Menú

El objetivo del entrenamiento: Principio de Supercompensación

0 161
5/5

Sabemos que realizar actividad física y deporte es bueno para mejorar la salud y las prestaciones del cuerpo humano. Debido a ello, uno de los grandes objetivos que se propone la mayor parte de la población es realizar algún tipo de actividad física y deporte todos o casi todos los días.

Pero ¿sabemos cuál es realmente la clave del entrenamiento o por qué es bueno para nuestro organismo?

Pues bien, la explicación al efecto del entrenamiento y a todos los procesos evolutivos que se producen en nuestro cuerpo durante el tiempo se deben al Síndrome General de Adaptación al Estrés o Principio de Supercompensación.

Dicho así, suena de forma muy rimbombante, pero en realidad es algo muy básico y sencillo que paso a explicarte.

El cuerpo humano tiende a ser eficiente por naturaleza y sabe adaptarse al medio y a las necesidades que este le plantea cada día. Desde la prehistoria, el cuerpo humano ha evolucionado y ha sufrido múltiples cambios en órganos y estructuras para “sobrevivir” el mayor tiempo posible. Pero, ¿Cómo se consiguen estos cambios?

Pues bien, cuando el cuerpo humano se ve sometido a un estrés fisiológico (ósea a entrenar), el sistema nervioso organiza todos los mecanismos del cuerpo que sean necesarios para hacer que el cuerpo sea capaz de superar dicho estrés (entrenamiento) al que se ve sometido.

Una vez superado, lo primero es recuperarse del esfuerzo realizado puesto que se ha utilizado todos los sistemas y medios necesarios para no decaer en el intento. Es decir, FUNDAMENTAL EL PROCESO DE RECUPERACIÓN COMPLETA.

A continuación, y aquí se encuentra el verdadero motivo del porqué hacer actividad física o deporte, tras recuperarse del esfuerzo y del estrés al que se le ha sometido al cuerpo, se produce una evolución de todos los sistemas del cuerpo que se han empleado (muscular, circulatorio, respiratorio, hormonal…) con el objetivo de que, ante una nueva exposición al mismo agresor de estrés (volver a repetir el entrenamiento), el cuerpo sea menos vulnerable y sufra menos al hacerlo.

Si este proceso de entrenamiento (estrés), recuperación y supercompensación lo hacemos de forma repetida, conseguiremos alcanzar una adaptación a largo plazo en el cuerpo que nos hará más fuertes ante nuevos estímulos o desafíos.


SUPERCOMPENSACION EN BLANCO

¿Qué pasa si no se respeta la recuperación o el nivel de entrenamiento excede el umbral de tolerancia?

Como ya hemos mencionado, la fase de recuperación es clave para dejar que los sistemas a los que se les ha sometido a un importante esfuerzo puedan recuperarse y evolucionar a un nuevo nivel.

Si no permitimos esta fase de recuperación, lo que haremos es crear una depresión cada vez más profunda de determinados sistemas (inmune, hormonal, circulatorio, nervioso…) lo que llevará a que cada vez estemos más cansados y fatigados, peor estado de ánimo, desajustes hormonales, aumente la probabilidad de enfermedades leves…

  • Realizar ejercicio físico de forma progresiva en cuanto a volumen, intensidad y frecuencia en el tiempo.
  • Permitir una adecuada fase de recuperación con ayuda de ejercicios que favorezcan el retorno venoso, que modulen la inflamación de forma natural, con una duración óptima de la fase del sueño y con una ingesta adecuadas de alimentos para recuperar la energía pérdida.
Comentarios
Comenta esta publicación:
  He leído y acepto las reglas de publicación de las opiniones
Autorizo a Decathlon a recopilar mis datos personales (nombre, apellidos, correo electrónico...) para publicar mi opinión
En Decathlon, nos ocupamos de tus datos personales
Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero en dejar tu opinión!

¿Quieres compartir tu experiencia
deportiva en la Comunidad?

Escribe tus propios artículos sobre tu deporte favorito.