¿Por qué el baloncesto es beneficioso para los niños?

Comentarios 0 7 -/-
FacebookTwitterEmail

Tras un verano lleno de éxitos deportivos en las Olimpiadas, nos sentimos orgullosos de estar en lo más alto del podium del baloncesto, con medalla de bronce en categoría masculina y una medalla de plata que bien sabe a oro por ser el equipo estadounidense, el único capaz de superar a nuestra selección femenina liderada por Lucas Mondelo, entrenador que hizo famoso su slogan  "no somos una selección, somos un equipo".

Y con la vuelta al cole llega el momento de elegir qué actividad realizará este año mi hijo/a. Vamos a aprovechar el excelente momento del baloncesto que se vive en nuestro país, para animar a nuestro hijos a practicar este deporte que tantos beneficios puede aportarles :

  1.  Fortalecimiento de la salud
  • Una práctica adecuada de este deporte contribuye al desarrollo físico de los niños/as.
  • Se desarrolla el hábito saludable de hacer ejercicio físico.
  • Proporciona la oportunidad de desarrollar hábitos alimenticios, de higiene y cuidado personal saludables.
  1.  Desarrollo de valores personales y sociales
  • Compromiso: con todas las personas que forman el equipo, compañeros, entrenadores, preparadores físicos, delegados. En ocasiones tendrá que renunciar a sus apetencias personales y sacrificarse por el grupo, desarrollando así una disciplina en su vida deportiva y personal.
  • Perseverancia: ser perseverante realizando el máximo esfuerzo .Muy importante para aprender a superar los momentos difíciles tanto en la pista como en nuestra vida extradeportiva.
  • Responsabilidades individuales dentro de un grupo: todos y cada uno de los jugadores asume una responsabilidad que el entrenador fijará en función de las capacidades de cada niño/a, y le hará sentir satisfacción y premiará con el trabajo de dichas responsabilidades.
  • Trabajo en equipo: la cooperación de todos nos hará llegar a nuestro objetivo.
  • Respeto a las normas, tanto del reglamento propiamente dicho como del funcionamiento interno del equipo y del club al que pertenece.
  • Respeto a los demás: y no sólo a los compañeros que comparten cada entrenamiento día tras día, sino también a los rivales, árbitros, animadores de la grada...
  • Aprender a competir el baloncesto de competición es una excelente oportunidad para aprender a competir de forma saludable y eficaz, algo muy valioso para los jóvenes en su vida deportiva y extradeportiva presente y futura. El hecho de felicitar al contrario, independientemente de una victoria o derrota, es señal de que se valora el sacrificio y trabajo que todos han realizado.

 Desarrollo de recursos psicológicos

La práctica del baloncesto puede contribuir a que los jugadores adquieran recursos psicológicos muy útiles para en este deporte y en la vida en general, favoreciendo el desarrollo formativo de cada niño/a:

  • Desarrollo cognitivo: es importante aprender a desarrollar las habilidades atencionales ( saber atender y concentrarse todos los estímulos relevantes del entorno ), y en concreto , el baloncesto es de las pocas actividades que nos ofrece la capacidad de seleccionar y desarrollar correctamente esa información y tomar decisiones; estos nos ayudará a tolerar la frustración ante la derrota.
  • Percepción de control: es la base de la autoconfianza, pues todos necesitamos cubrir la necesidad de que tenemos controlada la situación, y que con nuestra conducta podemos influir en lo que nos rodea.
  • Autoconfianza: es la confianza que tiene cada jugador en sus propios recursos para lograr un objetivo, y el desarrollo adecuado de ésta es muy importante en el proceso formativo tanto como jugadores como personas.
  • Control del éxito y el fracaso: el baloncesto nos permite trabajar ambas situaciones en cada entrenamiento, partido y torneo lo que fortalece a cada jugador, siempre que conozcamos los objetivos de cada jugador/a.
  • Autoconcepto y autoestima: el primer término va relacionado con la opinión que tiene una persona de sí misma, y el segundo, refleja la medida en que a cada persona le gusta esa opinión.
  • Autocontrol: capacidad de controlar su impulsividad y su conducta general para prepararse y rendir al máximo.

Y lo más importante es que el baloncesto es una valiosa fuente de experiencias positivas diarias: diversión, dominio de habilidades, consecución de retos atractivos, reconocimiento social  del entrenador y sus compañeros…

Como padres, ¿qué más podemos pedir? Animaros a formar parte de un proyecto saludable para toda la familia.

¡OS ESPERAMOS EN LAS CANCHAS…Y EN LAS GRADAS!


Contenido elaborado junto a apasionados del baloncesto de Decathlon. 

: