Menú

DIRECTRICES DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) SOBRE ACTIVIDAD FÍSICA Y HÁBITOS SEDENTARIOS

08/02/2021
0
5/5


Si estás leyendo este blog entiendo que eres una persona activa, que practica ejercicio, que busca iniciarse en la práctica del mismo o que al menos tiene interés en el tema. Si es así, tengo que felicitarte, ya que, aunque muchas veces miremos hacia otro lado y creamos que es algo no tan grave, las cifras de personas inactivas físicamente y con hábitos sedentarios aumentan y lo hacen cada vez a mayor velocidad, suponiendo un gran riesgo para la propia persona, para su entorno y para todo el sistema público de salud.

Aún así, hoy no vengo a hablar sobre este problema como tal, sino que vengo a daros unas recomendaciones generales para abordarlo. En concreto, os traigo la actualización en las directrices de la OMS sobre actividad física y hábitos sedentarios.


Mensajes Principales


1.- La actividad física es buena para el corazón, el cuerpo y la mente. Realizar una actividad física con regularidad puede prevenir y ayudar con el tratamiento de las cardiopatías, la diabetes tipo 2 y el cáncer, que causan casi 3/4 de las muertes de todo el mundo. Además, la actividad física puede reducir los síntomas de depresión, de ansiedad y mejorar la concentración, el aprendizaje y el bienestar en general.


2.- Cualquier cantidad de actividad física es mejor que ninguna, y cuanta más, mejor. Para mejorar la salud y el bienestar, la OMS recomienda al menos entre 150 y 300 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana (o el equivalente en actividad vigorosa) para todos los adultos, y una media de 60 minutos de actividad física aeróbica moderada al día para los niños y los adolescentes.


3.- Toda actividad física cuenta. La actividad física puede integrarse en el trabajo, las actividades deportivas y recreativas o los desplazamientos (a pie, en bicicleta, en patinete...), así como en las tareas cotidianas y domésticas.


4.- El fortalecimiento muscular beneficia a todas las personas. Las personas mayores de 65 años deberían incorporar actividades físicas que den prioridad al equilibrio y la coordinación, así como al fortalecimiento muscular, para ayudar a evitar caídas y mejorar la salud.


5.- Demasiado sedentarismo puede ser malsano. Puede incrementar el riesgo de cardiopatías, cáncer y la diabetes tipo 2. Limitar el tiempo sedentario y mantenerse físicamente activo es bueno para la salud.


6.- Todas las personas pueden beneficiarse de incrementar la actividad física y reducir los hábitos sedentarios, en particular las mujeres embarazadas y en puerperio y las personas con afecciones crónicas o diversidad funcional.


Recomendaciones


Estas recomendaciones están orientadas a todas las poblaciones y los grupos de edad desde los 5 hasta los +65 años, independientemente del sexo, el contexto cultural o la situación socioeconómica, y son pertinentes para todas las personas. Las personas con patologías crónicas, con diversidad funcional y las mujeres embarazadas y en puerperio deben procurar seguir las recomendaciones en la medida de sus posibilidades y su capacidad.


Niños y Adolescentes (5-17 años)


La actividad física se asocia con buenos resultados en cuanto a la forma física (funciones cardiorrespiratorias y musculares),  la salud cardiaca y metabólica (tensión arterial, dislipidemia, glucosa y resistencia a la insulina), la salud ósea, la obesidad, los resultados cognitivos (desempeño académico y función ejecutiva) y la salud mental (menor presencia de síntomas de depresión).


Niños y Adolescentes
Niños y Adolescentes

Adultos (18-64 años)


En los adultos, la actividad física se asocia con mejoras en la mortalidad por todas las causas, en la incidencia de hipertensión, en la incidencia de distintos tipos de cáncer y en la incidencia de diabetes tipo 2, en la salud mental (menor presencia de síntomas de ansiedad y depresión), en la salud cognitiva y el sueño, y en posibles mejoras de las mediciones de adiposidad.


Adultos
Adultos

Personas Mayores (+65 años)


En las personas mayores, la actividad física se asocia con mejoras en la mortalidad por todas las causas, en la incidencia de hipertensión, en la incidencia de distintos tipos de cáncer y en la incidencia de diabetes tipo 2, en la salud mental (menor presencia de síntomas de ansiedad y depresión), en la salud cognitiva y el sueño, y en posibles mejoras de las mediciones de adiposidad. Además, la actividad física sirve para prevenir caídas y las lesiones asociadas a las mismas, así como el deterioro de la salud ósea y funcional.


Personas Mayores
Personas Mayores
Personas Mayores
Adultos Mayores

Recordar: Aunque no se cumplan las recomendaciones, hacer algo de actividad física es mejor que permanecer totalmente inactivo. Si estás comenzando, es mejor empezar con pequeñas dosis de actividad física, para ir aumentando gradualmente su duración, frecuencia e intensidad. 


Para analizar estas recomendaciones con más detenimiento o saber las directrices para otros grupos poblacionales (mujeres embarazadas y en puerperio, adultos y personas mayores con afecciones crónicas, personas con diversidad funcional): https://www.who.int/es/publications/i/item/9789240014886

Comentarios
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.