Quemagrasas: Termogénicos vs L-Carnitina ¿Cómo funcionan?

Comentarios 0 99 -/-
FacebookTwitterEmail

Con el paso del tiempo, y el aumento de la existencia y uso de los suplementos deportivos, van adquiriendo mayor importancia los llamados “quemagrasas”. Ahora bien, ¿sabemos qué quemagrasas elegir? ¡Vamos a verlo!

No todos son iguales ni tienen funcionan de la misma manera, aunque el fin que persiguen sea el mismo. Debemos por ello, elegir el más adecuado y saber cómo debemos utilizarlo.

Uso de quemagrasas para perder peso

La alimentación, el tipo de ejercicio a realizar, la intensidad, el descanso, y la toma de suplementos si así lo deseamos, son factores importantes para llegar a nuestro objetivo de pérdida de peso, o mejor dicho, pérdida de grasa.

1. El primer paso debe ser seguir una dieta planificada. Por lo tanto, debemos definir bien el objetivo y ponernos a ello, ya que si no, por muchos quemagrasas que utilicemos, no perderemos el peso que deseamos.

2. El uso de estos quemagrasas, debe ir combinado con la práctica de ejercicio físico como veremos más adelante.

3. Y por supuesto… ¡descansar! Hay estudios en los que se ha demostrado la relación entre el sueño y la dieta. Aquellas personas que no duermen bien tienden a consumir más calorías, lo que va acompañado además de altos niveles de consumo de carbohidratos y grasas.  Y la falta de sueño, origina también alteraciones a nivel hormonal que afectarán a nuestro objetivo de pérdida de peso.

Por supuesto podemos perder peso o quemar grasa sin un quemagrasas, pero con él podemos hacerlo más rápida y fácilmente si lo utilizamos de la manera adecuada. Si sigues una dieta adecuada y haces ejercicio físico regularmente, la combinación con un buen quemagrasas, te puede ayudar a ello.

¿Modificar nuestra dieta?

Comenzaremos por eliminar el consumo de hidratos simples (azúcares), reducir los hidratos complejos y grasas, aumentando la ingesta de proteínas. Una dieta rica en proteínas, tiene la ventaja de que proporciona menos calorías por gramo que los hidratos o las grasas y nuestro organismo gasta más energía para metabolizarlas, aumentando el llamado “efecto termogénico inducido por la dieta”. Por otra parte, la proteína nos ayudará a definir y trabajar la musculatura, así como mejorar la recuperación muscular tras el ejercicio, siendo un buen aliado en la pérdida de grasa.

Los termogénicos

Los termogénicos son aquellas sustancias que son capaces de incrementar la temperatura corporal (termogénesis) generando un aumento de la quema de calorías a lo largo del día. Al potenciar la quema de calorías se reduce el tejido adiposo.

Suelen estar elaborados a partir de sustancias estimulantes naturales como extracto de té verde, cafeína, guaraná… y otros ingredientes con propiedades termogénicas.  

Este tipo de sustancias, al ser estimulantes o excitantes, hacen que aumente el ritmo cardíaco, por lo que con la toma de estos suplementos podemos sentirnos más agitados de lo normal o incluso sufrir alguna taquicardia. Con los termogénicos además, sentirás una ligera disminución del apetito.

Los termogénicos se deben consumir por la mañana y a primera hora de la tarde, antes de comer o antes del entreno. No está indicado usarlos por la noche ya que te impedirán dormir bien. Puedes empezar por una dosis baja y aumentarla lenta y gradualmente.

Uno de los inconvenientes es que en algunas ocasiones se crea una especie de “tolerancia”, funcionando al principio muy bien y viendo cómo se pierden estos efectos poco a poco. Una estrategia para esto es utilizar los termogénicos solo los días de entrenamiento para que el cuerpo no llegue a crear esa tolerancia, o tomarlo por ciclos.

quemagrasas termogenicos capsulas thermo caps nutricion deportiva

L- Carnitina

Por otro lado, tenemos la L-carnitina, un aminoácido que potencia el uso de las grasas como fuente de energía. En este caso, su función no es quemar grasas como tal, sino la de transportar las grasas para ser utilizadas como fuente de energía.

Para poder asegurar que la L-Carnitina desarrolla el trabajo que nos interesa (el transporte y posterior combustión de la grasa) es esencial realizar una actividad física con la intensidad y la duración adecuada que ayude a la movilización de los ácidos grasos, de lo contrario, la L-Carnitina no realizaría la función que nos interesa. 

Por lo tanto, es importante complementarla con ejercicio aeróbico, de intensidad moderada y de al menos, 40 minutos. No hace milagros, pero puede ayudarnos a conseguir el objetivo que buscamos.

Por eso, salir a caminar no será la opción más aconsejable si queremos sacarle provecho a la L-Carnitina, ya que el gasto calórico que implica caminar no es suficiente como para que el metabolismo tenga la necesidad de movilizar los lípidos almacenados.

Se debería tomar 1.000-2.000 mg de L-Carnitina (1000 mg es la dosis mínima que se considera efectiva según varios estudios).

quemagrasas l-carnitina aptonia

Para llevar a casa

 En conclusión:

  • Seguir una dieta planificada con la combinación además de ejercicio físico nos ayudará a conseguir nuestro objetivo de pérdida de grasa y como consecuencia de pérdida de peso. Si lo deseas, asociar a esto un “quemagrasas” puede ayudarte a que este proceso sea más rápido y fácil.
  • Los termogénicos y la L-carnitina no funcionan igual aunque el fin sea el mismo.
  • Debes elegir el “quemagrasas” que más se adapte a lo que buscas.


Contenido elaborado junto a apasionados del cross training y musculación de Decathlon. 

BIBLIOGRAFÍA

: