Espeleología: El mundo de las cuevas

Comentarios 0 55 -/-
FacebookTwitterEmail

Conoce el mundo de la espeleología

Me animé hace tiempo a probar esto de la espeleología porque me hablaron de ello como una práctica deportiva más. Pero la verdad es que es algo muy distinto. Después de un año de larga espera de que la FAE (Federación Aragonesa de Espeleología) y a través del CEA (Centro de Espeleología de Aragón) sacara un nuevo curso de Iniciación en la Espeleología, por fin os traigo un resumen y mi opinión de lo que me ha parecido esto del mundo de la cuevas.

El sentido de la espeleología

Lo primero que he de resaltar es que la RAE define la espeleología como:

La Ciencia que estudia la naturaleza, el origen y formación de las cavernas, y su fauna y flora¡Vaya! En ningún momento habla de ser un deporte.

Pues bien, he de decir que al igual que me lo dijeron los monitores del curso, todos ellos espeleólogos más que confirmados y profesionales, yo opino muy parecido. Si buscas hacer únicamente deporte seguramente irás a hacer barrancos, o a escalar, o de travesía mismamente. Lugares donde un rapel, un destrepe o una trepada la puedes hacer por donde más seguro te veas. Pero en una cueva, si vas, seguramente lo harás porque vas a explorar.



¿Por qué lo de explorar? Porque todas las formaciones dentro de una cueva pueden llegar a tener decenas y centenas de millares de años. Esas cuevas llevan así, con las mismas condiciones, todo ese tiempo. Un rayo de luz, un cambio de temperatura o un simple animal o la presencia humana la alteraría y estropearía todo lo que otros no podrían explorar. Debemos evitar entrar a una cueva simplemente por hacer deporte, sino entrar con ese apetito científico de querer descubrir algo nuevo, de plasmarlo en un papel y de compartir la experiencia una vez fuera de ella. ¿No crees?


Lo que te puedes encontrar en una cueva

En una cueva puedes tener una gran ruta en la que te toque estar de pie, agachado, destrepando, avanzar haciendo oposición, y lo más divertido de todo, metiéndote por estrecheces o salvando pozos. Estas dos, llamémosles complicaciones, son lo que hacen resultona la espeleología. Más adelante hablare de ellas.

En una cueva tienes que aprender a identificar la variedad de formaciones, comúnmente conocidas como concreciones, que la propia agua crea con su afán de avanzar siempre:

  • Estalactitas
  • Cortinas
  • Estalagmitas
  • Columnas
  • Coladas
  • Banderas
  • Gours
  • Otros

Pero el mensaje que os quiero dejar claro es que las cuevas no son juego de niños. Una estrechez mal pasada, un resbalón, y “el creo que era por aquí” os puede poner en un apuro. Ir de cuevas es una actividad muy técnica y que requiere de muchísima concentración.


Siéntete un gusano en las estrecheces