Averigua cómo controlar el apetito

Comentarios 0 10 -/-
FacebookTwitterEmail

Descubre qué hormonas producen sensación de saciedad y qué alimentos estimulan su producción.


 Las principales hormonas reguladoras del apetito son: 

Averigua cómo controlar el apetito El omega-3 también produce Colecistocinina.

  • Colecistocinina: Esta hormona, que se produce en el intestino y viaja por los nervios sensoriales, envía señales de saciedad. La naranja, el limón o el tomate son productores de la colecistoquinina. Además, el omega-3 también produce dicha hormona, por lo que se recomiendan alimentos como: aceite de linaza, semillas de linaza, nuez, semillas de calabaza, girasol, ajonjolí, germen de trigo, vegetales verdes.

Averigua cómo controlar el apetito GLP1 y PYY mandan impulsos nerviosos al cerebro que evitan el apetito.

  • GLP1 y PYY: Cuando el estómago e intestino se distienden, estas hormonas mandan impulsos nerviosos al cerebro que evitan el apetito. La clave para darle volumen al estómago y tener sensación de saciedad, es aumentar el consumo de fibra y tomar suficiente agua. Para ello es aconsejable comer frijoles, lentejas, garbanzo, habas y consumir dos raciones de ensaladas al día. También es conveniente tomar frutas como ciruelas, fresas, zarzamoras y duraznos. Toma más proteínas en tus comidas.

Averigua cómo controlar el apetito Leptina y PPAR regulan la entrada y salida de los azúcares y grasas.

  • Leptina y PPAR: Regulan la entrada y salida de los azúcares y grasas a las células, y cuando están activos queman la grasa. Ingiere semillas de linaza, que favorecen el gasto calórico, y pescados de agua fría como salmón, arenque, trucha y sardinas.
  • Otro truco es comenzar la comida con un caldo de verduras y finalizarla con una taza de té, ambos bien calientes. La temperatura corporal también interviene en el control del apetito. Recuerda que comer despacio permite que los mensajes de saciedad lleguen al cerebro.

Averigua cómo controlar el apetito  La ghrelina aumenta la sensación de hambre.

  • Por el contrario existe una hormona que aumenta la sensación de hambre, la ghrelina. Esta hormona se le conoce como la hormona del hambre y es la que delimita nuestro apetito, apareciendo altas concentraciones de la misma cuando tenemos hambre, y bajas cuando no tenemos ganas de comer. Para controlar su concentración bastará hacer unas 5 o 6 comidas al día.

 Laboratorio científico

  • En la edición «on line» de la revista «Science», investigadores de la Universidad de Cambridge, han desentrañado el complejo de activación del apetito producido por la leptina. Los tratamientos con leptina facilitan la pérdida de peso al disminuir la satisfacción que se obtiene con la comida, según han podido demostrar en un estudio con imágenes cerebrales.

Para su estudio, la Universidad británica contó con dos pacientes de estas características: un chico de 14 años y una joven de 19 años, aquejados por un raro trastorno que les impide producir leptina. 

Las imágenes se obtuvieron, antes y después de que recibieran una terapia con la hormona. También controlaron su actividad cerebral mientras les enseñaban fotos de comida.

  • Un estudio de la Universidad de Washington (EE.UU.) lo ha comprobado con la ayuda de tres grupos de voluntarios: el primero tomó un 80% de lípidos; el segundo, 80% de glúcidos; y el tercero, 80% de proteínas. Conclusión: los que tenían el régimen de proteínas no estimularon la producción de ghrelina y tampoco tuvieron hambre durante las seis horas siguientes.


Contenido elaborado junto a apasionados del fitness-cardio de Decathlon. 

Bibliografía

: