La importancia de la posición del jinete

Comentarios 0 20 -/-
FacebookTwitterEmail

Conoce la importancia de la posición del jinete para no dañar a nuestro caballo

¡Hola jinetes y amazonas! En este artículo vamos a hablar de la importancia de la posición en el trabajo diario de nuestro équido. Siéntate a gusto con tu caballo para así no tener problemas de espalda ni para ti ni para tu compañero.

Todos hemos oído hablar alguna vez de la importancia de la posición correcta aunque lo verdaderamente importante es mantener una posición en la que seamos capaces de coordinar nuestras ayudas, mantenernos flexibles y elásticos, sentir a nuestro caballo y no interferir en ningún momento ni con su centro de gravedad, movimiento ni con su boca a través del contacto.

La posición perfecta es esa en la que nuestra espalda se mantiene erguida pero sin tensión, con las lumbares relajadas formando una línea recta y no invertida. Nuestra cabeza permanece enderezado mirando siempre hacia delante, hombros abiertos, sacando un poco de pecho, codos pegados al cuerpo y formando una línea recta junto con el dorso de la mano (con los pulgares hacia arriba y las manos cerradas y juntas, a un puño más o menos de distancia una de la otra y bajas, rozando la cruz del caballo) pasando por las riendas y llegando, sin interrumpir la línea recta, hasta la boca del caballo.

Si hablamos de la cadera, ésta debe estar ligeramente rotada hacia delante, de tal manera que sea el coxis el que esté recibiendo más el peso contra la montura y no la zona púbica. Esta ligera rotación de la cadera nos ayudará a mantener las lumbares rectas y libres de sobretensiones, además de ayudarnos a acompañar mejor el movimiento de nuestro caballo.

Las piernas deben caer largas y relajadas a ambos lados del caballo, la parte más ancha del pie sobre el estribo, con las puntas de los pies mirando hacia adelante y los talones ligeramente más bajos que las puntas. Las rodillas nunca deben estar excesivamente apretadas contra la montura, ya que eso haría que la pantorrilla quedase tensa e incapaz de sentir y acompañar al caballo, y es precisamente esta la que debe mantener siempre un contacto continuo y flexible con sus flancos. 

En una posición ideal, debemos ser capaces de trazar una línea recta alineando nuestra oreja, hombro, codo, cadera, talón y siguiendo vertical hasta el suelo coincidiendo con el centro de gravedad del caballo.

Dificultades de una mala posición

Las clasificamos en dos bloques

  • La biomecánica, equilibrio y salud de nuestro caballo.
  • Equilibrio y aplicación de nuestras ayudas al montar.

Importancia de la posición

1 Biomecánica, salud y equilibrio del caballo

El caballo es un ser con su propio equilibrio, que en una superficie plana y estando parado se suele repartir poniendo el 60% de su masa sobre sus extremidades anteriores y el 40% restante sobre las extremidades posteriores, debido al peso de su cabeza y cuello. Al mismo tiempo, el caballo utiliza su cuello y cabeza levantándolo o bajándolo  para adaptar su centro de gravedad a los desniveles del terreno.

Este equilibrio natural se verá modificado en cuanto apliquemos nuestro peso encima del suyo. Por eso es importantísimo que intentemos:

Hacer coincidir siempre nuestro centro de gravedad con el centro de gravedad de nuestro compañero.

El centro de gravedad del caballo sin movimiento  tiene su eje en su caja torácica, justo por debajo de la zona en la que se coloca la montura cuando esta está colocada en su correcta posición por detrás de la cruz y escápulas del caballo, y no encima de ellas, que es uno de los fallos más comunes cuando ensillamos.

Tenemos que pensar que su centro de gravedad en movimiento en una superfície plana se desplazará hacia adelante o hacia atrás dependiendo de la posición de su cabeza y cuello, el remetimiento de sus posteriores y la velocidad a la que este se desplace.

El tema del asiento y la importancia de la posición es un tema delicado ya que debido a hacer trabajar a nuestro caballo en una posición fuera de equilibrio por no ser capaces de controlar el nuestro propio, podríamos llegar a crear problemas reales de salud en nuestro compañero, desde problemas en el dorso y cuello.

Además de problemas de dorso nos podríamos encontrar también con problemas en sus miembros (sobrehuesos, tendinitis, problemas de ligamentos, articulaciones…), ya que al no ser capaces de hacer coincidir nuestro centro de gravedad con el suyo, el caballo estaría cargando más peso sobre ciertas extremidades, creando así un sobreesfuerzo que generaría una lesión. Por eso además de cuidar bien al caballo con los mejores materiales, es importante mantener un buen equilibrio para que ninguno de los dos salga perjudicado.

Importancia de la posición

2 Equilibrio y aplicación de nuestras ayudas al montar

Básicamente sus efectos serán dos

En primer lugar que la aplicación de nuestras ayudas se convertirá en una acción imprecisa y dificultosa, complicando así el adiestramiento. También el contacto se verá altamente empeorado por nuestra falta de equilibrio en la montura, ya que al no ser capaces de equilibrarnos con nuestra postura, siempre recurriremos a las riendas como punto de apoyo para conseguir nuestro equilibrio en silla, creando así un contacto rígido, duro e incorrecto en el que nuestro caballo seguro que no trabajará cómodo. E aquí la importancia de la posición del jinete.

En segundo lugar, nos podríamos a provocar lesiones nosotros mismos desde problemas musculares hasta articulares. Es importante trabajar en nuestro propio equilibrio, posición y asiento en silla antes de exigirle al caballo movimientos y ejercicios que le van a ser muy complicados sin nuestra cooperación.

Importancia de la posición

Formas correctas para trabajar nuestra posición

Las que mejor funcionan suelen ser

  • El trabajo a la cuerda en el que uno monta y se concentra solamente en su posición, y otro asistente corrige al que monta y controla al caballo.

  • La monta sin estribos es una gran ayuda para encontrar nuestro propio equilibrio y sentir mejor al caballo.
  • También los espejos en la pista, o el pedir a alguien que nos grabe mientras montamos, nos ayudará después a ver en qué fallamos y poder mejorarlo.

Pero lo más importante es tener a alguien muy pesado en el suelo que os insista en cada pequeño cambio de vuestra posición que sea necesario para mejorarla, y que vosotros mismos seáis muy exigentes en corregirla.

Recordad siempre, antes de exigir la perfección a nuestro compañero, asegurémonos de que nos la hemos exigido a nosotros mismos y le demos los medios para poder lograrlo.

Espero que os haya gustado este post sobre la importancia de la posición del jinete ¡Si tenéis alguna duda no dudéis en contactarme! Siempre puedes dejar tu opinión en los comentarios. No olvides echar un vistazo a nuestro Catálogo de Equitación.


Carlos Muñoz 

Apasionado de Equitación  

Decathlon Vila Seca

: