Menú

¿Cuándo se queman las grasas?

0 344
-/5

Una de las creencias más contradictorias que existen en relación a los beneficios que produce la actividad física es el momento de la práctica deportiva en el cual el organismo comienza a utilizar las grasas como fuente de energía.

Multitud de personas, incluso algunas relacionadas con el ámbito deportivo, tienden a pensar que esta consecuencia viene determinada por la duración del ejercicio. De esta forma, establecen que el organismo comienza a utilizar el sistema de las grasas a partir de los 40 minutos de realización de actividad física.

El gasto depende de la intensidad

Pues bien, el sistema energético empleado no depende en absoluto del volumen o tiempo que se emplea en la actividad, sino que está relacionado con la intensidad que se mantiene durante la ejecución del ejercicio.

Se debe aclarar que ninguna intensidad de ejercicio emplea exclusivamente un único combustible como fuente energética, pero sí predomina uno por encima del resto.

De forma simple, se puede establecer que en ejercicios de alta intensidad la principal fuente de energía es el glucógeno (proveniente de los hidratos de carbono), mientras que en ejercicios de baja intensidad, la grasa se convierte en el sustrato predominante. Existen otras fuentes de energía. Sin embargo, se emplean exclusivamente en intensidades muy elevadas con una duración máxima de entre 10 y 40 segundos.

¿Puedo quemar grasa desde el comienzo de cualquier ejercicio?

La respuesta es que sí, siempre que la intensidad del ejercicio sea baja. Un ejemplo de ejercicio de baja intensidad puede ser caminar, correr a un ritmo bajo, ir en bicicleta de paseo,…

Una vez que se comienza el ejercicio y el cuerpo se adapta y regula a la intensidad establecida, en este caso baja, la fuente de energía más requerida por el organismo serán las grasas, situando el punto de mayor oxidación de grasas (FAT MAX) en el 75% de la frecuencia cardíaca máxima. Como ejemplo un sujeto que tiene una frecuencia cardíaca máxima de 200 pulsaciones por minuto, realiza un ejercicio de intensidad constante con una frecuencia cardiaca de 150 latidos por minuto.

En defensa de los que creen que se comienza a consumir grasas una vez realizados 40 minutos de ejercicio, es posible que esta creencia se haya establecido debido a que los depósitos de glucógeno son muy limitados, y realizar un ejercicio a alta intensidad, vaciaría dichos depósitos en 40 minutos aproximadamente.

A partir de este momento, se comienza a utilizar las grasas como fuente de energía, si bien, como se ha comentado anteriormente, con las grasas como fuente de no se puede mantener una intensidad de ejercicio alta, por lo que se produce una importante reducción en la intensidad.

En una prueba o entrenamiento donde se prioriza mantener una alta intensidad, es necesario mantener los niveles de glucógeno elevados, por lo que se debe consumir glucosa (azúcar) durante la práctica de ejercicio si esta va a tener una duración superior a una hora.

Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.