Menú

Conoce tu transmisión y exprime sus posibilidades: BTT

0 224
-/5

Todos conocemos la importancia de la transmisión en nuestra bicicleta. Por ello es vital conocerla y mantenerla en perfectas condiciones siempre. En esta entrada os vamos a detallar las diferencias entre los distintos tipos de transmisiones, y cuál es la más indicada para cada uso.

Como su propio nombre indica, la transmisión se encarga de transmitir la fuerza ejercida por los músculos de nuestras piernas, hasta la rueda trasera. Es la encargada de que se aprovechen el máximo de nuestras fuerzas, y la componen los platos, piñones y cadena, además de unos periféricos llamados cambio, desviador delantero y palancas de cambio.

Hasta aquí todos los conocemos, pero hasta hace unos años, la tónica general en el btt eran 3 platos y normalmente los piñones se movían en un número entre 7 y 9, pero SRAM revolucionó el mundo de las transmisiones presentando su cassete de 10 velocidades, dotando a nuestras bicis de un mayor rango de utilización, también aparecieron los pedalieres de 2 platos, pudiendo elegir entre un abanico de posibilidades. 

Por supuesto, Shimano contestó y también aparecieron juegos de pedalieres de 2 platos y cassetes de 10 velocidades. El lío esta garantizado.

Si todavía nos estábamos ajustando a los nuevos cambios, SRAM dio un nuevo giro en el mundo de las transmisiones y lanzó al mercado su famoso XX1, un plato y 11 velocidades, lo que nos permite eliminar el desviador delantero, cable, funda y maneta de cambio, con lo cual aligeramos el conjunto de nuestra bici en unos cuantos gramos.

Pues empezando con los piñones, un mayor número de piñones nos da un mayor rango de utilización. Normalmente, conforme vamos aumentando de piñones, vamos ganando en número de dientes, con lo que conseguimos reducir la fuerza a aplicar en los pedales, a cambio de aumentar tu cadencia, es decir, la pedalada es más liviana, pero hay que dar más pedales para recorrer X metros. 

Lo mismo podría decirse de los platos. Con un mayor número de platos, tenemos un rango de utilización mayor, el máximo número de platos es 3. 

Todo ello es por la anchura necesaria en el eje del pedalier, por eso no existe configuraciones de 4 platos, la anchura sería excesiva, y tampoco sería necesario tantos desarrollos. En el caso de los platos, al aumentar el número de dientes, la pedalada se vuelve más dura, hay que ejercer más fuerza sobre los pedales, es el caso inverso al de los piñones, con lo cual, el plato “pequeño” nos ayuda en las subidas, y el grande en bajadas o llaneo.

¿Qué desarrollo uso?

Pues depende de tus fuerzas y de la inclinación del terreno. Cuando el terreno empieza a picar hacia arriba, lo normal es que usemos las coronas superiores de nuestros piñones, y si la cosa aún se pone más fea, podemos poner el plato pequeño. Claro está, siempre y cuando no montemos un monoplato, si esto es así, nos quedamos con el que tenemos. 

A la hora de bajar, la situación sería a la inversa, coronas inferiores y el plato más grande que tengamos, aunque os doy una visión de las bajadas. Cuando la bajada es muy técnica, llena de pasos complicados y de poca velocidad, a mi me gusta usar un desarrollo en el que ir cómodo y fluido, ya que si vamos atrancados, es decir, con poca cadencia, podemos quedarnos encallados en alguno de esos pasos.

Para llanear os recomiendo que lleveis el desarrollo más duro que podáis permitiros mover con soltura, plato grande y coronas intermedias tirando a pequeñas, pero siempre que se pueda mover con facilidad.

¿Por qué existen tantos tipos de desarrollos?

En la variedad está el gusto. Para mí, la mejor opción es el 2x10, es decir, 2 platos y 10 piñones. Me gusta más esta opción porque nos permite un rango de utilización óptimo, es decir, puedo usar casi todos los piñones con cualquier plato. Es la opción que os recomendaría para una bici todo uso, bici que usais tanto para carreras, como para hacer una ruta con los colegas. La opción de los 3 platos es muy válida para cicloturismo. Si hacemos rutas de alforjeo, como pueden ser el Camino de Santiago o Trasándalus, es una gran opción, ya que este tipo de rutas predomina el terreno “llano”.  

