Menú

Guerra psicológica en grupetta

0 30
-/5

Los piques son tan antiguos como la propia bicicleta, y es que va incluido en el ADN de ciclista, si amas este deporte, no tienes otra, serás un ‘picado’ sí o sí. Así que en esta entrada os relataré los truquillos de guerra psicológica que solemos hacer cuando te ves fuerte, las fuerzas flaquean o no sabemos en qué estado de forma está el resto del grupo:

  • Psicoanálisis: con esta técnica lo que intentas es analizar al compañero de salida, simple y llanamente dándole conversación. Es muy útil para saber si el contrincante va sobrado de fuerzas o no, ya que si está realizando un esfuerzo relativamente normal para él, te contestará sin problema. Por el contrario, si va ‘con el gancho’ le costará mucho más seguir una conversación lógica, además que lo notarás por una mala dicción o una excesiva sudoración y jadeo. Esta triquiñuela se puede superar de dos maneras, una, no contestando asiduamente (evitando que nos analicen) o aumentando el ritmo para que el que sufra sea el analizador. Cuando uso está técnica me suele pasar lo segundo, intentan aumentar el ritmo para perder comba, cosa que normalmente sucede.
  • El Gallito: consisten en alardear de tu estado de forma para intimidar a los demás contrincantes. Que sé que hay un tirón, tú respondes con virulencia. Que ves que el ritmo baja, atacas, hablas constantemente y espoleas al resto del grupo. Consejo: sólo utilizar esta técnica cuando estés seguro de tu superioridad física sobre los demás, ya que es un arma de doble filo, y nunca se sabe dónde se va a encontrar la pájara.
  • Seguid sin mí: cuando hay un alguien haciendo la táctica del gallito y tú te sientes igual de fuerte, es más recomendable realizar esta estratagema, ya que con dos gallitos en el grupo, los demás compañeros pueden llegar a cansarse de vosotros, abandonándoos a vuestra suerte. Este truco consiste en hacerse el muerto, es decir, hacer comentarios toda la salida del tipo: “hoy no voy”, “me siento las piernas cargadísimas”, “maldita sea la alergia...” y mil comentarios más por el estilo, para que el gallito se vaya creciendo más y más, y se consigan dos resultados a la vez: tú estás fresco porque estás guardando todo el camino y el gallito cada vez irá a menos porque se ha estado desgastando toda la ruta. Justo cuando se le vea venir el declive del gallito es cuando se tiene que realizar un ataque certero, directo a la yugular del líder del grupo.

Una vez terminada la ruta, en la típica conversación post-ruta en el bar o cafetería de turno, la conversación puede tener dos vertientes:

  • Si la cosa ha salido bien: has salido victorioso de todos los envites, coronándote con el triunfo moral de la ruta. En este caso siempre hay que decir que nunca se entrena, que todo es debido a la genética y a la suerte en general.
  • Si la cosa ha salido mal: has palmado en todas las subidas y has sido derrotado en cualquier batalla en la que te has visto envuelto. Aquí le tenemos que echar la culpa al trabajo, calor, estrés, falta de sueño, bicicleta, etc. Mil y un factores que puedan exculpar toda nuestra culpa, porque tú y sólo tú sabes que hoy has sido derrotado por haber dejado la bici apoyada en la pared dos semanas.

Espero que os hayáis sentido identificados con las distintas estrategias psicológicas y, si alguno no las conocía, no dudéis en ponerlas en práctica con las salidas entre amigos, las risas no tardarán en brotar contribuyendo a una fantástica salida.

Os dejo que voy a ver si puedo salir esta tarde, que si no esta semana me va a tocar dar todas las excusas del repertorio.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.