Menú

¿Cómo enseñar la parada al caballo?

0 31
-/5

Tanto a pie como montado, hay muchas situaciones en las que es esencial que el caballo permanezca quieto, aunque solo sea por motivos de seguridad. Sin embargo, la parada es un ejercicio que plantea dificultades a muchos jinetes, tanto con caballos jóvenes como con caballos que ya han entrenado bastante. 

¿Quién no ha puesto alguna vez el pie en el estribo y el caballo se ha movido hacia adelante o atrás al querer montarlo? 

Nuestro colaborador técnico Benjamin Aillaud te da unos consejos para que enseñes al caballo a pararse y, sobre todo, a permanecer quieto pase lo que pase.

La parada al caballo es una ejercicio o actuación que se trabaja tanto a pie como a caballo. Lo ideal es comenzar a pie para que el caballo asimile correctamente las pautas que rigen la relación entre los dos. Es un buen inicio para que el caballo aprenda relajadamente a que lo montemos.

El ejercicio de la parada al caballo tiene dos etapas: primera, el caballo deja de moverse hacia delante y luego se mantiene quieto mientras no le indiques otra cosa. 

La clave para una buena parada es que el caballo esté tranquilo y calmado, que se sienta confortable manteniéndose parado y que no trate de huir.

Tus directrices tienen que ser siempre precisas y claras para que el caballo comprenda lo que quieres de él. Piensa que si el caballo no desempeña bien el ejercicio, muchas veces se debe a que no ha entendido lo que le has ordenado.