¿Y qué hago ahora? Un verano lleno de baloncesto

Comentarios 0 8 -/-
FacebookEmail

Para los que amamos el baloncesto el periodo de vacaciones de 3 meses se hace un poco largo sin poder tocar un balón y “echar unas canastas”. La liga regular ya sea escolar, amateur o profesional suele durar de octubre a mayo más o menos,  con un mes de pretemporada en septiembre y otro de postemporada al final para los clubes con más recursos.

Y cuando llega el final del periodo de competición ¿Qué hago?

Edad Escolar

A esta edad lo más práctico y divertido para los niños es apuntarlos a un campus de baloncesto de verano. Este tipo de campus suelen estar orientados a un baloncesto más divertido, a través de juegos, ejercicios de colaboración en los que poco a poco van captando las ideas generales del juego.

Una de las ideas que yo más defiendo es que para mejorar y llegar a alcanzar tu máximo potencial hay que entrenar. Y entrenar mucho. El baloncesto es un juego complicado donde intervienen muchas variables al mismo tiempo. Poder reconocer situaciones de forma automática es lo que puede darnos una ventaja, no tener que pararnos a pensar qué está pasando. 

Cuanto más entrenemos, más situaciones viviremos y más rápido actuaremos cada vez. Esto es lo que solemos ver en un jugador “veterano” que aunque físicamente no sea ya tan explosivo o rápido sigue sacando ventajas y es por esa capacidad de anticipar lo que va a pasar.

Estos campus de verano además pueden ser en una localidad lejos de la ciudad o urbanos y celebrarse sólo durante el día sin tener que mandar a los más peques lejos de casa.

Actualmente la oferta de campus de esta clase es amplísima y muy variada adaptándose a fechas y circunstancias de todas las familias.

Edad Escolar - Alta Competición

Es cierto que la mayoría de los campus como he comentado, se dirigen a un colectivo orientado a la diversión y al aspecto lúdico. ¿Pero qué pasa con los jóvenes que empiezan a despuntar?

Para ellos también hay campus más avanzados y más específicos en los que se trabaje y entrene de manera más seria y orientada al perfeccionamiento individual.  Muchos jugadores y jugadoras profesionales ofertan campus de este tipo que también sirven de escaparate para canteras de equipos de máximo nivel.

Para acceder a estos campus a veces hay que pasar una prueba de nivel o ser convocado.

Profesional

El descanso entre temporadas es muy largo para jugadores de alto nivel y si no te cuidas corres el riesgo de perder la forma. Mucha gente piensa que perder la forma en verano no es tan grave, “luego la recuperas en la pretemporada”.  En mis años de carrera deportiva he podido comprobar lo importante que es no concederse más de 2-3 semanas de vacaciones. 

La pretemporada tiene que suponer una puesta a punto para llegar al nivel óptimo con el que superar 7-8 meses de liga. Una pretemporada que  conlleve un sobreesfuerzo para tu cuerpo puede pasar desapercibida en la primera vuelta pero puede derivar en fatiga o lesiones en la parte final de la temporada.

Es por esto que muchos deportistas aprovechan este periodo de vacaciones para hacer mejoras físicas de volumen, potencia, salto, mantenimiento, etc. Según sea el caso pero todos manteniendo el cuerpo listo para la próxima temporada.

Otro caso son los jugadores que deciden dedicar este tiempo a mejoras técnicas. Es una corriente cada vez más extendida y que cada vez está demostrando más su eficacia.

En internet podemos ver muchos vídeos de jugadores famosos entrenando en solitario. Esto tiene que ver con el concepto del que hablaba anteriormente. Si tu cuerpo no tiene que pensar en qué está haciendo y es capaz de ejecutarlo de forma AUTOMÁTICA, podrá dedicar todos esos recursos mentales en otra faceta del juego.

Estos entrenamientos suelen consistir en rutinas de ejercicios en los que se repite una y otra vez el mismo fundamento técnico con diferentes variantes. Los fundamentos más comunes que se suelen querer perfeccionar son el tiro y los movimientos de poste bajo. Aunque cualquier fundamento es susceptible de ser mejorado bajo este sistema.

Todos los públicos

Sin embargo ya seas niño, adulto, profesional o amateur lo más divertido del verano siempre ha sido bajar al caer la tarde a una cancha de baloncesto y jugar una pachanga.

En la calle no se juega como en liga, juego estructurado, con sistemas y jugadas. El STREETBALL es divertido por su espontaneidad y búsqueda del espectáculo. Este estilo de juego nos permite dar rienda suelta a nuestra creatividad e imaginación, capacidades muy importantes en el baloncesto y tan características del juego español, no tan visible en el baloncesto del este de Europa o países asiáticos por ejemplo.

Un verano lleno de Baloncesto Blog Baloncesto Decathlon El STREETBALL permite poner en juego nuestra espontaneidad, dando rienda suelta a nuestra imaginación.

Así que no lo pienses más, este verano ¡Juega a baloncesto!


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 


: