Menú

Mujer y ciclismo de carretera: mi experiencia

2 211
4.73/5

Llevaba un par de años paseando a mi hijo en una silla de bebé acoplada a mi Rockrider 5.2, una bici de montaña,  con la que hacía salidas una o dos veces por semana y con la que me empezó a entrar este gusanillo del ciclismo.

Cada vez que hacía alguna ruta y algún ciclista de carretera me adelantaba, me quedaba alucinada con la velocidad que llevaban y me entraban unas ganas locas de adentrarme en este mundo. Sin embargo, me daba mucho miedo y nunca acababa de atreverme a dar el paso. 

La falta de experiencia, el desconocimiento del deporte y el no conocer a nadie que lo practicara me echaban para atrás hasta que, un día, una chica me adelantó y me saludó muy amablemente. Supe entonces que había llegado el momento de quitarme los miedos y dar un paso al frente. Yo también podía ser aquella mujer... ¡Yo también podía andar en bici de carretera

Captura de pantalla 2020-02-18 a las 11.05.30
Captura de pantalla 2020-02-18 a las 11.06.07

Era 15 de agosto y recuerdo las sensaciones como si fueran hoy mismo. Ese gusanillo que te recorre la barriga cuando algo te llena de emoción al hacerlo por primera vez. También recuerdo la cara de felicidad con la que me fui de casa y lo nerviosa que estaba. Hice toda la ruta sin beber agua porque no sabía ni coger el bote en marcha. Fue también el día de la primera caída al intentar desenganchar las calas cuando llegaba a casa, esa de la que nadie se libra, pero nada importante que me quitara las ganas. Así, empecé a salir en bici de carretera unas cuatro o cinco veces por semana.

Asturias nos ofrece infinidad de rutas para hacer, de todos los niveles y para todos los gustos y empecé a conocer lugares y rincones que nunca había visitado. Pero, sobre todo, empecé a conocer a muchísima gente movida por la misma pasión que la mía, ciclistas aficionados, apasionados y practicantes de un deporte que engancha. Conocí también a muchas mujeres, increíbles todas ellas, y a otras madres con las que compartir más que un café a la salida de un colegio. 

Se acababa el verano, llegaba septiembre y, con él, la Vuelta Ciclista a España aterrizaba en nuestra comunidad con final en el puerto de Sotres. Con nada más que 700 kilómetros en las piernas desde que había comprado la bici, se aventuraba mi mayor reto: subir el puerto de Sotres para ir a ver la etapa de la Vuelta, mi primer gran puerto

Fueron casi 13 kilómetros de sufrimiento en los que eché el pie a tierra más veces de las que dedos tienen mis manos,. Pero al final llegué gracias al ánimo de los que allí estaban, del apoyo de tanta gente que había conocido y que me acompañaban aquel día y a la perseverancia con la que suelo hacer las cosas. 

Captura de pantalla 2020-02-18 a las 11.05.59
Captura de pantalla 2020-02-18 a las 11.25.19

Tres años después, en la marcha cicloturista del mismo pueblo, mejoraba mi tiempo de subida en 40 minutos y sin bajarme ni una sola vez

Han ido pasando los años y sigo disfrutando tanto como el primer día. Es emocionante recordar todas las fases por la que he pasado. Desde no saber lo que era la cadencia o un pulsómetro y tardar 45 minutos en cambiar mi primer pinchazo hasta a meterme a rueda de una grupeta y aguantar un ritmo que nunca hubiese imaginado que soportarían mis piernas, disfrutar de un mar de nubes cuando llegas a lo alto de un puerto como el Gamoniteiro o enfrentarte a una bajada con el aire en la cara y los pelos de punta.

Ese gusanillo con el que empecé me ha llevado en alguna ocasión a competir también, quedando el año pasado en segunda posición en el campeonato de España de Contrarreloj... ¡Y es que los sueños a veces se cumplen si los deseas con tanta fuerza como los disfrutas! 

He convertido mi pasión en un estilo de vida que me ha llevado a aprender todo lo que he podido de este deporte y de todo lo que lo rodea. Y hoy puedo decir que soy Técnico del Servicio Postventa de Decathlon Gijón. 

Me entusiasma que hoy seamos tantas mujeres las que llenemos los arcenes con nuestras bicis y os animo a todas aquellas que lo estéis dudando a que os atreváis, que os lancéis,  que os animéis a probar y, a las que ya estáis,  que sigáis, cada una a vuestro ritmo y a vuestro tiempo, porque es 100% gratificante.

En el ciclismo también hay un sitio para la mujer, hay sitio para el ciclismo femenino.

Si quieres conocer todo lo que necesitas para disfrutar de este deporte maravilloso puedes acceder a nuestra Web..

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
#2 LORENA PÉREZ
Autor de la publicación
Conocer personas como tu es lo grande del ciclismo. Un abrazo Bea¡
#1 BEA FDEZ
Que suerte la mía poder formar parte de algunas de tus aventuras bicicleteras 😊 espero seguir formándola muchos años más y cada vez más a tu rueda! Me encanta 😃💪🏽♥️

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.