Cómo ayudar a tu hijo a convertirse en un auténtico ciclista

Comentarios 0 67 -/-
FacebookTwitterEmail

Una cosa es evidente, es mucho más fácil que tus hijos se interesen por el ciclismo si montas con ellos. Tú te mantienes en forma y ellos se sienten apoyados.

Empieza con una bicicleta apropiada, algo de equipo básico (un casco es imprescindible) y presta atención a estos factores:


Salidas organizadas:

Organizar salidas en grupo es una de las mejores maneras de hacer que tus hijos sientan verdadero amor por el ciclismo. La seguridad es una preocupación primordial para cualquier padre, y aunque no podemos negar que las carreteras entrañan cierto riesgo, es posible aventurarse por ellas con seguridad. Solo requiere planificación y sentido común.


Unirse a un club:

Cuando tus hijos se sientas seguros y con ganas de “ser ciclistas”, es hora de canalizar ese entusiasmo. En España existen multitud de clubes de ciclismo, la mayoría de los cuales tienen una sección juvenil. Muchos atienden a preadolescentes con paseos organizados, eventos y carreras. Otros pueden necesitar algunas indicaciones, pero en general, la mayoría están dispuestos a incluir a los jóvenes.

Aprovechar la red de apoyo que ofrecen los clubes puede ser una gran ayuda para que su hobby se convierta en pasión. A la mayoría de los niños les gusta ser sociables y sentirse parte de un grupo, y si ese grupo está semiestructurado, las actividades tendrán siempre un propósito, incluso si al principio el único propósito es simplemente reírse sobre dos ruedas. 

Por lo general, el momento en que obtienen su primer maillot del club hará que se sientan auténticos ciclistas.

Captura de pantalla 2018-11-06 a las 11.08.23

Progreso:

Para los niños, al menos en las primeras etapas de estar en un club de ciclismo, el entrenamiento no es la clave, sino disfrutar de la experiencia. Alrededor de los 11 años, su fuerza y resistencia aumentan naturalmente, y el concepto de "mejora personal" comienza a aparecer: “Me gustaría ser más rápido, así que necesito ser más fuerte”.

Los buenos clubes construyen mejores ciclistas de esta manera, guiando a los jóvenes sobre cómo ser más rápido y más fuerte a través de ejercicios y ejercicios, pero no necesariamente con un enfoque en las carreras.

Y por último, otro factor es el precio de la bicicleta. Las buenas bicicletas tienen precios algo más elevados, pero sin duda son una buena ayuda para que tus hijo no se desanimen. Invierte en su pasión, consígueles una buena bicicleta del tamaño correcto y estarás plantando la semilla para que el ciclismo les acompañe el resto de sus vidas.

Así que ya sabes, ¡anima a tu hijos, acompáñales en su camino y verás cómo se convierten en auténticos ciclistas! 

Aquí puedes ver y comparar diferentes modelos.


Contenido elaborado junto a apasionados del ciclismo para niños de Decathlon. 

: