Menú

Psicomotricidad, lateralidad y la danza

0 48
-/5

Psicomotricidad y lateralidad y cómo influye en el desarrollo integral del bailarín

La palabra psicomotricidad está formada por el prefijo “psico”, que significa mente, y “motricidad”, que quiere decir movimiento. Por tanto, el término de psicomotricidad hace referencia a la relación directa entre la mente y el movimiento.

La psicomotricidad, es la ciencia que considera al sujeto en su totalidad, pretende alcanzar al máximo las capacidades individuales con la ayuda del propio cuerpo y por tanto conseguir una mayor adaptación con el medio que le rodea.

La práctica de la psicomotricidad desde una temprana edad, ayuda a que nuestro desarrollo psicomotor se complete de la mejor forma posible, por ello la danza ayuda de forma notable a trabajar los siguientes aspectos:

  • El esquema y la imagen corporal.
  • La lateralización.
  • La coordinación dinámica.
  • El equilibrio.
  • La ejecución motriz.
  • La disociación motriz.
  • El control tónico postural.
  • La coordinación visomotora.
  • La orientación y la estructuración espacial.
  • El control respiratorio.

Desde que nacemos, vamos siendo conscientes de nuestro cuerpo a través de diferentes vivencias, la danza es un buen medio para completar la percepción del propio cuerpo y así tomar conciencia de cada una de las partes que lo componen. Una correcta percepción de la imagen corporal ayuda a identificar la estructura espacio-tiempo.

Por otro lado, el cuerpo es un instrumento de expresión, relación y comunicación, las personas nos comunicamos con el entorno a través del cuerpo. Cabe mencionar que la calidad de tal comunicación está muy ligada con la función tónica y el control postural de cada persona, es muy importante aprender a dominar y coordinar nuestro propio cuerpo.

La conciencia corporal, también llamada esquema corporal, podemos decir que es el conocimiento que tenemos de la estructura corporal en su totalidad, a través de la interacción con el entorno donde nos desenvolvemos, aprendemos a identificar cada uno de los segmentos que lo componen. Este conocimiento podemos adquirirlo con la práctica de la danza, puesto que ésta incluye cantidad de ejercicios orientados al conocimiento de las diferentes estructuras corporales. 

Con los movimientos realizados en la danza, hacemos uso de todos y cada uno de sus segmentos corporales, experimentando los diferentes tipos de movimiento, los grados de amplitud de sus articulaciones y las facilidades o dificultades para su ejecución.

Para un buen conocimiento corporal es necesario tener presentes los siguientes componentes: ajuste postural, relajación, respiración, control tónico y lateralidad. En danza estos componentes se trabajan mucho, con la variedad de movimientos se adquiere un buen conocimiento de nuestro cuerpo, un mayor control muscular y un correcto proceso respiratorio. La lateralidad, se trabaja también con la práctica de la danza, dando posibilidad de identificar el lado dominante y el lado menos hábil. Con la cantidad de pasos, giros y saltos, se desarrolla y se mejora la coordinación entre ambos lados del cuerpo, la calidad de movimiento y el control corporal.

La danza se desarrolla en unas coordenadas de espacio y tiempo. Para lograr una buena estructura espacio-tiempo es necesario explorar el espacio y la percepción del tiempo, ambos aspectos se realizan con el propio cuerpo, por lo que un trabajo previo del esquema corporal nos ayudará a construir un buen desarrollo de las habilidades motrices. 

Durante el periodo de maduración, existen cambios en la lateralidad, se producen indecisiones y confusiones hasta poder consolidar lo que se llama el desarrollo motor.  Con la ayuda de la danza y de la gran variedad de actividades, podemos favorecer el proceso de lateralización para tener un sistema de referencia que permita afianzar el esquema corporal y mejorar la coordinación y orientación espacial.

La danza da la oportunidad de satisfacer las necesidades de expresión y creación mediante el movimiento, mejora la lateralidad gracias a la gran variedad de ejercicios que se trabajan, permite ejercitar la memoria auditiva y motriz, ayuda a desarrollar seguridad y confianza en uno mismo y potencia las relaciones intrapersonales e interpersonales. Según Cordelia Estévez:

En el proceso de conocimiento corporal, la danza tiene una influencia muy positiva.

 ¡Gracias por leer el artículo y acompañarme! Si te ha gustado o si tienes cualquier duda, os animo a dejar un comentario y deis vuestra opinión. Además, también puedes consultar nuestro Catálogo de Danzas.

¡Muchas gracias! 


María Dengra 

Apasionada de la danza  

Decathlon Pulianas - Granada

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.