Menú

Buceo: Trucos para compensar

0 37
5/5

1. Introducción

Todos hemos sentido alguna vez dolor en los oídos cuando intentamos bucear demasiado hondo y esto podría llevar a pensar a algunos que por ese motivo no serían válidos para bucear y disfrutar de la sensación de "respirar bajo el agua".

MENTIRA.

Que sintamos más o menos dolor dependiendo de la profundidad a la que nos acercamos es una consecuencia del cambio de presión de nuestro entorno que aumenta aproximadamente 1 ATM cada 10 m (en agua salada). Para poder descender por debajo del punto donde nos empiezan a doler los oídos, deberemos emplear unas sencillas técnicas antes de sentir este dolor ¡ O incluso antes de entrar en el agua!


2. ¿Qué sucede cuando compensamos?

Cuando descendemos la columna de agua aumenta la presión que nos rodea, diferente a la presión de nuestro cuerpo, y el agua "empuja", presiona nuestro oído hacia dentro; para evitar posibles barotraumatismos, debemos compensar la presión de nuestro oído empleando una o diversas técnicas de compensación. A continuación os mostraré las más comúnmente utilizadas.


3. Técnicas de compensación

Maniobra de Valsalva

Ésta es la técnica más habitual entre los buceadores.

Consiste en taponar boca y nariz mientras tratamos de expulsar el aire por la nariz. Se debe soplar con mucha fuerza pero no más de 3 segundos, hasta que oigamos "Plop" en los dos oídos. al hacer esto estamos obligando al aire a salir por los oídos.

No deberíamos sentir dolor alguno, pero puede que las primeras veces al no estar acostumbrados, sintamos que es una sensación molesta.

También puede pasarnos que un oído se nos compense antes que el otro, no pasa nada. Esto se puede deber a que alguno de nuestros oídos está un poco congestionado, debido a no haber descansado bien, etc. En este caso nos quedaremos parados en la profundidad que estemos y volveremos a intentar, y de seguir sin poder lo podríamos volver a intentar subiendo un poco (menos presión), SIEMPRE sin forzar ni ponernos nerviosos.

Captura de Pantalla 2020-03-20 a les 18.43.45

Maniobra de Frenzel

Su realización es muy sencilla: taponamos la nariz y forzamos la pronunciación de una "K" o una "GU" mientras elevamos la base de la lengua contra el paladar para evitar que se escape el aire por la boca y hacer que suba hacia la nariz-oídos.

4. Preparación para la inmersión

Antes de ir al agua podemos hacer o tener en cuenta algunos puntos para facilitarnos la compensación durante el descenso:

  • Evitar tabaco, alcohol y lácteos: mientras que el tabaco y el alcohol irritan las membranas mucosas, los lácteos y algunos frutos secos (cacahuetes, nueces) estimulan la formación de moco que puede bloquear las trompas de Eustaquio.
  • Mascar chicle: al tragar saliva mientras mascamos movemos la mandíbula de un lado a otro, que es otra forma de abrir las trompas de Eustaquio.
  • Compensar en superficie: podemos ir compensando muy suavemente ( aún no estamos recibiendo ninguna presión externa) fuera del agua cada pocos minutos para "calentar" nuestros oídos.
equalization_grande

5. Consejos durante el descenso

  • Hacer un lavado nasal antes de empezar: con aspirar agua de mar por la nariz y luego sonar, despejaremos las vías respiratorias excretando la mucosidad nasal si la hay. También podemos llevarnos agua de mar a nuestra casa (abrir la botella entre 1 - 2m y cerrar a esa misma profundidad) para seguir haciéndonos lavados nasales.
  • Compensar justo antes de iniciar la inmersión: nos ayudará a atravesar los primeros metros del descenso. Recordad que durante los primeros 10m debemos compensar el doble ya que se suma la presión atmosférica de la superficie, éstos son los metros en que debemos prestar más atención a la compensación.
  • Compensar más o menos cada metro
  • Descender de pié: si descendemos verticalmente con la cabeza hacia arriba nos será más fácil compensar. Hay estudios que demuestran que descender boca abajo requiere de un 50% más de fuerza para compensar.
  • Echar la cabeza hacia atrás cuando vayamos a compensar, elevando el mentón y extendiendo el cuello nos ayudará a abrir las trompas de Eustaquio.
  • Usar un cabo guía nos dará un punto de agarre fijo que nos ayudará a controlar la velocidad de descenso.
  • Tragar saliva es un método suave de ayudar a compensar.
  • No olvidarnos de usar el jacket según nos convenga, ya que si perdemos flotabilidad deberemos de aletear de más creando un sobresfuerzo, acelerando nuestra respiración, creándonos ansiedad y en definitiva, dificultándonos centrarnos en la maniobra de compensación.
  • Hacer movimientos con la mandíbula también ayuda a abrir las trompas de Eustaquio.
  • Abrir nuestra capucha si llevamos, para dejar entrar agua y evitar que haga el vacío contra nuestros oídos haciendo un efecto "tapón".
  • Ascender un poco y volver a intentar la maniobra si no lo conseguimos en la profundidad en la que nos encontramos.
  • Nunca llegar al punto de sentir dolor: para compensar no debemos esperar para el momento en que sintamos molestias. 
180913_570x320
180912_570x320
3051736846_535991f885_z

6.Inmersión o no inmersión, esa es la cuestión...

Por último y no por eso menos importante, ¿qué debemos de tener en cuenta a la hora de decidir si buceamos o no? 

Hay veces que nuestro cuerpo no está en las condiciones óptimas para bucear y una mala decisión nos puede acarrear problemas no sólo para compensar, sino a lo largo de nuestra inmersión.

  • Congestión, catarros y alergias: pueden bloquear las trompas de Eustaquio y resultar imposible la compensación)
  • Toma de medicamentos (consultar con tu médico si pueden afectar negativamente en el buceo)
  • Malestar: si no podemos disfrutar de una inmersión al 100% de nuestras capacidades, tal vez mejor que nos quedemos en superficie (¡siempre nos quedará nuestro querido Snorkel!)
  • Otros: nervios, fatiga, no descansar, ...

Recordad que nuestro peor enemigo bajo el agua es el PÁNICO. En caso de no poder compensar, avisa a tu compañero (si puedes, si debes de descender mejor quédate donde estás), respira, relájate... A veces sólo con relajarnos un poco podemos compensar mientras que en estado de nervios, alteración, nos resultaba imposible.

Espero que este post os haya sido de ayuda, nos vemos bajo el agua!

nadar-tiburones
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.