Menú
0 159
-/5

A finales de agosto tuve la oportunidad de disfrutar de una marcha cicloturista única en Europa, la Marmotte Pirineos, 5600 metros de desnivel positivo, con doble subida al Tourmalet, Hourquette d`Ancizan, Aspin y de remate Hautacam.

La marcha comienza en Luz St Saveur, punto neurálgico del Pirineo Francés, con una vuelta al municipio de 7 km en los que ya tendrás 150 metros de desnivel para ir calentando antes de empezar el Tourmalet. Este puerto mítico donde los haya, son 18 km de subida bastante constante con unos primeros kilómetros suaves y que presenta su mayor dificultad en el último kilómetro. Tuve la suerte de poder pasar unos días antes por la zona, lo que aproveché para subir este puerto 3 días antes, para saber a qué atenerme el día de la prueba. Por lo que desde el principio de el puerto fui alimentándome porque es un puerto que te consume, 1hora 39 minutos de subida en los que me tomé una barrita, una ultra jellie, un gel y al coronar otro gel de magnesio, antes de parar en el primer avituallamiento de la prueba. Cargué agua e isotónico y me dispuse a hacer la bajada hasta Campan sin relajarme mucho. Yo vengo del mtb y me encantan los descensos y para una marcha de este tipo recomiendo no relajarte mucho en las bajadas, eso sí sin jugártela, pero una buen descenso en un puerto de 20 km puede ser recortar mucho tiempo al final.

IMG_0856
descarga (1)

En apenas 20 minutos se llega a Campan giro a la derecha y se comienza a subir…Aspin pero si toca la Hourquette. Lo que realmente ocurre es que se suben los 6 primeros kilómetros del Aspin, un continuo falso llano, para después comenzar realmente el puerto. Sin dudarlo el puerto más cómodo y posiblemente el más bello de la prueba, en el que sigo con una muy buena dinámica de cuidar la bebida y alimentación. El puerto se corona a más de 1500, donde comienza un descenso bastante técnico con un asfalto regular, se baja por la cara que subió el Tour este año. Hay que tomar mucha precaución hay varias curvas ciegas, y el recorrido es a tráfico abierto. Se llega a Cadéac donde hay un buen avituallamiento y el resto del camino hasta llegar al pie del Aspin es terreno más bien favorable.

El Aspin son 12 kilómetros de subida y presenta su mayor dureza en los últimos cinco. El calor empieza a hacer mella y el final del puerto se hace casi insufrible. El descenso hasta Campan me lo tomo con más calma, me encuentro algo “tocado”. Los últimos kilómetros de descenso consigo engancharme a una pareja que rueda fuerte, como me gusta ser agradecido, los dos kilómetros finales de bajada los hago en cabeza en un tipo de terreno que se me da bien. Llegamos a St Marie de Campan, giro a la izquierda y comienza el Tourmalet. Me despido de mis compañeros de descenso que agradecen mi esfuerzo y me indican de seguir juntos pero yo decido poner un ritmo más cómodo.

IMG_0858
descarga

La subida al Tourmalet por la cara de La Mongie, para muchos tiene dos tramos los primeros 4 muy suaves y los doce últimos donde se acumula casi todo el desnivel. Para mí, lo dividiría en tres dejando como mención a parte los últimos 6 kilómetros.  Comienzo la subida, sacando la artillería pesada, conecto mi altavoz bluetooth, con mi sesión Remember de los 90´s que llevo en una bolsa debajo de la parte alta del cuadro. La música me da algo de ritmo, pero la temperatura no deja de subir, el cuentakilómetros me marca 41 grados , lo que hacen de la subida un auténtico infierno. Al ver el cartel de 6 km a la cumbre y un desnivel medio en el siguiente kilometro de un 10%, decido parar en una sombra a quitarme la térmica de verano que llevo y a que me bajen un poco las pulsaciones para afrontar el final de la subida. A falta de 4 kilómetros paro en La Mongie a comprar agua voy completamente seco y la subida se me está haciendo eterna (gracias Peter Moller por esa botella de agua y refresco). Antes de reemprender la marcha, le mando un audio a mi primo Jose Luis al que dejé en los primeros kilómetros de la primera subida al Tourmalet advirtiéndole del calor y la dureza( madre mía si yo voy muerto, cómo tiene que venir él). Llego a la cumbre del Tourmalet, donde como algo en el avituallamiento, la misma crema de queso que había rechazado en la primera subida, ahora me la como hasta con la corteza. El descenso lo conozco y me lanzo fuerte, emulando al mejor Indurain en el Tour del 93 donde le recortó un minuto a Rominger en el descenso hasta Luz St Saveur, una bajada que no pudo ser grabada por las motos.

El resto del camino hasta Hautacam, es bastante favorable. Engancho un buen grupo, aunque esta vez me quedo en cola, no voy ya para hacer exhibiciones. Al llegar al pie de hautacam te das cuenta que estas ante el puerto más duro, 12 kilómetros y casi 1200metros de desnivel positivo, así que las cuentas salen fáciles. Para añadir dureza el calor no afloja y toda la subida se hace a pleno sol. Durante la subida tengo que hacer varias paradas, a falta de tres kilómetros ya se empieza a ver la meta lo que te da algo de fuerza para acabar. Una hora y 40 minutos de subida, donde el ritmo normal de un cicloturista está rodando la hora y cuarto. Reconozco que los últimos metros te recorre una satisfacción enorme y reconozco que me cayó alguna lágrima. Una experiencia única en un auténtico paraíso ciclista.

Si deseas más información sobre la prueba, sobre otros puertos y actividades en la zona o sobre materiales y productos utilizados no dudes en contactarme. Nos vemos en la carretera!!!

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.