Menú

CUIDAR TU TRANSMISIÓN EN TIEMPOS DE CUARENTENA

0 105
5/5

Parece obvio que durante la temporada el cuidado de nuestra transmisión es una tarea obligatoria. A todos nos gusta evitar esos ruidos, y evitar mancharnos las manos ante cualquier imprevisto que pueda surgir en la carretera.

Sin embargo, estos días, en los que nuestra bicicleta se mueve dentro de casa, cabe pensar que esta limpieza no es tan necesaria. Y es parcialmente cierto, pero si queremos conservar nuestra transmisión, conviene que no nos despistemos en su cuidado y mantenimiento.

MI CASA ESTA LIMPIA ... ¿SE MANCHA MI BICICLETA?

Obviamente, no vamos a ensuciar nuestra bicicleta como cualquier dia de lluvia, pero en el ambiente del hogar también existe esa pequeña suciedad y polvo, que fácilmente se puede adherir al lubricante de nuestra transmisión, tanto si usamos como si no usamos la propia bicicleta.

Sin embargo, estamos acostumbrado a ver nuestra cadena negra o nuestra bicicleta llena de barro y la falta de estos signos claros de suciedad, puede generarnos la tranquilidad de que nuestra bicicleta y transmisión están limpias, cuando no es así.

TENGO TIEMPO, LIMPIO LA BICICLETA TODOS LOS DÍAS

Sin embargo, tampoco hemos de alarmarnos. Una cadena sucia, hace que nuestra transmisión no funcione de una manera limpia y fluida. En casos muy extremos, esto influye en el desgaste de la propia cadena o de nuestra transmisión global.  Pero realizando un mantenimiento periódico de la misma, podemos minimizar/anular estos efectos durante esta cuarentena.

LIMPIAR Y ENGRASAR

Una vez que hemos decidido mancharnos las manos y cuidar nuestra bicicleta, es hora de ir paso a paso. Tampoco se basa en desmontar todas y cada una de las piezas de nuestra bicicleta, pero sí de ser meticuloso en el procedimiento.

Dado que es probable que esto lo hagamos en nuestra casa, pon un trapo o algún material para evitar manchar el suelo de casa y realiza una buena limpieza del mismo cuando acabes ;)

Recomendable utilizar un buen liquido desengrasante que nos permita no solo limpiar la cadena y los piñones, sino que además podamos desengrasar esas pequeñas piezas que componen nuestra transmisión.

Para conseguir el mejor acabado, es recomendable utilizar un paño o un limpiador de cadena específico que pueda realizar una limpieza dentro de los eslabones de la cadena. Con el paño, puedes limpiar entre cada una de las coronas de nuestra piñonera, así como limpiar las roldanas de los cambios, donde se suele acumular mucha suciedad y grasa.

Para un mejor acabado, es recomendable desmontar la cadena y limpiar cada una de las piezas por partes. De este modo evitaremos tener suciedad residual que se traspasa de unas piezas a otras. Pero si no es posible, no hay ningún problema y con un poco más de paciencia, podremos realizar un desengrasado perfecto.

Y como consejo, ya que nos ponemos manos a la obra, aprovecha para revisar el desgaste de la propia transmisión. Seguro que los kilómetros que estas haciendo en tu rodillo empiezan a sumar grandes distancias, y los desgastes por uso siempre está ahí. 

UN BUEN ACABADO

Con nuestra cadena y transmisión perfectamente limpias, es el momento de proceder a la lubricación de las mismas.

Si usamos la bicicleta casi a diario no hay mejor momento que este para tener la bicicleta lista para nuestro próximo entrenamiento, sin embargo, si no la vas a usar en unos días, quizás sea mejor que esperes y lubriques la cadena el día antes de usar la bicicleta, para evitar que la suciedad se adhiera a la cadena más fácilmente.

Seguramente dispongas en casa de un lubricante, ese que usas a diario. Si no es así y tienes que elegir uno, para estos días es recomendable elegir un lubricante cerámico frente a un lubricante líquido o con teflón, más pensados para proteger la transmisión de la suciedad de los caminos. Frente a estos tipos el lubricante cerámico te proporcionará una mayor fluidez de la cadena y mayor limpieza de la misma, si bien, es probable que tengas que lubricar la cadena más a menudo, para evitar ruidos y tener una fluidez óptima.

Del mismo modo, ten mucho cuidado cuando apliques el lubricante y lo repartas por la transmisión. Si todavía no se ha adherido bien a la cadena, puedes salpicar y manchar tu suelo o muebles.

Ahora si, con la transmisión lista es hora de seguir con nuestro entrenamientos o sobre el rodillo o seguir restando dia para nuestra primera salida después de la cuarentena. Y es que seguro que después de este parón #nosvemosenlascarreteras

bicicleta
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.