Nadie dijo que fuera fácil, Naranjo de Bulnes

Comentarios 0 8 -/-
FacebookTwitterEmail

Nuestra aventura se situaba en la montaña más emblemática de picos de Europa y quizás, una de las más codiciadas por todo escalador/a a nivel mundial… Esta es el Naranjo de Bulnes, localmente conocida como:

“Picu Uriellu”. Se trata de una montaña, a la cual solo se puede subir escalando y que se caracteriza principalmente por una de sus caras: la cara oeste que cuenta con más de 500m de pared y en ella se encuentra la vía de Big Wall más difícil a nivel mundial (Orbayu, 8c/+), abierta por los hermanos Pou.

Diez de la noche y ya en la base de esta emblemática montaña… En tan solo 1,30 horas conseguimos hacer la larga aproximación desde collado Pandébano a Refugio Uriellu.

Un poco de pasta para reponer fuerzas y a soñar.

Bien temprano nos preparamos con toda la cacharrería y pusimos rumbo a nuestro objetivo de la cara oeste. En esta, elegimos la ruta “Murciana78” con una longitud aproximada de 600m y dificultad de 7c+.

cara oeste

En la ruta nos sucedió de todo, desde caídas de piedras de una cordada que iba delante hasta un rescate de un compañero…

Todo sucedió cuando un miembro de una cordada que iba 200m encima nuestro por la misma ruta, sufrió una caída potencial y se fracturó un tobillo. Nosotros no podíamos ayudarlo y decidimos ponernos con contacto con el 112. Al poco tiempo aparecieron los bomberos de Asturias en un helicóptero. Muy profesionalmente rescataron al accidentado y a su compañero. Mientras todo esto sucedía, nosotros nos hallábamos en una repisa esperando en la cual se cruza la famosa vía “Rabadá-Navarro”.

via Rabada-Navarro

Una vez que acabó el rescate, ya sobre las 6 de la tarde. Perseguimos con nuestra escalada, llegamos al punto donde había caído el compañero y la verdad que la roca estaba muy descompuesta.

escalada en Naranjo de Bulnes

Último largo, tras ya secar una decena de ellos y se nos echó la noche. Así, tras una serie de problemas  logramos llegar a la cumbre a las 12 de la noche.

Bulnes

Indescriptible el cielo y estrellas que podíamos ver, y a nuestros pies, muy a lo lejos Bulnes y otras comarcas… Un reino de cielo y altura, que no se puede comprar por ningún precio.

Unas últimas fotos de recuerdo y empezamos el descenso por el anfiteatro de la cara sur, para luego proseguir con los 4 rápeles. La canal de la celada con bastante nieve, pero conseguimos bajar con algún que otro susto.

madrugada

Tres y media de la madrugada y ya en el refugio. Sin duda una aventura digna de contar y de perdurar en el recuerdo.

Esperemos que tengamos muchas más y os pueda seguir contando las mías…

Te animo a que seas el protagonista de nuestra próxima aventura ;)


Contenido elaborado junto a apasionados de la escalada de Decathlon. 

: