Menú

EL VIAJE DE MI VIDA: 700km CON BICI PLEGABLE

Comentarios 5 12785
FacebookTwitterEmail

Aprovechando que es mi primer post, quería compartir con todos vosotros una de las locuras más insanas que he hecho en mi vida

No es algo que recomiende hacer a esta escala, pero puedo decir que este tipo de experiencias son las que te marcan y que recordarás toda tu vida.

Pues bien, para poneros en situación, nos remontamos a mediados de octubre de 2018. Yo estaba en pleno Erasmus estudiando en una ciudad llamada Roubaix situada en el norte de Francia, a escasos quilómetros de la frontera con Bélgica.

Viví allí durante 4 meses, y os aseguro que es tierra ciclista 100%. Justo al lado de Roubaix, se encuentra la famosa ciudad conocida por todos nosotros, Lille. 

Y también la fábrica del Ciclismo decatloniano, Btwin Village. Obviamente, como amante del ciclismo, no pude resistirme a comprar una bicicleta, no por capricho, sino como método de transporte

Durante esos meses, mi Tilt 120 tenía un valor prácticamente incalculable. Iba con ella a todas partes. No necesitaba nada más. Ni, metro, ni tranvía ni bus. Dos pedales, un plato y seis velocidades eran necesarias para mi día a día.

BICI PLEGABLE TILT 120 GRIS

La cosa es que tenía dos semanas de vacaciones y todos mis amigos ya tenían sus viajes planeados. Indeciso de mi, se me echó el tiempo encima y no sabía qué hacer

Pues bien, dándole vueltas y más vueltas, pensé: vale, tienes una bici y un amigo en Münster (Alemania) el cual podrías visitar tal y como le prometiste antes de empezar el Erasmus. Así que solo tardé dos días para equiparme y mentalizarme antes de emprender esta aventura.

Para ello, tuve el honor de hacerlo en Btwin Village, el paraíso ciclista, dónde puedes perderte en la inmensidad de sus lineales y a la vez encontrar todo aquello que necesites para la práctica del deporte.

En mi vida había hecho algo similar, así que ya os podéis imaginar que el nivel de preparación y organización no fue algo destacable. Y en cuanto a la ruta, que en principio es una de las cosas más importantes que se debe estudiar y meditar previamente, simplemente puse todo mi confianza en google maps. A partir de ahí, la estructuré de la siguiente manera. 

Como la principal idea era ir hasta Münster y luego volver, segmenté el recorrido en 4 etapas. La primera consistía en pedalear 250 kms hasta llegar a Eindhoven (Holanda), dónde dormiría en un hostal. 

En la segunda etapa debía pedalear 200kms des de Eindhoven hasta llegar a mi destino, Münster. Una vez allí, descansaría un día y luego volvería haciendo exactamente la misma ruta.

Siendo sincero, tampoco realicé un estudio exhaustivo sobre los tramos que tenía cada etapa. Iba siguiendo el recorrido que me marcaba Google maps en mi móvil e improvisaba cuando me encontraba tramos inaccesibles o carreteras cortadas. 

Tuve que cruzar, ríos, campos, carreteras infinitas, parques naturales y hasta sufrí un pequeño accidente con una moto. Os aseguro que llegué a pasar miedo y angustia cuando me perdía y no sabía encontrar el camino. El hecho de pensar que se me hiciera de noche sin haber llegado aún a mi destino hacía que las etapas se convirtieran en una contrarreloj.

Recalco que sé que no es la manera más adecuada para organizar un viaje de tanto kilometraje. Cometí muchas insensateces. Sin embargo, puedo decir con total firmeza que aprendí muchísimo. Esta aventura me puso en situaciones límite las cuales no tenía apenas tiempo para analizarlas antes de tomar una decisión determinante que recaía directamente en mi salud.

Un casco, dos pedales con calapiés, una mochila, una cestita y un soporte para móviles colocada en el manillar que con la ayuda de google maps utilizaría de guía hasta mi destino. 

