Menú
0 8
-/5

Desde el día 7 y durante dos semanas, nuestras chicas del básket van a luchar a brazo partido por intentar conseguir el único logro internacional que a día de hoy se les ha logrado resistir: colgarse al cuello una medalla olímpica.

Ésta va a ser la cuarta participación en unos Juegos para nuestra selección femenina. La primera aparición fue en Barcelona 1992, en que participamos por nuestra condición de país anfitrión y en la que obtuvimos nuestra mejor clasificación hasta la fecha, un extraordinario quinto puesto.

No volvimos a disputar unos Juegos Olímpicos hasta Atenas 2004, donde Brasil nos apeó de la disputa por las medallas en cuartos de final, al igual que lo haría Rusia en Pekín en el año 2008.

Tras dos meritorias apariciones consecutivas, nuestras chicas sufrieron un duro revés anímico al no poder clasificarse para los Juegos de 2012 en Londres, a pesar de tener un equipo repleto de talento y que hubiera tenido serias opciones de pelear por conseguir colgarse un metal.

Ese mazazo quedó grabado a fuego en la memoria colectiva de todas ellas que, como deportistas, son muy conscientes de que los trenes olímpicos no pasan tan a menudo como los de cercanías, y que no poder subirse en uno supone mucho tiempo de espera hasta que vuelva a pasar el siguiente, si es que alguna vez llega a volver a pasar.

Con ese recuerdo muy presente, consiguieron ganarse uno de los pocos, caros y codiciados tickets que daban acceso a Río en el Torneo Preolímpico y quedar encuadradas en el grupo B junto a Serbia, Estados Unidos, China, Senegal y Canadá, a las que nos enfrentamos en este orden.

El grupo no es nada sencillo. Pero el grupo A con Turquía, Francia, la anfitriona Brasil, Australia, Bielorrusia y Japón también parece tener lo suyo…A fin de cuentas, ¿quién puede esperar ganar paseándose en unos Juegos Olímpicos?

La buena noticia es que de los seis equipos de cada grupo, cuatro son los que se clasifican para cuartos de final y haciendo las cosas medianamente bien hay muchas posibilidades de evitar a Estados Unidos (con la que ya nos hemos enfrentado este lunes) en los cruces hasta una hipotética final.

Es importante quedar lo más arriba posible en el grupo para, a priori, tener más probabilidades de evitar a los mejores equipos del grupo A, que son Francia y Australia, en el cruce de cuartos de final, que es el PARTIDO MÁS IMPORTANTE porque es el que da acceso a luchar por las medallas. Ése es EL PARTIDO y ése es el día en que tenemos que confiar en que todas las circunstancias posibles (estado de forma, lesiones, acierto, cansancio acumulado... ¡hasta las conjunciones planetarias!) nos sean favorables. La suerte también juega su papel en torneos con este tipo de formato.

Yo tengo una confianza enorme en este gran grupo de amigas que desprenden entusiasmo, compañerismo y unidad dentro y fuera de la cancha, que rebosan talento a raudales por todos sus poros y que no parecen temer a nada ni a nadie.

Como su incombustible capitana afirma: “somos un equipo de flaquitas jugonas que logramos imposibles gracias a nuestra mentalidad”. ¡Como para no creer en ellas!

¡Mucho ánimo y a por todas, chicas! Os deseamos la mejor de las suertes en Río.

Daniel Iraceburu 

Apasionada de los Deportes Colectivos 

Decathlon Pamplona


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.