CÓMO ELEGIR BIEN TUS BOTAS DE ESQUÍ

Comentarios 0 16276 -/-
FacebookTwitterEmail

Las botas de esquí tienen dos funciones: garantizar el confort y sujetar los pies para transmitir a los esquís tus apoyos, para poder girarlos cómo desees. ¡Te ayudamos a aclararte entre confort, seguridad y precisión!

La elección de unas botas de esquí para adulto se hace en función de 3 criterios: rigidez de la bota, talla y la comodidad al probártelas.

Captura de pantalla 2019-02-05 a las 9.55.17

1. LA RIGIDEZ DE LA BOTA DE ESQUÍ, LLAMADA FLEX

Se llama «Flex» a la capacidad de la bota de esquí para doblarse hacia delante al apoyar la tibia. Cuanto menor sea el Flex, más flexible será la bota. Cuanto mayor sea el Flex, más rígida será la bota y aportará más precisión y control de las trayectorias.

Procura elegir un Flex a tu nivel: si es demasiado elevado, quedarás privado de sensaciones; si es demasiado bajo, tus apoyos serán limitados.

Hombre

  • Flex inferior a 65 => Tolerancia: Nivel perfeccionamiento, para progresar.
  • Flex de 65 a 85 => Dinamismo: Nivel perfeccionamiento, en giros cortados.
  • Superior a 85=> Precisión: Nivel experto, pilotaje preciso en todos los terrenos.

Mujer

  • Flex inferior a 60 => Tolerancia: Nivel perfeccionamiento, para progresar.
  • Flex de 65 a 75 => Dinamismo: Nivel perfeccionamiento, en giros cortados.
  • Flex superior a 85=> Precisión: Nivel experto, pilotaje preciso en todos los terrenos.

2. LA TALLA

Las tallas de botas de esquí se expresan en Mondopoint. Hay que convertir tu talla mediante siguiente la tabla de correspondencias:

Captura de pantalla 2019-01-16 a las 11.15.55
Captura de pantalla 2019-01-16 a las 11.22.42

3. PROBÁRTELAS

Probarte las botas es el punto clave para elegir bien unas botas de esquí.

1) Ponte los calcetines de esquí que usas habitualmente para esquiar.

2) Ponte las botas y cierra los ganchos a medio ajuste. Si te quedan holgadas, quiere decir que el volumen de la bota no es el adecuado.

3) Ponte de pie: debes rozar la punta del armazón.

4) Efectúa 3 grandes flexiones apoyando en las tibias (pon las manos en las rodillas para ayudarte), con el objetivo de echar el talón hacia atrás dentro de la bota. El pie retrocede, y ya no debes tocar la punta de la bota con los dedos.


Contenido elaborado junto a apasionados del esquí de Decathlon.

Captura de pantalla 2019-02-05 a las 9.53.54
: