Menú

Zwift para cualquier rodillo ¿Cómo lo hago?

0
3.67/5

¡Hola deportista! Con la llegada de septiembre y el fin del verano cada vez más cerca se aproxima la época de quitarle el polvo al rodillo. A mucha gente la palabra rodillo todavía le evoca imágenes de dolor y sufrimiento en una habitación mirando a un punto fijo, como antaño. Si eres de esa clase de personas este post te interesa.

A raíz de los confinamientos vividos (por desgracia) este último año y medio, fuimos muchos los que tuvimos que recurrir al rodillo para poder mantener nuestro estado de forma, tanto física como mental. Como consecuencia de ese "boom", las apps interactivas para rodillos (Bkool, Zwift, etc.) vieron crecer sus descargas a niveles nunca vistos y un gran número de ciclistas vio ahí una alternativa a mirar a un punto fijo mientras entrenaba en casa.

La aplicación (o mejor dicho simulador) por excelencia fue Zwift. Para quien aun no lo conozca, Zwift es un simulador/videojuego interactivo disponible para PC, tablet o smartphone en la cual vinculamos nuestro rodillo y el personaje de la pantalla se mueve como nosotros lo hacemos. Lo que la hace tan interesante es que dentro del propio juego hay diferentes mapas, con más o menos desnivel, con más o menos kms, con diferentes bicicletas a equipar (recientemente se ha incluido nuestra Van/Rysel EDR) para hacer la experiencia más entretenida. La plataforma se disfruta al 100% con un rodillo interactivo o smart, es decir, que tenga transmisión de datos mediante Bluetooth o ANT+ y la potencia que das sea realmente la que se ve reflejada en el juego. El principal atractivo de estos rodillos es que simulan la dureza del terreno (de ahí el término simulador) y calibran la dificultad que sentimos en el pedaleo en función de la pendiente que nos indique el juego.

Ahora bien, ¿si no disponemos de un rodillo smart significa que no podemos disfrutar y entrenar con estas "apps"? Error. Sí que podemos y es bien fácil. Lo único que necesitaremos para poder conectar nuestro rodillo analógico a Zwift será un sensor de cadencia y un sensor de velocidad, con transmisión de datos por Bluetooth o ANT+. Nada más. Una vez los tenemos instalados en nuestra bicicleta sólo tenemos que conectarlos con la aplicación. Nada más iniciar sesión en Zwift nos saldrá una pantalla para vincular nuestros dispositivos. Aunque nuestro rodillo no sea inteligente es probable que también salga en la lista de rodillos disponibles en Zwift (como nuestros In'ride 100 y 500). Si no está el nuestro seleccionamos el rodillo que más se asemeje. Una vez hecho esto buscamos nuestros sensores de cadencia y velocidad (si disponemos de pulsómetro mejor, más real será la experiencia). 

A modo de aclaración, una vez estamos pedaleando dentro del juego, los datos de potencia que nos da son estimados, calculados a partir de nuestra cadencia de pedaleo, de la velocidad real de nuestra rueda trasera y de la resistencia real de nuestro rodillo. es por eso que si se quiere una sensación 100% real se aconseja utilizarlo con un rodillo smart.

Ahora ya estamos conectados y listos para usar Zwift con miles de ciclistas a la vez desde diferentes partes del mundo. No olvides que es un juego online en tiempo real. No renuncies a la salida de los domingos con la grupeta porque está lloviendo, ya no hay excusas. Apúntate a las diferentes carreras que se organizan dentro de la app o prepárate un objetivo con los diferentes planes de entrenamiento

Ya sabes todo lo necesario para conectar tu rodillo a Zwift, ¡ahora a disfrutar!

Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.