Menú

Propiocepción, ¿cómo ayuda a prevenir las lesiones en balonmano?

0 82
-/5

El balonmano es un deporte en el que existe un contacto y exigencia  física importante. 

La posibilidad de lesiones deportivas es elevada y la frecuencia y gravedad de las mismas pueden depender de las cargas de entrenamiento, el nivel de intensidad de los partidos,  la superficie del terreno de juego, la categoría deportiva , el peso del jugador y los tipos de movimiento.

La media de lesiones de un jugador de balonmano por temporada es de 2, siendo la mayoría de carácter leve. 

El 40% y el 45% de las lesiones en balonmano son de tren inferior. Las localizaciones más frecuentes suelen ser tobillo (18,1%), rodilla (15,3%) y muslo (12,9%).

Si jugáis a un cierto nivel en balonmano (o incluso en otros deportes) seguro que en los últimos años habéis leído u oído hablar sobre la recuperación o entrenamiento propioceptivo. Y si habéis sufrido alguna lesión, seguramente forme parte de tu entrenamiento.

Pero…. ¿Qué es la propiocepción?

Es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos y  la capacidad de detectar el movimiento y la posición de las articulaciones.

Existen diferentes propioceptores en el cuerpo que envían información a nuestro cuerpo de lo que está sucediendo en él, permitiendo que se puedan realizar ajustes en el control y ejecución de los movimientos, evitando así el riesgo de lesión durante la actividad deportiva y ante mínimos gestos de la vida diaria, como bajar una escalera o dar una simple patada a un balón.


¿Qué beneficios tiene la propiocepción?

  • Aumentar la capacidad de mantener el equilibrio

  • Mantener la capacidad de control y tensión muscular

  • Mayor regulación del espacio/tiempo del movimiento

  • Mejorar la capacidad de orientación espacial

  • Proteger de las lesiones agudas por medio de la estabilización refleja

  • Mantener una imagen clara del entorno mientras el cuerpo se esté en movimiento

  • Proporcionar información perceptual de la posición corporal

  • Corregir el desplazamiento voluntario del centro de gravedad


La propiocepción actúa como un mecanismo de defensa ante movimientos que puedan lesionar una articulación. 

Si no es correcta (es lenta o desproporcionada) o no actúa con la rapidez suficiente para prevenir un movimiento exagerado, puede derivar en una lesión grave. (por ejemplo cuando pisamos un bordillo o un desnivel del terreno al correr).

Además, este tipo de trabajo nos va a ayudar a fortalecer la musculatura de las piernas (tobillos, soleos, gemelos, tibiales y músculos de la cadera). 

Es importante si eres una persona que tienes antecedentes de lesiones articulares y que te siguen dando molestias, notas inestabilidad o falta de control de la articulación… para una buena recuperación y evitar posibles recaídas es importante el tratamiento y la orientación de ejercicios de recuperación propioceptiva. 

¡Ahora si estás interesado en aprender algunos ejercicios y cómo llevarlos a cabo, no te pierdas nuestros próximos post! 

¿Tienes alguna duda? ¡Envíanos tu comentario!



Contenido elaborado junto a apasionados del Balonmano de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!
Este contenido te puede interesar

Completa tu experiencia con este contenido



¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.