Menú

Cuidados de la yegua durante gestación y parto

0 127
-/5

¡Hola compañeros!

Cuando hemos tomado la decisión de tener un potro, debemos tener en cuenta que nuestra yegua tenga como mínimo 3 años de edad ya que -durante el periodo de gestación- el feto absorbe de la madre todo el calcio, minerales y proteínas, nutrientes que los va a necesitar la madre para su propio crecimiento. Por ello, es recomendable que ésta se quede en estado a partir de los 5 años.

Si cubrimos o inseminamos a nuestra yegua debemos esperar 16 días para hacerle una ecografía en el veterinario, la cual nos dirá si está en estado o no. La ecografía es absolutamente fiable y nos indica su estado en el momento en el que se realiza. En el caso de que esté embarazada empieza una experiencia maravillosa y muy bonita en la que deberemos darle los mejores cuidados.

Cuidados de la yegua

Alimentación y cuidados básicos de la yegua

Una vez que sabemos que nuestra yegua está en estado, es muy importante que esté bien alimentada, con heno y pienso de primera calidad.

En los dos primeros tercios de gestación, la dieta que seguiremos será la misma que usamos habitualmente, pero tendremos que incrementar la calidad del forraje (heno de festuca, heno de cereales, alfalfa…).

En el último tercio de gestación es necesario aumentar la ración diaria, cuidando que el estado corporal de la futura madre sea bueno, y no esté ni muy delgada ni demasiado gorda.

En ocasiones, es necesario aportar un suplemento vitamínico-mineral que le proporcione calcio, fósforo, cobre… indispensables para la correcta formación del esqueleto del feto. El periodo de gestación de una yegua desde que se queda embarazada hasta que tiene al potro es de 11 meses. Durante todo este tiempo hay que evitar situaciones de estrés que puedan provocar la pérdida del futuro potro.

Igualmente, es importante saber que no hay ningún problema en montar a la yegua durante la primera mitad  del embarazo, siempre y cuando sea una monta suave al paso (paseos). A partir de la segunda mitad del embarazo es mejor no montarla y trabajarla con ejercicios libres (soltarla si tenemos un espacio abierto o un picadero).

Cuidados de la yegua

Cuidados específicos con ayuda de nuestro veterinario

Unos de los cuidados específicos y principales es desparasitarla de manera regular. Se aconseja vacunarla del virus del herpes en el quinto, séptimo y noveno mes de gestación y contra la influenza y el tétanos en el décimo mes. Si no está protegida, el potro corre peligro. A los ocho o nueve meses es aconsejable hacer una ecografía para valorar la placenta, el feto y los latidos del mismo. Si todo va con normalidad solo queda esperar a que llegue el gran día.

Semanas previas al parto

Dos semanas previas al parto, lo normal es que se aumente el tamaño de las ubres. Es importante saber que -aunque las ubres aumenten de tamaño- no deben dar leche. Si esto ocurre es que algo no va bien y habrá que avisar a nuestro veterinario. Es aconsejable estar muy atentos a cada signo que presente nuestra yegua ya que está en una etapa delicada en la que pueden ocurrir complicaciones.

En la última fase de gestación, tenemos que prestar atención a los episodios de dolor que pueda presentar. El potro ocupa un gran volumen dentro del abdomen y puede haber problemas de tránsito intestinal e incluso cólicos. Otro problema que se puede ocasionar es la torsión del útero. En todos estos casos es importante avisar a nuestro veterinario.

Cuidados de la yegua

¿Cómo sabemos si nuestra yegua se va a poner de parto?

La indicación es una especie de “cera” que aparece en los pezones denominada calostro. Esto nos indica que el parto será inminente entre las próximas 24h y habrá que prestarle nuestra máxima atención.

FASES DEL PARTO

1La fase de dilatación: En esta primera fase aparecen las contracciones en las que nuestra yegua se pondrá inquieta, se mirará los costados, puede que cabecee por el dolor, e incluso se acueste y se levante repetidas veces. Estas contracciones ayudan a abrir y dilatar el cuello del útero y a colocarse el potro para su salida. Entre contracción y contracción, la yegua puede descansar o comer tranquilamente (heno o alfalfa, no es aconsejable el pienso). La duración de esta etapa puede ser de horas e incluso días dependiendo del número de partos que haya tenido y su tranquilidad. Muchas yeguas pueden demorar el parto si se sienten observadas por lo que en esta fase no podemos hacer nada y es mejor no intervenir.

2Expulsión del potro: La duración del parto oscila entre media hora o una hora como máximo. Esta etapa comienza con la rotura de la placenta y con la salida del líquido que hay dentro (ha roto aguas). Tras la aparición de este líquido es probable que la yegua se acueste para dar lugar al parto, a continuación comenzarán a salir las manos del caballo, la cabeza y finalmente el resto del cuerpo.
El 90% de las yeguas paren solas, pero en ciertas ocasiones pueden necesitar de nuestra ayuda. Tras la salida de las manos y la cabeza podemos ayudar a nuestra compañera estirando de las manos del potro para su expulsión. Si por otro lado vemos que el parto se atrasa es aconsejable llamar a nuestro veterinario por si el pequeño está en una mala posición.

3Expulsión de la placenta: Tras la salida del potro, parte de la placenta cuelga de la vulva de la madre. Esta será expulsada a las 3 horas de haber salido el potro. Durante esta etapa la yegua puede seguir teniendo contracciones y dolor. Es importante que nunca tiremos de la placenta, esta debe salir sola. Una vez que haya salido, la extenderemos en el suelo para comprobar que se haya expulsado entera.

Cuidados de la yegua

POST PARTO

Una vez que ha nacido nuestro potro, este debe de ser capaz de ponerse en pie a la hora de haber nacido, y un poco más tarde de mamar. Las primeras 48 horas de vida son las más delicadas por lo que le tendremos que prestar la mayor atención posible a nuestro nuevo amigo. Después del parto, la yegua deberá alimentarse con heno de buena calidad y pienso en bajas proporciones. Poco a poco, conforme vayan pasando los días y después del parto, le iremos aumentando el pienso y el heno. Nuestra yegua debe estar bien preparada y nutrida para amamantar a su hijo.

A partir de ahora, solo queda disfrutar de nuestra compañera y de nuestro nuevo amigo, manteniéndolos juntos hasta que el potro tenga seis meses. Entonces podremos ir separándolos de manera progresiva. Si hacemos bien esta separación de la madre y el potro, en el futuro no aparecerá el problema de “tragar aire” que algunos caballos tienen, por un destete demasiado prematuro o muy repentino.

Espero que os haya gustado este artículo y os haya servido de ayuda a todos los que estéis pensando en ampliar vuestra familia equina.

¡Un saludo!

Natalia Rodríguez 

Apasionada de la Equitación  

Decathlon de Alicante

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.