Menú
0 22
-/5

Como dijimos ya, la limpieza diaria de nuestro caballo es imprescindible para que goce de buena salud y buen aspecto, pero también es imprescindible que cuidemos y limpiemos con frecuencia su equipo: la silla, la cabezada, la cincha, el pechopetral, etc.

Un equipo mal cuidado es mucho menos duradero que uno que sí se mantiene con frecuencia; se queda rígido, se cuartea, se incrusta la suciedad... Es importante tanto para la comodidad de nuestro caballo como para nuestra propia seguridad. ¡Más de uno se ha caído por una ación cuarteada y rota!

Por lo tanto, en este post voy a explicar los cuidados básicos que debemos hacer al material de cuero para conservarlo en buen estado durante mucho tiempo.

En primer lugar es muy importante que guardemos todo en una zona cerrada, en la que el cuero no pueda sufrir las inclemencias temporales (viento, lluvia, sol abrasador, nieve, etc.) y debe permanecer en un lugar seco, ya que la humedad es muy perjudicial para el cuero.

Dicho esto, os explicaré mi ritual de limpieza que, de momento, me ha dado muy buen resultado:

1.-TRAPO

Antes de nada, tenemos que desmontar todo el equipo, pero hay que asegurarse de saber montarlo de nuevo exactamente como estaba para no tener que volver a medir cuando volvamos a ponerle las cosas al caballo. Podemos apuntar en un papel el número de agujero en el que estaban las hebillas de la cabezada para que no se nos olvide.

Después metemos el filete y/o bocado en un cubo con agua y un poquito de jabón y lo dejamos a remojo.

Luego pasamos un trapo seco (puede ser una camiseta vieja de algodón) por todo el equipo para quitar el polvo, la arena de la pista, los pelos, etc. De esta forma, evitamos que en los siguientes pasos se quede pegada toda la porquería.

2.- JABÓN DE GLICERINA

Hay dos tipos de jabón de glicerina: en spray y en barra. A mí me resulta mucho más cómodo el de spray porque no necesitas más que eso y un trapo o una esponja, sin embargo con el de barra necesitas tener a mano un cubo con agua para mojar la esponja y frotar la barra en ella.

Bien pues rociamos con el spray las zonas más sucias, que suelen ser las que están en contacto directo con el caballo: toda la cabezada, el interior de la silla y la cincha sobre todo. 

Cuando hemos humedecido una zona con el jaboncillo frotamos bien con un trapo hasta que se quitan las manchas de sudor, el polvo incrustado, etc. Yo no suelo hacerlo a no ser que lo vea todo muy sucio, pero hay mucha gente que echa jabón a toda la silla por completo, que tampoco es una mala medida si quieres que todo esté limpio, limpísimo.

La limpieza del equipo  Rociamos con el spray las zonas más sucias.

3.- DESENGRASANTE

No es algo imprescindible, yo lo uso sólo cuando hay suciedad difícil de quitar o cuando hay algún exceso de grasa. En mi silla, por ejemplo, siempre hay grasa en la zona de la charnela, donde se enganchan las aciones de los estribos. 

El desengrasante también es muy eficaz a la hora de quitar el sudor que está realmente pegado, como el que se queda en la muserola o en el interior de la cincha. Se aplica de la misma forma que el jabón de glicerina.

La limpieza del equipo Spray muy conveniente para quitar manchas de sudor.

4.- ACEITE

Cuando ya esté todo seco después de haberle echado el jabón de glicerina, lo ideal es darle aceite para nutrir bien el cuero y hacerlo flexible y blandito. Hay muchos tipos de aceites para cuero, pero el que mejor me ha funcionado a mí siempre es el de “pie de buey” o “pata de buey”. 

El aceite se aplica con un pincel por todas partes, sobre todo por el interior de los faldones, el de los montantes de la cabezada, la muserola, la frontalera, la cincha, etc. No dudéis en ser generosos a la hora de echar el aceite, aunque veáis que se queda empapado, pasado un rato la piel lo absorbe todo. Si el bote de aceite es pequeño o tiene dispensador, es mejor echarlo en un vaso o en un tarro de cristal para impregnar bien el pincel.

Hay que dejar que el cuero se seque un buen rato y después, podemos pasar un trapo para eliminar los excesos de aceite que queden. Yo suelo empapar bien todo el equipo y dejo que repose hasta el día siguiente.

La limpieza del equipo  El aceite se aplica con un pincel por todos lados. La limpieza del equipo  No dudéis en ser generosos a la hora de echar el aceite.

5.- LA GRASA

Respecto a esto, hay gente que la utiliza y gente que no. Yo, sin duda, la recomiendo.

La grasa está compuesta de ceras que hacen de capa protectora, además ayuda a hacer el cuero más flexible, lo deja muy brillante, también es un buen nutriente y evita que se cuartee.

Se aplica con un trapo por todas partes, sobre todo por el exterior de la silla, la cincha y la cabezada.

La limpieza del equipo Ayuda a hacer el cuero más flexible y lo deja muy brillante.

Para proteger e hidratar las zonas más delicadas también podmeos utilizar leche para cuero, que aporta mucha suavidad.

6.- MONTAJE

Después de haber tenido el filete y/o bocado a remojo con jabón, lo frotamos con un cepillo de dientes haciendo hincapié en las zonas donde haya saliva reseca y algún resto de heno o paja pegado. Luego, lo aclaramos bien hasta que no quede nada de jabón y salga el agua clara.

Una vez tengamos el hierro bien limpio podemos proceder a montarlo todo y dejarlo perfectamente ajustado y listo para ponérselo a nuestro caballo.

Para que el cuero se mantenga en buen estado y nos dure muchos años, mi consejo es hacer este proceso por lo menos una vez al mes.

Los que se acaban de comprar un equipo nuevo, lo mejor es darle aceite antes de utilizarlo y dejar que repose un día para que el cuero se ablande y no resulte incómodo. Si es la primera vez que vas a hacer limpieza y no quieres gastar mucho dinero, hay unos kits ya preparados con lo indispensable que son muy útiles. 

También está muy bien para los que compiten fuera de casa y quieren dejar todo reluciente antes de salir a pista.

Como siempre, ¡espero que este post os resulte muy útil!


Contenido elaborado junto a apasionados de la equitación de Decathlon. 

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.