Menú

Dieta hipercalórica saludable

0 29
-/5

Hoy en día casi todo el mundo relaciona la palabra "dieta" con la pérdida de peso, pero a decir verdad, existen infinidad de tipos de dietas diferentes según el objetivo que se quiera conseguir con las mismas. Dentro de estas la clasificación más utilizada es según el aporte energético:

  • Dieta hipocalórica: el balance energético ingerido es menor que el necesario a nivel basal. Éste tipo de dietas están orientadas a la pérdida de peso corporal.
  • Dieta hipercalórica: el balance energético ingerido es mayor que el necesario a nivel basal. Éste tipo de dietas están orientadas a la ganancia de peso. En esta es en la que nos vamos a centrar en éste post.

Ya sea con el fin de aumentar la masa muscular o simplemente aumentar de peso por estética o salud, existen personas que requieren aumentar su ingesta calórica. Aumentar de peso cuando se tiene un metabolismo muy activo, se es muy nervioso o existe una patología o desnutrición, es complejo, y lo más importante es controlar todos los parámetros para que la alimentación no origine problemas mayores, ¿cómo? Con una alimentación equilibrada y personalizada.

¿Qué es una dieta hipercalórica?

Las dietas hipercalóricas, como hemos explicado anteriormente, son aquellas que contienen un aporte energético mayor del que el individuo necesita según su metabolismo basal. 

No sólo se trata de una dieta alta en calorías con el fin de aumentar de peso cueste lo que cueste, sino que además se mejora la calidad y la cantidad de lo ingerido. Se necesitan cuantificar y aumentar el aporte calórico, y junto con ésto, todos los macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas).

Ésta dieta deberá estar adaptada a los gustos de cada persona, teniendo en cuenta el grado de apetito y no generar a través de los alimentos una gran sensación de saciedad para no entorpecer la ingesta deseada para el seguimiento de la misma.

Características de una dieta hipercalórica

Una dieta hipercalórica debe tener un aporte calórico entre 20 y 50% superior al valor calórico normal. Esta debe ir aumentando de manera gradual y siempre dependiendo de las necesidades de cada persona (edad, sexo, actividad física y patología en el caso de que existiese).

1. Aumentar la ingesta de calorías teniendo en cuenta la calidad y la cantidad de alimentos ingeridos: aumento de los hidratos de carbono y  proteínas, y en menor medida de grasas ya que resultan más saciantes.

2. No deben saltarse ni olvidarse ninguna comida.

3. El aporte de proteínas debe ser el correcto (entre 1 y 1,5 gr/kg de peso).

4. Moderar el consumo de alimentos ricos en fibra ya que son productos que otorgan saciedad.