Menú

Protecciones para caballo: Descubre el modelo Riding de Fouganza

0 16
-/5

Protecciones para caballo: Protege tu caballo con estilo y colorido

El mundo está lleno de señales y en Decathlon nos hemos propuesto hacerlas realidad. Como es el caso de las panoplies o protecciones para caballo modelo RIDING de Fouganza para tu caballo. Una mezcla de estilo y color que combinan a la perfección.

Se trata de un pack de dos pares de protecciones para caballo, para los miembros anteriores y posteriores del caballo durante el trabajo en terreno llano y salto de obstáculos. Están compuestos por un armazón anatómico resistente, relleno de un forro polar muy suave que aporta mayor comodidad y cierre por dos tiras auto-adherentes con doble solapa y montadas sobre elásticos. 

Adecuado para ponis y caballos a partir de 1,40 metros, los encontrarás en una amplia gama de colores: rojo cereza, negro, azul, marrón, burdeos y violeta. Y en tres tallas: PS (poni), CD (poni grande, caballo pequeño) y FS (caballo).

Es de fácil colocación y de mantenimiento ya que puede lavarse en la lavadora aunque, antes de ello, se recomienda limpiar los protectores después de cada uso (con un cepillo suave o chorro de agua) para eliminar el barro y la arena. Un buen cuidado del material ofrece un buen confort al caballo y le permite evitar las irritaciones o heridas.

La importancia del uso de protecciones para caballo

Las manos y los pies de los caballos son una de las partes más importantes ya que sostienen todo el peso. La realización -a petición del jinete- de la ejecución de una serie de ejercicios: trabajar en círculos pequeños, caminar de lado o saltar una combinación de vallas… aumentan de forma considerable las posibilidades de que el caballo se caiga o dé un traspiés.

A la hora de proteger las patas de nuestro caballo debemos elegir entre utilizar vendajes o protectores en base a la actividad que se vaya a realizar, la fisionomía de nuestro caballo, la edad, etc. 

El vendaje es la forma más completa de proteger las extremidades de nuestro caballo pero su mala colocación puede hacerle más daño. No obstante, para el ejercicio diario es más recomendable el uso de protectores ya que son más fáciles de colocar y de limpiar.


Materiales

La fabricación, ahora, de protectores con materiales sintéticos o neopreno facilita la labor de nuestro caballo porque son más cómodos y amortiguan mejor los impactos.

¿Cómo elegir correctamente las protecciones del menudillo de nuestro caballo?

Las extremidades del caballo son la zona más propensa a exponerse a lesiones y golpes externos. Cualquier caballo puede sufrir algún golpe en cualquier momento que puede ocasionarle algún quebradero de cabeza a su jinete. Para ello, es necesario que nuestro caballo siempre esté protegido ya sea por campanas, vendas o protecciones. Estas últimas sirven para proteger de golpes y enganches y, a veces, para sujetar los tendones.

A la hora de elegir los protectores, se debe tener en cuenta que tipo de ejercicio va a realizar nuestro caballo y en que terreno, para poder ofrecerle la máxima protección en su ejercicio diario, adaptando la protección al ejercicio a realizar y al tipo de suelo.

Los protectores rígidos se utilizan en el salto de competición con el fin de proteger el tendón detrás de la rodilla. Suelen estar abiertas por delante dejando ver el hueso canon o caña (tiene su equivalente en el hueso largo del empeine de nuestro pie), permitiendo así que el caballo lo note en caso de chocar contra la valla.