Menú

MEJORA EL CORE CON LA RUEDA ABDOMINAL

0
5/5

El trabajo abdominal es una de las obsesiones que tenemos la mayoría de nosotros, y existen muchas maneras de fortalecer la zona del core. Por ello en esta ocasión nos vamos a detener en la rueda abdominal para trabajar los músculos que componen esta parte del cuerpo.

La rueda abdominal es un aparato sencillo que se basa en eso, en una rueda con un rodamiento central que hace que gire y dos agarres, uno a cada lado, que nos permitirá que podamos agarrarnos con cada una de las manos o de los pies.

Un utensilio sencillo,  que nos permite un trabajo total de toda la parte del core. Incidiendo directamente con el mismo movimiento en los músculos abdominales, los glúteos, la parte baja de la espalda y los oblicuos.

También nos permite controlar a la perfección el movimiento que vamos a realizar y evitar de este modo la extensión excesiva de esta parte. La concentración en los músculos de esta parte del cuerpo es mayor y nos ayudará a conseguir una zona fuerte y resistente.


LA IMPORTANCIA DEL TRABAJO DE CORE

Es importante lograr que los músculos del core estén fuertes, ya que nos servirá para conseguir un mejor desempeño en todas las actividades que llevemos a cabo. Es un punto de fuerza del cuerpo que nos servirá para estabilizarnos y poder ejecutar cualquier rutina de piernas o del tren superior sin provocarnos daños y consiguiendo mejores resultados. Por eso es necesario que la trabajemos, y hacerlo con la rueda abdominal es una gran opción.

Además una correcta estabilidad central favorece a un mejor rendimiento a nivel distal, es decir que nos ayudara a ejercicios los cuales la palanca de actuación estén más lejos del eje central del cuerpo o del musculo a trabajar. 

PARA EMEPZAR CON LA RUEDA ABDOMINAL

Es adecuado empezar poco a poco si somos principiantes. Para ello tiene varias opciones según la rueda abdominal que uses. Nosotros te ofrecemos dos modelos.

Con la Ab Wheel Evolutiva, tendemos una esterilla que nos facilita la comedida al apoyando las rodillas, en a demás de que viene con una tira elástica regulable que nos servirá para facilitar el trabajo realizado y podremos tener un mayor control del movimiento de extensión así como en la recuperación de la postura inicial. 

Para el Ab Wheel clásico, intentaremos cada día aumentar un poco la distancia de estiramiento para implicar todas las partes que se ven involucradas en este ejercicio, usando como barrera una pared o alguna superficie que nos bloque en la extensión.

Es importante que la espalda permanezca recta logrando concentrar toda la tensión en la pared abdominal. Es recomendable realizar movimientos lentos y controlando durante todo el recorrido. Es fundamental controlar el movimiento e ir adquiriendo la técnica adecuada para acabar ejecutando el ejercicio de la manera correcta.

IMPORTANCIA DE LA POSICIÓN

En todo los deportes y ejercicios, es importante hacer uso de una buena técnica para lograr el mayor beneficio de la actividad realizada así como poder prevenir lesiones. 

En el uso del Ab Wheel, en ambos modelos, empezaremos apoyando las rodillas, y los brazos permanecerán estirados. La extensión del tronco es la clave. Cuanto más estiremos el tronco hacia adelante, más costará volver a la posición inicial, y más pondremos a trabajar los músculos del core. Por eso es importante empezar a hacerlo poco a poco, como hemos comentado anteriormente. En el caso del Ab Wheel evolutiva tendremos la goma que nos facilitará el retorno a la posición inicial, pero eso no significa olvidar la técnica. 

A medida que vamos progresando, empezaremos a realizar un movimiento más largo con la espalda, es decir, nos colocaremos más paralelos al suelo, llevando los brazos más hacia adelante con la rueda activando de este modo al máximo la pared abdominal.

Poco a poco, conseguiremos más fortaleza y llegará un momento en el que podremos colocarnos únicamente apoyados por las puntas de los pies y no por las rodillas. Esta fase es muy avanzada y es necesario tener mucha fortaleza en el abdomen, y controlar mucho la estabilidad.

Es importante realizar el movimiento bien, y no arquear la espalda hacia abajo, ya que cargaremos toda la tensión en la parte lumbar. Si detectamos esto, significa que el movimiento es muy largo y no tenemos suficiente fuerza en los abdominales para aguantar la tensión que desencadena este ejercicio. Es recomendable tomar la postura del gato, evitando sobrecargar de este modo la parte lumbar, dicha postura supone arquear ligeramente la columna hacia fuera, doblando los hombros levemente hacia delante. Inclinación ligera sin forzar y que resulte cómoda.

 

Una vez visto algo de información sobre la rueda abdominal, os animamos a que empecéis a probar su efectividad y lo incluyamos en nuestras rutinas de entrenamiento para los abdominales. Siguiendo los consejos que os hemos dado, le sacareis el máximo partido y tendréis un core de hierro. 

Recuerda que los ejercicios de core o abdominales, sirven para fortalecer la propia zona, si lo que buscas es que salgan a la luz, tendrás que acompañar tu actividad física con una alimentación saludable, acorde al objetivo y a las características individuales de la persona.  

Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.