Wizzy, el balón que te ayuda a aprender

Comentarios 0 6 -/-
FacebookTwitterEmail

Existen muchos balones de baloncesto, en Decathlon contamos con dos modelos que son un poco peculiares respecto a los demás.

Hoy os vengo a hablar del balón Wizzy, de sus características y de mi experiencia con ellos.

Quizás muchos de vosotros hayáis visto este balón en las diferentes tiendas y por desconocimiento o por no estar bien reivindicado desconocéis las características que lo hacen único e ideal para el aprendizaje en el baloncesto base.

Entre todas las caracteristicas del balón, me gustaría destacar dos, que verdaderamente ayudan a aprender al niño y a sentir más confianza con él:

  1. Ligereza: el balón es un 18% más ligero que otro del mismo tamaño, esta ligereza facilita los movimientos.
  2.  Suavidad: La superficie del balón es de espuma PVC lo que hace que el balón sea menos traumático que un balón clásico en posibles golpes.

Dicho esto os voy a contar una experiencia que tuve tanto en la tienda como con mi equipo preminibasket.

Un día en la tienda, me propuse experimentar con este balón y reuní frente a una de nuestras canastas a varios niños de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años.

Primero les hice tirar a cada uno una serie de unos 5 o 7 tiros a canastas con un balón clásico y cuando todos lo habían realizado, repetimos lo mismo pero con el balón Wizzy. ¿Resultado? La mayoría de los niños encestaron más con el balón Wizzy que con el clásico. Tanto padres de los protagonistas como clientes que pasaban por allí quedaron alucinados y comprobaron que tanto la ligereza como la suavidad ayudan a tener una mejor experiencia.

Otro día, decidí llevar un par de balones Wizzy a mi entrenamiento con los preminibasket. Como bien sabéis, en estas edades puede haber mucha diferencia de físico y fuerza entre un niño y otro. Hay niños que llegan mejor que otros a canasta.

El entrenamiento lo planifiqué especialmente para poder ver el funcionamiento del balón y realizamos primero ejercicios de pase para calentar, alternamos con driblings y lanzamientos de distintas posiciones y acabamos con el clásico 5 para 5.

Pude observar como aquel niño que casi tenía que tirar a cuchara para llegar a canasta, anotaba de manera normal sus tiros o cómo en los ejercicios de pase realizaban el gesto correcto debido a la ligereza del balón y les daba menos miedo y más confianza debido a la suavidad. En definitiva, fue una buena experiencia tanto para mí como para los niños que me pidieron repetir otros entrenamientos con este balón.

Por último me gustaría decir que el balón en talla 5, está homologado por la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto).


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 

: