Cómo montar las calas para prevenir lesiones

Comentarios 0 387 -/-
FacebookTwitterEmail

Me considero un auténtico maniático con este tema, puedo tardar más de una hora en cambiar mis calas, y al contrario que todo el mundo odio estrenar zapatillas. Todo esto se remonta años atrás, cuando en una ocasión dejé mal apretada una cala, sin darme cuenta se movió y acabé parado cuatro meses por una tendinitis aguada en el tendón rotuliano.

A continuación veremos una serie de pasos que tendremos que seguir para poder colocar nuestras calas tanto de montaña como de carretera.

Las calas

Hagamos en primer lugar un pequeño repaso para recordar los distintos tipos de calas que van a variar según su movilidad o tipo de desenganche.

Calas de montaña

El sistema SPD (Shimano Pedaling Dynamics) es uno de los más utilizados, sus calas suelen ser compatibles y existen diferentes versiones las calas SPD SH51 y SPD SH52 son con desenganche unidireccional mientras que la SPD SH56 son de desenganche multidireccional.

Los pedales americanos Crank Brothers utilizan una cala específica y no compatible con el SPD.

Calas de carretera

Las calas para pedales Look Keo sustituyeron a las antiguas Look Delta. Hoy en día se siguen utilizando las dos y aunque son aparentemente parecidas los sistemas no son compatibles. Las dos versiones están clasificadas por colores que indican la movilidad de la cala siendo la roja móvil con 9 grados, la gris semimovil con 4.5 grados y la negra fija con cero grados.

Lo mismo ocurre con las calas de carretera Shimano Dura-Ace. La versión roja es la SM SH10 que es la cala fija. La azul es la SM-SH12 con una movilidad de 2 grados y la SM- SH11 es la cala amarilla que permite una movilidad de 6 grados.

Si tenéis que cambiar una cala, y no sabéis muy bien cual escoger os recomendaría que mantuvieseis “el color” o la movilidad de la cala a la que estáis acostumbrados. Si por el contrario habéis tendido algún problema, dolor, sobrecarga o simplemente alguna molestia articular que no sois capaces de localizar, mi consejo es que probéis a montar una cala fija.

Como experiencia personal os puedo contar que siempre utilizo las calas fijas. Anteriormente había utilizado las móviles pero en un estudio, un biomecánico vio como en una situación de máximo esfuerzo, tendía a meter las punteras hacia adentro juntando las rodillas y esto repercutía negativamente en mi pedaleo y sobrecargaba mis articulaciones. Las calas fijas me ayudaron a mantener siempre una buena orientación de los pies en el pedaleo, una ligera mejora en las molestias articulares y también en mi rendimiento.

Cómo colocarlas

La altura (arriba –abajo) y la orientación (hacia fuera – hacia dentro) es lo primero que tenemos que tener en cuenta para saber el sitio exacto en el que coloquemos las calas. Para conocer la altura tendremos que hacer que el centro de la cala coincida con la articulación metatarso falángica del primer dedo.

IMAGEN 1

Para buscar una buena orientación buscaremos que la cala esté bien centrada, y que su eje central se oriente hacia la parte delantera de la bota.

IMAGEN 2

O lo que es lo mismo que cuando la bota esté calzada en el pedal sea lo más paralela posible al eje longitudinal de la bici.

IMAGEN 3

Una vez colocadas las calas es muy importante que comparéis la derecha con la izquierda para que estén exactamente a la misma altura y tengan la misma orientación.

IMAGEN 4

Cuando hagáis un cambio de calas o de botas os aconsejaría que el primer día no planificaseis una salida muy larga por si fuera necesario hacer algún reajuste o por si no acabáis de rodar a gusto. Revisad las calas al llegar a casa, ya que pueden haberse aflojado.

Una vez que todo esto está listo tenemos nuestras botas preparadas para una buena kilometrada, pero no os descuidéis, los tornillos de las calas sufren mucho desgaste ya que pisamos sobre ellos, no esperéis a que se deformen para sustituirlos.

Espero que estos consejos os hayan servido de ayuda, ya sabéis, cuando os toque cambiar las calas tendréis que hacerlo con tiempo, fijaros bien y ser minuciosos con los pequeños detalles porque son los que marcan la diferencia. Si os ha quedado alguna duda sobre las calas y su posicionamiento os invito a usar los comentarios del blog, estaré encantado de ayudaros.

¡Nos vemos en el pedaleo!

: