Menú

Cómo ajustar tus esquís

0 68
-/5

Las fijaciones de esquí son uno de los elementos más importantes en el equipo, ya que son las encargadas de garantizar una parte muy importante de nuestra seguridad a la hora de esquiar.

Sus funciones son sujetar la bota, asimilar las irregularidades del terreno y liberar la bota en caso necesario, ya sea de caída o de posición peligrosa para el esquiador (con riesgo de lesión en las articulaciones).

Un porcentaje muy alto de las lesiones en esquiadores se producen por la incorrecta liberación de las botas en el momento necesario. Para que esto no nos ocurra, vamos a ver cómo conseguir un correcto ajuste de las fijaciones de esquí para nuestra total seguridad.

Ajustar correctamente las fijaciones de esquí

Existen distintos tipos de fijaciones de esquí en el mercado con características diferentes. Hoy en día la mayor parte de los esquís que compramos, vienen con sus fijaciones, que están adaptadas a las características del esquí y por tanto a las características del usuario.

Es decir, si compramos un esquí para un usuario principiante, las fijaciones nunca van a ser de un esquí de competición y por el contrario, un esquí de competición nuca llevará una fijación de un esquí de iniciación.

Todas las fijaciones de esquí deben cumplir  la norma DIN ISO 11088 donde se especifican los procedimientos de montaje, registro e inspección de los mecanismos de unión de esquís, integrando de una manera práctica, los requisitos de las normas internacionales relacionadas con esquís, fijaciones y botas.

Ahora que ya sabemos un poquito más sobre fijaciones de esquí, vamos a ver que tenemos que tener en cuenta para un correcto ajuste de las mismas. Para ello tendremos en cuenta dos parámetros la dureza del muelle (el DIN) y la pretensión.

La dureza del muelle

Se conoce erróneamente como “el peso del esquiador”, y corresponde a una escala de valores situados en la puntera y la talonera y que oscilan normalmente entre 3-10, 4-12 y 6-14 ó 0,5-4 y 2,5-7 en al caso de los esquís junior.

Pero debemos de saber que el peso es solo uno de los parámetros que intervienen en la determinación de la dureza de los muelles ya que tendremos en cuenta los siguientes factores:

fijaciones de esqui-dureza del muelle

Existe una tabla de regulación DIN que está recogida dentro de la norma DIN ISO 11088 y que contempla estos parámetros:

tabla din-fijaciones de esqui

1.- Características físicas del esquiador: peso, altura y longitud de la bota.

Seleccionamos en las columnas de la izquierda el peso y la altura. Si no coinciden en esa línea, pasaremos a la línea superior. En esta línea, buscaremos los milímetros de la bota. Con ese dato ya tenemos la base para encontrar la regulación correcta.

2.- Nivel del esquiador.

Existen tres tipos:

  • Tipo 1: el que esquía a bajas velocidades y pendientes medias y velocidad moderada (anotamos el valor del paso 1).
  • Tipo 2: el esquiador medio que lo hace en distintas velocidades y terrenos de todo tipo (escogemos el valor de la línea inferior).
  • Tipo 3: aquél que esquía de manera agresiva y a velocidad alta y que se desenvuelve perfectamente en pendientes medias y fuertes (bajamos dos líneas en la tabla).

3.- Edad del esquiador.

Si la edad es inferior a los 50 años nos quedamos en esa casilla. Si es mayor, pasamos a la línea superior.

Existe además una herramienta llamada ISOSKI que está disponible tanto vía web como en aplicación móvil ISOSKI 2.0 (para IOS y Android). Está en francés pero es muy intuitiva.

isoski-fijaciones de esqui

La pretensión

Una vez ajustado el valor DIN y después de mover la puntera y la talonera según la longitud de nuestra bota, que normalmente encontramos en la cara interna de ésta y que viene expresada en milímetros, es el momento de mirar la pretensión.

La pretensión es un mecanismo ideado para que las fijaciones mantengan siempre la misma presión sobre las botas, ya que la distancia entre la puntera y la talonera varía según las formas que adopta el esquí en los distintos momentos de la curva o en función del terreno.

Para comprobar si la pretensión es correcta, debemos calzar la bota en la fijación y buscar en la parte de la talonera, el indicador que nos muestre si es correcto el ajuste. Digo buscar, porque así como en cuanto al ajuste DIN hay una normalización, en cuanto a la pretensión, no, y cada marca utiliza una forma diferente de indicador.

A continuación vemos fotos del indicador de la pretensión de distintos fabricantes.

fijaciones de esqui-pretensionfijaciones de esqui-pretensionfijaciones de esqui-pretension

En el caso de que el indicador nos muestre que la pretensión no está bien ajustada, deberemos mover la puntera o la talonera o ambas, hasta conseguir la pretensión correcta.

Tenemos que estar muy seguros de que hemos realizado el ajuste correctamente y si no es así, poner nuestros esquís y por consiguiente nuestra seguridad en manos de un especialista.


Contenido elaborado junto a apasionados del esquí alpino de Decathlon. 


Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.