Con ello le podemos sacar mucho partido al plato grande, mientras que el monoplato, lo dejaría relegado para un uso enduro o de competición para rally, ya que hay puntos donde en una subida se nos antoja duro. En una bajada se nos queda corto. Que quede claro que esto es una opinión personal, muchos de vosotros estaréis conmigo y otros en contra, por lo que os animo a que hagamos un debate sobre este tema en los comentarios de la entrada.

En resumen, a mi manera de entender el ciclismo, tres platos, uso cicloturista, dos platos, opción más polivalente, un plato, competición o enduro.

La transmisión transmite la fuerza ejercida por los músculos de nuestras pierna hasta la rueda trasera.

¿Qué son los desarrollos prohibidos?

Son aquellos que en teoría no debemos usar en nuestra bicicleta, ya que fuerzan demasiado la cadena y ocasionan prematuros desgastes en las coronas de los piñones, platos y sobre la cadena. Esto es originado por un cruce de cadena, es decir, la cadena queda demasiado cruzada, provocando una sobretensión en todos los elementos de la transmisión, forzando al desgaste de todos los elementos que forman la transmisión. El cruzar la cadena es un gesto que genera la cadena, y acorta muchísimo la vida útil de nuestra cadena.

Os dejo a continuación unas tablas donde se reflejan que piñón no debemos usar:

 Piñones que no podemos usar.

SRAM vs Shimano 

Esta es una de las eternas guerras del ciclismo, o eres de SRAM, o eres de Shimano. Hay mucha gente que no conoce SRAM, Shimano no necesita presentación, todo hemos crecido con bicis montadas en Shimano SIS, por lo cual es necesario hacerle una breve presentación. SRAM es el gigante norteamericano de transmisiones, y el rival directo de Shimano. 

SRAM es un grupo de empresas, las cuales pertenecen marcas tan prestigiosas como Avid, Rock Shox o Truvativ. En los últimos tiempos es la marca que más ha apostado por la innovación en el sector de la transmisión, siendo ellos los primeros en presentar el 2x10, y más actualmente el 1x11. 

Una vez puestos en antecedentes, podemos ver que SRAM no es una cualquiera, es una marca que le ha comido muchísimo terreno a Shimano, y es un gigante a tener en cuenta, por lo que a continuación os narro mi experiencia y cuales son las diferencias entre transmisiones.

Si me decís que defina a cada transmisión con una palabra, os diría que Shimano es mantequilla y SRAM es martillo (haciendo un símil a lo Jorge Lorenzo). La suavidad de Shimano es elogiada a lo largo y ancho del globo terráqueo, es tan suave que muchas veces tenemos que mirar si en realidad a cambiado o no, ni un solo ruido, pulsadores suaves, cambios precisos, claro está, siempre y cuando nuestra transmisión esté en condiciones óptimas de uso, nada de cables pasados o deshilachados, ni cadenas con 4000 kilómetros. 

Toda esta suavidad tiene una contrapartida, y no es otra que la necesidad de un mantenimiento y ajuste más frecuente. Otra ventaja es que es un poco más económico. que un cambio homólogo en calidad, que SRAM.

SRAM es lo más parecido al tanque de las transmisiones. No es de lo más suave y sensible del mundo, pero su fiabilidad está fuera de toda duda. Al pulsar la maneta de cambio se sabe perfectamente si se ha cambiado o no, ya que emite un sonoro “click”, y se nota como sube o baja la cadena de piñón. 

Como he nombrado, su funcionamiento es más tosco, pero también se debe de ajustar mucho menos que un cambio su homónimo de Shimano.

Para saber que modelo de cambio SRAM corresponde Shimano, o a la inversa, os adjuntamos la siguiente imagen:

Espero que os haya servido esta entrada, y os invito a colaborar en los comentarios. 

Os dejo, ya tenemos horas de más y podemos alargar las sesiones de pedaladas.

Un saludo a todos, ¡¡¡pedalead y sed felices!!!


Contenido elaborado junto a apasionados del ciclismo-MTB de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.