Menú
0 746
5/5

Los amantes del ciclismo de un tiempo a esta parte hemos empezado a escuchar una palabra: Gravel (que se une a otras muchas: gran fondo, all mountain, etc). 

¿Qué es el Gravel?

Es un nuevo concepto de entender el ciclismo, donde la polivalencia, la libertad y las diferentes maneras de entenderlo hacen que cada vez sean más comunes este tipo de bicicletas en los senderos o las carreteras y que vayan siendo acompañados con una mayor oferta por parte de las marcas comerciales y eventos relacionados con esta disciplina, dejando de ser una moda de solo algunos “iluminados” para convertirse en una verdadera tendencia. 

Su origen es americano, como lo fue en su momento el mountain bike, pero poco a poco se ha ido extendiendo por el resto del planeta hasta convertirse en una realidad en prácticamente todo el mundo.

Si montáis o habéis montado en bicicleta de manera regular... ¿A quién no le ha pasado alguna vez, alguna de las dos situaciones que voy a describir a continuación? 

Ir en BTT y tener que hacer un tramo por carretera: se hace insoportable, la bici no avanza, es horrible la sensación de ir lastrado sobre el asfalto… o ir escalando por una carretera con la bici de ruta y de repente encontrar que el asfalto se acaba, pero que la pista continúa y te quedas frustrado no llegando al final de la subida, obligándote a dar la vuelta.. 

Este es el aliciente del Gravel, una bicicleta capaz de rendir en estos dos escenarios sin tener que renunciar a ninguno y donde el límite no lo pone la superficie sino las ganas del ciclista en seguir avanzando, sin reservas y sobretodo disfrutando a tope..

Algunos factores que hacen más apetecible esta práctica son el aumento de los accidentes ciclistas en la carretera, cosa que ha convertido al ciclismo en un verdadero deporte de riesgo, y otro es la posibilidad de circular por cualquier superficie sin miedo a romper la bici, pinchar, etc, que es lo que pasa cuando te vas por una pista de montaña con tu bici de ruta. 

Estas bicicletas están preparadas para ello, lo que hace al Gravel una disciplina más versátil y más apetitosa, ya que combina lo mejor del mountain bike y la carretera.

Es importante tener en cuenta el tipo de rutas que queremos hacer antes de elegir nuestra bicicleta de Gravel, ya que si no, podemos penalizar nuestras salidas y no disfrutar de la experiencia. 

Hoy en día ya existen bicicletas que permiten utilizar una misma bicicleta con varias tipos de rueda, lo que aumenta la polivalencia, y aumentará el tipo de terrenos por los que podremos montar con garantías.


¿Qué características tiene una bicicleta de gravel?

Una de las principales características que de las bicicletas de Gravel es las diferentes formas que pueden tener, ya que hay varias variantes dentro de la manera de entender la disciplina, por esto podemos encontrar diferentes tipos de ruedas, de manillares, de materiales, etc, aun así, hay ciertos aspectos característicos, que además las diferencian del resto de bicicletas, y estos son:

- Geometria de los cuadros: Acostumbran a ser geometrías relajadas, manillares altos, con pipas de dirección altas, ángulos de ataque no tan agresivos que buscan la comodidad, la estabilidad, por encima del rendimiento y la velocidad. 

Es una bicicleta más pensada para el disfrute, para el cicloturismo y no tanto para ganarle segundos al crono o a los rivales, aunque como todo, buscar el rendimiento también es posible con este tipo de bicicletas.

- Cuadros reforzados: Acostumbran a ser cuadros parecidos a los de btt, con refuerzos en aquellas zonas sensibles al desgaste o al sufrimiento del material, por eso también es frecuente además de cuadros de carbono tan de moda y actuales, ver muchos cuadros de aluminio o incluso acero. 

En este tipo de bicicletas el peso no es tan importante como puede ser en carretera o incluso en mountain bike, donde la ganancia de peso se traduce en wattios o segundos..

- Dimensiones de las ruedas: Las ruedas de este tipo de bicicletas tienen un balón mayor que el de una de carretera, además acostumbran a no ser lisas, sino que presentan taqueado. Cuando más dibujo y mayor anchura tengan, más exigente podré ser en la elección  de mis caminos y senderos. Por este motivo empezamos a ver bicis de gravel a partir de 28, 32 y hasta 45 mm o llevar ruedas de 27’5 o 29 pulgadas.

- Presencia de discos: Los frenos son coto privado de los discos, ya sean mecánicos o hidráulicos. Ofrecen mayor potencia, eficiencia y calidad de frenado y permiten un paso de rueda mayor que los tradicionales de carretera. Es algo extendido en el mountain bike y empieza a ser frecuente entre los pelotones ciclistas.

- Desarrollos: Acostumbran a montar desarrollos más parecidos al btt, por eso podemos ver piñones más grandes que en carretera, saltos entre piñones de varios dientes, o incluso, algo habitual es la presencia de monoplato, lo que facilita el mantenimiento y aligera el conjunto. 

Otra combinación que da mucha polivalencia es la presencia de plato compact que te permite un mayor rango de posibilidades en la elección de las marchas, y permite no quedarte corto en las subidas más exigentes por la montaña, y obtener la velocidad suficiente para seguir un pelotón ciclista en llano.

- Manillares: Acostumbran a montar manillares de carretera, a modo de las primeras btt (aún recuerdo las fotos de Jonh Tomac compitiendo en el primer mundial oficial de descenso en btt en Durango, Colorado en 1990, con una bici de btt en 26 pulgadas con suspensión Manitou y manillar de ruta), pero como cada ciclista entiende la disciplina a su manera, se pueden encontrar manillares de carretera más planos, de dos alturas, etc..


Ciclocross, carretera o gravel..

Lo cierto es que a primera vista pueden parecer tres bicicletas iguales, pero entrando al detalle no lo son.. De las tres, si buscas polivalencia, buscas libertad, y disfrutar por encima de todo, la de gravel debe ser tu elección. 

El poder circular por carretera notando que se desliza con naturalidad, el poder escoger carreteras descarnadas o en mal estado sin miedo a destrozar la bici, o pinchar, e incluso poder rodar por algún camino o sendero, sin la exigencia física de una bicicleta de ciclocross, más nerviosa, más reactiva y más incómoda.. Si el objetivo no es arañar segundos en cada curva u obstáculo, sin duda tu elección es una bicicleta de Gravel

Si aún no lo has probado, si tienes la oportunidad, no lo dudes, es una experiencia brutal  y te puedo decir que engancha, y ¡mucho!

IMG_20190510_120432
IMG_20190510_111341
GRAVEL, CICLISMO, CARRETERA, CICLOTURISMO
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.