Estos fueron mis básicos para realizar el viaje. En la mochila llevaba la ropa para salir de fiesta una vez llegar a mi destino además de documentación, algo de dinero y herramientas por si pinchaba en algún momento. 

En la cestita, al tenerla a mano, decidí llenarla de todo lo que sería la aparte de nutrición: dos fiambreras llenas de arroz con pollo (una para cada etapa de ida) manzanas, plátanos, algún gel G-easy, dos bidones de agua y barritas a punta pala.


IMG_1619 2
IMG_1641

Tema de vestimenta, muy simple: culote corto con badana de gel, maillot corto, manguitos, un cortavientos y una braga. 

Tengo que confesar que esta parte fue la que pensé con menos conciencia. Supongo que fueron un poco los nervios y las ganas que tenía de emprender este viaje lo que no me dejó pensar con claridad y me supuso llegar a la conclusión que, con esas prendas, tendría suficiente para recorrer 800 kms por 4 países caracterizados no precisamente por tener un clima cálido y poco lluvioso.

El día antes de partir, contacté con mi amigo para confirmarle que en dos días me tendría ahí de visita. Previamente le dije que se reservara esos días, tenía muchas ganas de ir. 

Al principio, no se lo creía, pensaba que le estaba tomando el pelo. Ahora lo pienso, y es normal que le costara creérselo, menuda burrada. Pero en aquel entonces, mi cabeza lo tenía tan claro que llegaría hasta allí... Era como si la posibilidad de fracaso no existiera.

A demás, era algo que necesitaba hacer. A veces nos encontramos en etapas de nuestra vida que no sabemos dónde estamos, hacia dónde vamos ni que es lo que queremos. Y llega un punto que lo mejor que puedes hacer es un “reset”. 

Nuestra mente siempre está en constante funcionamiento, muy pocas veces descansa y muchas veces la sobrecargamos. Y en mi caso, ese momento fue el oportuno para desconectar la máquina y dejarla en blanco. 

Me di cuenta de muchísimas cosas. Supe lo que quería en mi vida, y aún más importante, lo que no quería en ella. Al final, pedalear durante 12 horas al día dan mucho para pensar y reflexionar.

Creo que para ser el primer post ya está bien. Tengo muchísimas cosas más que contaros de este viaje, el problema es que estoy llegando al límite de caracteres. 

Os dejo que decidáis si queréis que haga un post de cada etapa explicando todas las anécdotas. ¡Espero vuestros comentarios!

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales

Debes saber que tus datos sólo los compartes con Decathlon, tus datos no se ceden ni se comparten. Ten la seguridad que esta no es nuestra política. Tus datos en Decathlon son para poder darte un servicio apropiado y proporcional. Cuando contratamos un servicio queremos que sepas que no sólo es para lojar tus datos, sino para permitirnos informarte cuando publicas tus opiniones, o con fines de análisis. Las empresas que contratamos siguen nuestras instrucciones. Debemos ser capaces de proporcionar estos datos a las autoridades públicas pertinentes como parte de nuestras obligaciones legales, si es necesario.

¿Cuándo eliminamos tus datos relacionados con las opiniones? Automáticamente, después de 3 años.

Queremos que sepas que puedes consultar o rectificar tus datos personales enviando un email al delegado: delegadoprotecciondatos@decathlon.com

Conoce más sobre cómo tratamos tus datos

Los interesados tienen derecho a reclamar ante la Autoridad de Control (Agencia Española de Protección de Datos www.agpd.es).

#5 JOAN PAU EGEA
Grande Erik!! Espectacular hazaña y muy buen Post!! ;) esperando al siguiente
#4 ROBERTO PRIORE
Muy interesante. Esperando ya el siguiente post.
#3 JESUS CHAMORRO
Espectacular hazaña! Gracias por compartirla!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.