Menú

La bici en tu salón no solo como instrumento decorativo - Los rodillos

0 25
-/5

El rodillo es una herramienta imprescindible para todo aquel que quiera complementar su entrenamiento o que no quiera perder esa ansiada forma que tanto le ha costado conseguir. 

Ponte en situación, llegas del trabajo, tienes ganas de montarte en tu amada bicicleta, pero apenas queda una hora de sol, así que te quedas en casa. Te levantas temprano con la ilusión de salir con los amigos a dar una vuelta y al mirar por la ventana ves que está cayendo agua de tal manera que parece que la están tirando con cubetas. 

Estás en casa viendo una película tranquilamente y hoy toca darle a los pedales, pero sabes que en el exterior estarás expuesto a temperaturas próximas a las del Ártico, o cercanas a las de la superficie solar (esto último se da con demasiada asiduidad en los meses estivales en el sur de la península Ibérica).

Todos esos argumentos para el escaqueo del pedaleo no existen si en tu vida pones un rodillo. Sigue leyendo si estás interesado en adquirir uno y quieres resolver ciertas dudas que se te plantean, como si será efectivo o si pueden llegar a sustituir por completo a la bicicleta tradicional.

¿Qué es?

Un rodillo no es más que una herramienta que permite practicar ciclismo de manera estática, es decir, sin moverte del sitio. Los hay de varios tipos y se pueden clasificar de varias maneras. La primera clasificación la podemos hacer por morfología, en este aspecto existen dos tipos:

Rodillo de rulos: este tipo de rodillo consiste en tres cilindros sujetos por un bastidor metálico. Dos de los cilindros están cerca. Entre estos dos apoyaremos la rueda trasera y el tercero sirve para apoyar la rueda delantera. Este tipo de rodillo es el que proporciona un pedaleo más natural, ya que la bici no está sujeta a nada, rueda sobre los rodillos y es con el que más técnica de pedaleo se consigue. 

Por el contrario, se tiene que estar concentrado en el entrenamiento, ya que al mínimo despiste provoca una caída de la bicicleta, además de tenerlo que colocar cerca de algún tipo de apoyo, como por ejemplo una pared, para poder subirnos y bajarnos sin peligro.

Rodillo Cycletrainer: en este caso, el eje de la rueda está sujetado por ambos lados por una estructura metálica que nos sirve de apoyo y consigue dejar la bicicleta estática y estable. La rueda trasera descansa sobre un rodillo, mientras que la rueda delantera se apoya directamente en el suelo o en un calzo. 

Este tipo de rodillos es el más extendido, ya que el entreno se realiza de una manera más segura (0% riesgo de caída, a no ser que decidamos tirarnos de la bici) y ocupan bastante menos sitio que uno de rulos.

Otra de las maneras en las que podemos clasificarlos en por la manera en la que ofrecen resistencia al movimiento para simular de una manera más lograda el pedaleo. Los más extendidos son los rodillos del tipo magnético, mientras que también existen hidráulicos, eólicos y eléctricos.

Actualmente, el campo del entrenamiento en casa ha avanzado mucho; en poco o en nada se parecen los rodillos actuales con los rodillos de hace unos años. 

Hoy en día, los rodillos son mucho más efectivos, nos permiten un pedaleo más natural, pareciéndose más al pedaleo que podemos hacer en nuestra bicicleta en una ruta diaria. A esto hay que sumarle la aparición de la realidad virtual en nuestros “entrenamientos de salón”. 

Sí, sí, como lo has leído. Existe en el mercado rodillos capaces de simular una etapa del Tour de Francia o de la Vuelta España, con el añadido de entretenernos con una especie de videojuego en el que nosotros somos el protagonista de la etapa, además de poder compartir con nuestros compañeros de ruta los resultados obtenidos en el entrenamiento a través de las redes sociales.

¿Es efectivo un rodillo?

Pues esta es la pregunta del millón. Es como todo, depende de cómo nos tomemos la sesión de rodillo, pero si nos la tomamos en serio podríamos decir que sí, es efectivo. En primer lugar, con el rodillo podemos realizar series, cambios de ritmo… 

Sesiones que normalmente son complicadas de realizar debidas al tráfico o a la orografía del terreno, además, no os equivoquéis, el rodillo no solo sirve para practicar cuando no nos apetece salir o las condiciones de tiempo y climáticas no nos lo permiten, también es un excelente aliado durante la temporada o pretemporada, pudiéndose realizar calentamientos o sesiones de descarga.

Muchos de vosotros nos preguntáis a menudo que cuanto tiempo de rodillo necesitamos hacer para simular una salida con la bicicleta. Como hemos dicho anteriormente, no se puede hacer una comparación directa con una salida con una bicicleta, y os voy a poner un ejemplo.

