serie de situaciones de partido que pueden provocar un exceso de estrés en los jugadores y repercutir en la eficacia de estos para resolverlo. A lo largo de un partido, existen muchos aspectos que aquí podríamos destacar y los cuales se deberían trabajar, pero queremos centrarnos en uno que puede resultar importante en el resultado del partido: el porcentaje de tiros libres

Este puede ser uno de los factores más determinantes en el transcurso de un partido de baloncesto y, aún más, si tenemos en cuenta que, según las estadísticas, el equipo de la capital de España presenta mejores puntuaciones: cinco de sus jugadores se encuentran entre los 15 mejores de la fase final. Mientras, por contra, el equipo de la ciudad condal llega a esta final con tres de sus jugadores entre esos 15 mejores lanzadores de tiros libres.

Ante las situaciones de tiros libres que se dan a lo largo de 40 minutos, es importante estar bien preparado psicológicamente, pues este aspecto puede hacer caer de un lado u otro la balanza. Durante el transcurso del partido y en esos momento finales o últimos segundos en el electrónico, no errar o hacerlo en menor medida que el equipo rival, puede llevar a la victoria a un jugador.

Preparación psicológica ante una final | Blog Baloncesto Decathlon Es necesario estar preparado psicológicamente ante los tiros libres.

A continuación, se presentan los factores psicológicos que influyen en el lanzamiento de tiros libres y cómo se debe actuar ante esta situación. Realizar una intervención mediante un entrenamiento psicológico integrado es una forma de preparar a los baloncestistas. Este se debe trabajar con ejercicios significativos (es decir, aplicados y aplicables a las situaciones reales de juego) y dentro de un contexto competitivo real. 

En la base de toda esta metodología subyace el concepto de “Transferencia”, es decir, mediante un entrenamiento integrado, el deportista conseguirá transferir mejor las adaptaciones conseguidas en los entrenamientos a las competiciones o partidos, acercándose de esta manera a su máximo rendimiento.

1) La preocupación: Como el propio nombre del término indica, preocupar es estar ocupándose de algo antes, es decir, estar en algo antes de que ocurra. Por lo tanto, para poder superar esta situación, es conveniente prestar atención a lo que estamos haciendo en ese preciso instante y no en si el jugador rival va a llegar al rebote si fallas antes que tu compañero.

2) El miedo: Siempre está ahí ese temor por el fallo. Aprender a aceptar que es una posibilidad, que fallar es de humanos, es principal para poder concentrarse en el lanzamiento y no en si vamos a fallar.

3) Confianza: Esta nos viene dada a lo largo de la competición. Si nuestro porcentaje de tiros libres es alto, nuestra confianza es directamente proporcional. Para poder conseguir una confianza óptima, es necesario no preocuparse y aprender a tener miedo para que este no nos repercuta.

4) Superstición: Todos vemos patrones de conducta que se reproducen en un jugador. En nuestra mente están todo el repertorio de movimientos que hacen: nuestro mejor tenista que se echa el pelo detrás de la oreja, se coloca el pantalón bien, etc. Lo que hace esta superstición en el deportista es reducir su nivel de ansiedad y, así, consigue que su comportamiento deportivo mejore.

5) La ira: Un partido puede traer muchos “piques” entre jugadores rivales, de ahí que un estado de ira, que no es más que un estado de enfado, pueda repercutir en la actuación de un jugador. Es necesario lograr aceptar que estos eventos conflictivos pueden estar presentes y conseguir que por ello la atención y los términos anteriormente descritos no se vean afectados es imprescindible.

7) La presión: Que haya gran cantidad de espectadores a algunos jugadores, en determinadas situaciones, les influye, más si es en los últimos segundos del último cuarto donde un fallo puede ser crucial.

Como ves dedicar un tiempo previo a la preparación psicológica resulta de trascendental a la hora de conseguir un buen objetivo deportivo. La figura del psicólogo deportivo y la preparación psicológica de los deportistas cobra una gran importancia y estar preparados y adaptados a estos nuevos cambios resulta vital.

¡Nos vemos en las canchas! ¡Suerte en la final!


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 

Bibliografía:

Miguel Muñoz, F.J (2003). Intervención psicológica en un equipo de baloncesto. Revista de Psicología del Deporte 2003. Vol. 12, núm. 2, pp. 215-221

: