Menú

Preparación del caballo de Doma antes de la competición

0 9
-/5

Un caballo que compite en Doma necesita de una preparación o escala de entrenamiento. Este término de “escala” de entrenamiento ya lo usaban los alemanes en los años 50 para referirse a una serie de estadios a los que se debía someter al caballo. 

Vamos a ahondar en ellos y conocer mejor qué significan cada uno:

Ritmo

Se trata de la precisión de los pasos del caballo de doma. El ritmo se debe mantener en todos los aires (de trabajo, alargamientos y reuniones). 

El ritmo se consigue con ayudas suaves y un contacto del jinete con el caballo además de empujar al caballo con regularidad hacia adelante y mantener siempre una armonía o compás básico adaptado al animal.

Relajación

La relajación o soltura se define cuando el caballo de doma va hacia delante con el cuello ligeramente extendido y un dorso flexible. Asimismo, cuando realiza movimientos suaves, rítmicos, relajados y naturales, respondiendo a las ayudas del jinete.

Ritmo y soltura se completan uno al otro. Los aspectos positivos que conllevan la soltura son un calentamiento de músculos, tendones y ligamentos que suponen una mejora del riego sanguíneo y la prevención de desgastes, entre otros. 

Igualmente, mejora la actividad del dorso y su mantenimiento. La soltura de un caballo de doma se refleja en su cola ligeramente elevada y relajada, una espalda o lomo dúctil que se mueve tranquilamente, en la aceptación del bocado o filete, un resoplar tranquilo o una expresión sosegada.

Para que un caballo de doma consiga la soltura debe:

  • Calentar al paso durante unos 20 minutos para animar los músculos y la producción de líquido en el ligamento.
  •  Realización de ejercicios laterales y lecciones en línea curva.
  • Trotar con transiciones de aire de un lado a otro, es decir, alargar o acortar los pasos (Una buena elección es el uso de palos en el suelo).
  • Realizar paso medio vigilando el control de la nuca.