Nos levantamos un día, para hacer unas dos horas de entrenamiento en serio. Salimos de casa, y nos encontramos al vecino, nos pregunta por cómo está la familia, nos despedimos, volvemos la esquina nos encontramos el semáforo en rojo. 

Semáforo en verde y poco más adelante paso de peatones, glorieta, otro semáforo… Por fin en posición, empezamos nuestro entreno y nos encontramos a mitad de puerto a nuestro colega, charlas, y decides hacer el resto del puerto con él, eso en caso de no decidir seguir la salida juntos, te despides, continuas tu ruta, y de nuevo entras en la urbe, semáforo, carrito de niños, abuelita cruzando el paso de peatones, glorieta… 

¿Cuánto  has aprovechado de tu entrenamiento?

Ahora hagamos el mismo ejercicio con el rodillo. Paso uno, te montas en tu bici acoplada al rodillo, te pones el mp3. Paso dos, empiezas el entrenamiento. Paso tres, fin. Es decir, el entreno en el rodillo es 100% aprovechable, mientras que muchas veces, nuestra ruta diaria tiene demasiadas distracciones y barreras que nos impiden realizar un entreno totalmente aprovechable.

Otros factores a tener en cuenta en la utilización del rodillo son:

  • Disponer de entretenimiento: en forma de música, películas, simulaciones de etapas… Lo que sea. Una hora en el rodillo sin ningún tipo de entretenimiento puede hacerse realmente larga.
  • Ventilación: cuando realizamos nuestros entrenamientos con el rodillo estamos estáticos, es decir, no nos ventilamos de la misma manera que cuando salimos con la bicicleta, ya que no nos movemos y no disponemos de la ventilación normal producida por el movimiento del aire. Para ello, os recomendamos colocar el rodillo cerca de una ventana, o colocar un ventilador para simular ese movimiento del aire y conseguir ese extra de ventilación.
  • Hidratación: por el mismo motivo que el punto anterior, al estar estáticos, no nos ventilamos, el cuerpo gana temperatura, y para rebajar esta, empezamos a sudar, y por tanto perdemos tanto agua como sales, así que es importante tener a mano agua y sales minerales.

¿Qué compro: rodillo, bicicleta de spinning o bicicleta estática? Esta es otra de las grandes preguntas que nos soléis hacer, pues bien, os vamos a enseñar las diferencias entre los tres sistemas.

  • Rodillo: la gran ventaja del rodillo es que para realizar un entreno usamos nuestra propia bici, con lo que nos garantiza tener una compenetración plena con la máquina. Otra de las ventajas es que el rodillo ocupa menos espacio que la bici estática o que la bici de spinning.
  • Bicicleta de spinning: uno de los inconvenientes es que no puedes usar tu propia bici pero sí es cierto que podemos regular todas las medidas de la bicicleta: altura del sillín, avance del sillín, altura del manillar… Para poder colocar las mismas medidas que en nuestra bicicleta, pero su gran inconveniente es el espacio que ocupa. Otra opción es apuntarte en el gimnasio a clases de spinning, pero aquí, aparte del problema de las medidas, es que el ritmo no lo pones tú, te lo impone el profesor. La ventaja de usar la bicicleta de spinning es que no desgastamos nuestra propia montura.
  • Bicicleta estática: es el caso más desfavorable, ya que ocupa el espacio de una bicicleta de spinning, y no podemos regularla a nuestras medidas, ya que prácticamente solo se puede regular la altura del sillín. La bici estática, realmente, es una opción para personas que no le gusta el ciclismo, pero sí necesitan este tipo de entreno para mejorar su forma física o recuperarse de algún tipo de lesión, ya que por lo general son más cómodas que una bici de spinning o una bici convencional.

Espero que este texto os sirva para arrojar luz sobre un tema a veces un tanto oscuro. Si os animáis, os dejo al final de la entrada un enlace de un blog que me ha parecido interesantísimo y os ayudará a planificar vuestros entrenamientos de la mano de Chema Arguedas, autor de libros tan conocidos como “Planifica tus pedaladas” o “Alimenta tus pedaladas”. 

Ah, se me olvidaba, otra de las ventajas de usar el rodillo para entrenar o como complemento del entrenamiento es que si lo mantienes en secreto, aumentaras tu aura de ciclista semiprofesional tocado por la barita mágica de la genética, y podrás decir delante de tus amigos sin miedo de ser descubierto eso de “pues apenas cojo la bicicleta”.

Os dejo, que escribir desde el rodillo sin manchar el teclado del portátil es un poco complicado. Un saludo y nos vemos en la próxima entrada.


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!
Este contenido te puede interesar

Completa tu experiencia con este contenido



¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.