Menú

4 PASOS PARA QUE EL NIÑO APRENDA A IR EN BICICLETA… ¡SIN RUEDINES!

1 1591
5/5

Equilibrio, pedaleo, frenada, control de la trayectoria… Aprender a ir en bici significa aprender a controlar los gestos teniendo en cuenta los elementos exteriores. ¡Todo un programa para niños con ganas de divertirse con su bicicleta!

1. DOMAR LA BICICLETA

Una vez (bien) elegida la bicicleta y ajustada correctamente a la talla del niño (el niño debe tener la espalda erguida y ambos pies planos sobre el suelo), instala al joven ciclista en el sillín. Con la bici parada, muéstrale dónde están los pedales, los frenos… Deja que domestique a la "bestia".

Sigue la fase de observación colocando la bici del revés (boca abajo): de este modo podrás mostrarle la utilidad del pedaleo (es el pedaleo lo que hace girar las ruedas) y de los frenos (apretando las palancas, las ruedas se bloquean).

Captura de pantalla 2019-01-08 a las 11.04.38

2. ENCONTRAR EL EQUILIBRIO… Y CONSERVARLO

Si el niño tiene más de 3/4 años y no ha usado nunca una bicicleta sin pedales, puedes retirarlos de si bicicleta, en modo “bici sin pedales de ir por casa”. Es un buen medio para enseñarle a conservar el equilibrio y para que se haga con su bicicleta «de mayores».

EL consejo esencial en esta etapa: explicarle que la bici va hacia dónde él mira. ¡Así pues, “basta” con que mire hacia dónde quiere ir para no caerse!

Una vez que haya comprendido el principio del equilibrio, habrá que añadir el de la velocidad. Comprender que es el impulso lo que proporciona velocidad no es nada evidente a esta edad; no dudes en implicar a tu hijo haciéndole preguntas: “¿Qué es más fácil, pedalear como un caracol o muy deprisa?”.


3APRENDER A ARRANCAR EN BICICLETA

¡Una etapa crucial!

Arrancar en bicicleta es un ejercicio complicado para un niño. Para salir sin perder el equilibrio, tu hijo debe primero aprender a colocar los pies en los pedales sin mirar. Si uno de los pies resbala, puede fácilmente reencontrar el pedal sin buscarlo.

Para ponerse en marcha en bicicleta, enséñale a salir colocando el pie de delante por encima del nivel del eje del pedalier. De este modo, tiene más fuerza para efectuar el primer giro de pedal, y ganará suficiente velocidad para conservar el equilibrio. No olvides el caco de bici para niños.

También puedes plantearle algunos ejercicios para ponerse en marcha: ponlo en una pendiente ligera para facilitar el aprendizaje. Cuando domine sus primeros pedaleos, haz que arranque en plano, y luego en un ligero desnivel de subida. Su equilibrio, su técnica y su fuerza de pedaleo mejorarán sin duda.

Prueba el juego del “1, 2, 3... ¡ya!”, funciona muy bien. Su objetivo: arrancar solo. Se trata de proceder por etapas:

- Empujar con los pies (como en una bicicleta sin pedales) durante 3 segundos,

- Levantar los pies para colocarlos en los pedales.

- ¡Pedalear!

Puedes jugar a cambiar los segundos pactados antes de levantar los pies: unas veces 4, otras 6… También puedes recordarle que tiene que pedalear siempre y marcarle el ritmo: “pedalea, pedalea…”.

Captura de pantalla 2019-01-08 a las 11.13.38

4. SEGUIR UNA TRAYECTORIA PARA APRENDER A IR EN BICI

Tu hijo sabe ponerse en marcha, pedalear, frenar… y está muy bien. Dicho esto, tarde o temprano deberá evitar o rodear un obstáculo. Puedes empezar por marcarle objetivos, siempre en forma de juego: ir hasta un poste, un árbol, la casa al final de la calle… iniciando la marcha una sola vez.

El juego de “ir de vacaciones” también puede ser de gran ayuda. La idea consiste en seguir haciéndole comprender que, como para el equilibrio, debe mirar por dónde va.

Coloca 3 elementos en el suelo, que representan 3 lugares para ir de vacaciones. El azul es la playa. El amarillo, la montaña. El blanco, la piscina. Pregúntale a dónde quiere ir en primer lugar… y recuérdale que debe mirar siempre en esa dirección.

Si tu hijo conserva el equilibrio en bicicleta, pedalea y gira con facilidad, no te olvides de explicarle cómo frenar correctamente para su seguridad. 

Pequeño recordatorio: para un frenado potente y sin riesgos, la dosificación ideal es de 1/3 detrás y 2/3 delante. Aquí tienes dos ejercicios para que tu hijo aprenda a frenar eficazmente y para que desarrolle sus reflejos:

Mejora su gestión del frenado trazando una marca en el suelo, que debe respetar para detenerse.

Aumenta poco a poco su velocidad de aproximación... Así estará en condiciones de detenerse sin dificultades al llegar a un cruce o a un semáforo.

Trabaja su reactividad haciéndole circular libremente por una zona cerrada y sin peligro.

Cuando digas «STOP», el niño tiene que frenar obligatoriamente y poner los pies en el suelo. A la siguiente señal, deberá reanudar la marcha. Este ejercicio le permitirá hacer frente a los peligros inherentes a la circulación por la vía pública.


Si quieres ver todos los modelos de bicicletas que tenemos para los más pequeños, aquí puedes ver el catálogo completo.


Contenido elaborado junto a apasionados del ciclismo de niños de Decathlon.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
#1 HORTENSIA VARONA
Estuve con mi hija de 4 años y medio el pasado 31 de Agosto en taller de aprendizaje con Edu, sección bicis, y es real. Ese día salió de Decathlon sabiendo montar sin ruedines. Encantados con Edu y Decathlon. Mil gracias

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.