Cómo realizar el mantenimiento del cuero

Comentarios 0 7 -/-
FacebookTwitterEmail

El cuero es un elemento protagonista en la equitación. Desde las cinchas, monturas o botas necesitan de un especial cuidado. A continuación, os damos unos consejos para el mantenimiento del cuero en aquellos casos más particulares.

1. El mantenimiento de un nuevo cuero.

Un nuevo equipo de montar en cuero todavía mantiene su estado de humedad natural por lo que no necesita ser rehidratado con jabón de glicerina. Más bien, este producto de limpieza puede alterar el color de la piel. La nueva piel aunque esté rígida, como es normal, debe mantenerse un tiempo tal cuál, sin utilizarse ningún tipo de producto antes de su primer uso. 

Una vez ya utilizado se le puede aplicar un aceite incoloro con un paño limpio, que penetrará en el corazón de la piel para conseguir que se ablande. Si la piel todavía parece demasiado rígida, no dudes en volver a aplicarle otro poco más de aceite hasta que se vuelva lo suficientemente suave. 

Hay que destacar la importancia de no utilizar aceite en la zona del asiento ni en los paneles ya que provocaría que la piel resbalase. A continuación, es recomendable dejar secar el equipo durante un día en un lugar fresco a la sombra. Esta precaución permitirá mantener su piel más tiempo y en mejor estado.

2. Mantemiento de un cuero viejo.

Desde hace unos días le estás dando vueltas a la idea de sacar la silla antigua de montar que está almacenada en el trastero. El balance es el siguiente: una capa de polvo y una piel muy seca y agrietada. 

¿Qué hacer en estos casos? Muy fácil: En primer lugar eliminar el polvo con una esponja húmeda. A continuación, es recomendable aplicar una loción desengrasante, para limpiar el equipo a fondo. Finalmente, el aceite aportará al cuero su flexibilidad. Recuerde que debe dejar que la piel se seque a temperatura ambiente antes de la aplicación de aceite.

3. El mantenimiento de una piel o cuero húmedo.

Un equipo de montar de cuero demasiado tiempo expuesto a la humedad, lo más probable es que coja moho. O mejor dicho, hongos que se presentan en una pequeña película fina y verde en la superficie de la piel. 

Para utilizar este nuevo equipo se recomienda no aplicar ningún tipo de grasas (aceite, grasa o bálsamo) sobre éstos por el riesgo de que se multiplique. Lo más recomendable en estos casos es quitar la fina capa de suciedad con un cepillo suave. Si los residuos persisten, aplícale un poco de jabón de glicerina para limpiarlos.

como cuidar el cuero-mantenimiento del cuero

4. El mantenimiento de la piel después de una jornada en contacto la arena y el agua salada.

En el mar, los jinetes y sus caballos disfrutan de ir a galope en el agua. Es un momento muy feliz hasta que la arena provoca algún que otro problema en el cuero. A menudo mojada, la arena puede ser muy corrosiva teniendo en cuenta la facilidad con la que se cuela en cualquier ranura o junta frágil. 

Antes de que llegue el momento de volver a utilizarla, es aconsejable eliminar dicha arena con un cepillo suave; ligeramente insistiendo en las costuras y hebillas. Si el equipo ha estado en contacto directo con el agua salada del mar, es recomendable que elimine el exceso de sal con una esponja húmeda ya que esta puede causar decoloración. Luego, puede darle un poco de betún para reavivar su color.

5. Mantenimiento del cuero tras una incesante lluvia. 

Si has montado a caballo en un día lluvioso, pueden aparecer pequeñas manchas en su material de cuero. En ese momento, se recomienda el uso de una esponja húmeda antes de que las gotas se sequen y queden impregnadas en la piel. 

A continuación, utiliza una grasa para hidratar la piel. De esta forma, se reconstituirá. Si las gotas se han quedado marcadas en el cuero, utiliza un jabón de glicerina o leche primero para eliminarlas y, de nuevo, aplícale la grasa para su hidratación.

6. El mantenimiento del cuero después de un aguacero.

Si te ha pillado una tromba de lluvia, lo mejor para el mantenimiento de su piel es dejarla secar lentamente para evitar que se endurezca. Una vez ya secado el equipo, puede aplicarle una grasa o leche para protegerla de las abrasiones externas.

¿Y tú? ¿Conoces algún truco más para el mantenimiento del cuero?

¡No dudes en compartirlo!


Contenido elaborado junto a apasionados de la equitación de Decathlon. 

: