La invención del baloncesto

Comentarios 0 2 -/-
FacebookTwitterEmail

En este nuevo post, os relatamos cómo y en qué circunstancias un profesor de Educación Física inventó el baloncesto en 1891.

Este 2016, se cumplen 125 años de la invención del baloncesto por parte del profesor James Naismith.

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué el aro está exactamente a 3,05 metros por encima del suelo y no a tres metros exactos? ¿O por qué los partidos se inician con un salto entre dos? En esta ocasión os mostraremos cómo Naismith inventó el deporte de la canasta allá por 1891 en la costa este de los Estados Unidos.

El mérito de la invención del baloncesto se lo podrían disputar Estados Unidos y Canadá, ya que James Naismith fue canadiense de nacimiento y estadounidense de adopción; 34 años después de haber ideado el baloncesto obtuvo también la ciudadanía estadounidense.

James Naismith estudió Teología y Medicina y era profesor de Educación Física en la YMCA Training School en Springfield, Massachusetts.

Debido a su gran pasión por educar a los jóvenes a través del deporte y a su infatigable dedicación al trabajo que desempeñaba, los directivos de la escuela lo eligieron para llevar a cabo una complicada misión: idear un deporte indoor sencillo y accesible que pudiera generar en los jóvenes el mismo entusiasmo y la misma pasión que el fútbol americano y el béisbol.

El motivo de esta demanda era que las duras condiciones del invierno en la escuela hacían muy complicado practicar los deportes al aire libre que más motivaban a los jóvenes, que se veían “obligados” a realizar gimnasia o juegos más propios de niños pequeños y que encontraban tremendamente aburridos.

El baloncesto nació, no de una manera espontánea, sino como respuesta a una necesidad.

invencion-baloncesto

El profesor Naismith se estrujó los sesos durante varias semanas: trató de modificar deportes ya existentes como el fútbol y el lacrosse y los intentó adaptar a las condiciones de interior pero a sus alumnos no les gustaban esas versiones edulcoradas y light de los deportes tradicionales que ellos practicaban al aire libre.

Naismith tenía claro que el nuevo deporte debía combinar velocidad, puntería, cooperación, no ser violento y jugarse con un balón. Con todos estos condicionantes, finalmente dio con la tecla. 

Eligió un balón de fútbol por su tamaño apropiado para poder cogerlo y pasarlo con la mano y redactó 13 reglas básicas que regulaban el juego y entre las que se encontraban que los puntos se consiguen cuando la pelota cae y se queda dentro de una de las dos canastas que se encuentran a cada lado del campo, la prohibición de correr con el balón en las manos, la obligación de lanzarlo o pasarlo una vez que ha sido botado o la prohibición de agarrar, empujar, cargar, golpear o zancadillear al rival

Para ello pidió al encargado de mantenimiento de uno de los edificios de la escuela dos cajas cuadradas de 18 centímetros que sirviesen como lugares donde depositar el balón para conseguir los puntos. Al no tener nada parecido, le ofreció dos cestas grandes para recoger melocotones (de ahí viene el nombre de basketball) y Naismith las colocó a ambos lados del gimnasio a 10 pies sobre el suelo (3,05 metros) porque ésa era la altura a la que estaba el enrejado de la pared y era el único lugar donde se podían sujetar las cestas.

La idea de comenzar el juego lanzando el balón al aire entre dos miembros de los diferentes equipos vino porque Naismith consideró que era la forma más justa y menos peligrosa de iniciar el juego.

El primer partido de baloncesto lo disputaron el 21 de Diciembre de 1891 sus dieciocho alumnos, divididos en dos equipos de nueve. El resultado final fue de 1-0, recayendo en William R. Chase el honor de anotar la primera canasta en la historia de este deporte.

The invention of basketball was not an accident. It was developed to meet a need. Those boys simply would not play «drop the handkerchief»” 

James Naismith


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 

: