Otros factores que podrían estar alterando tu peso en la báscula

Comentarios 0 10 -/-
FacebookTwitterEmail

El peso y tu báscula

¡Hola a todos de nuevo!

¿Habéis ido a comprar ya una báscula precisa, y una cinta métrica? Por muy raro que parezca os animo a probarlo un mes y veréis que si lo que queréis es perder peso y reducir volumen, estaréis mucho más motivados :)

En el post de hoy os daré más razones por las que el uso de la báscula convencional puede ir en nuestra contra, y es porque se nos escapan muchas muchas cosas. ¿Comenzamos?

¿Quién no ha tenido su periodo de dieta? Hay un montón de motivos por los que decidimos perder peso, a alguien le suena… dieta pre-vacaciones, dieta post-vacaciones, dieta antes de una boda, dieta pre-cita, dieta “ya no me quedan tan bien”, dieta “ya no me caben”, etc. 

Lo curioso es que siempre nos solemos dar cuenta tarde, y por situaciones ajenas a nosotros cuando en realidad deberíamos mirar hacia dentro y resolver qué es lo que está causando que nuestro cuerpo gane o pierda peso. Lo mejor es no tener que volver a hacer dieta nunca más, pero no queramos correr, todo llega poco a poco.

Si estamos a dieta, nuestro objetivo será sin duda perder lo máximo en el mínimo tiempo posible. Y ¿Cómo lo mediremos? Por supuesto que, ¡con la BÁSCULA! Porque ¿qué utensilio que no sea éste nos podría decir con exactitud si hemos perdido peso de un día para otro?

bascula-metrica-tostada-nutricion

Hay veces que funciona bien, y otras que funciona mal. Todo depende de nosotros, vamos, que nuestro concepto es un método muy científico y objetivo. 

Para que entendamos el por qué podemos variar de peso de un día para otro, voy a ir contando diferentes situaciones en las que quizás os sintáis identificados.

Situación nº1 - Comer más de la cuenta: Ayer tuve una cena, aniversario, o simplemente comí magdalenas, chocolate y todo lo que se me cruzó por delante. Esta mañana me he pesado y he ganado 1 kg (¡o más!) :(

Resolución: Tanto si comiste una onza de chocolate como medio pastel, lo que ha pasado es que seguramente hayas comido más carbohidratos de lo que realmente necesitabas, y no se han quemado. Los carbohidratos tienen dos formas de almacenarse, en grasa o en forma de glucógeno, un almacén propio y limitado del músculo de energía.

Cuando consumimos carbohidratos, se digieren haciéndolos más pequeños (glucosa) y tenemos aproximadamente 1 hora para quemarlos, si no se necesitan se almacenan. Si además no realizamos ejercicio ese día, no utilizaremos los depósitos de grasa y/o glucógeno que ya tenemos en nuestros músculos, por lo que es normal que aumentemos de peso.

bascula-nutriciona-abdominales-salud

Para llevar a casa- Recomendación:

Ser una persona social contribuye a nuestro bienestar emocional y psicológico. Por favor, sed personas, relacionaros y comed. 

Por supuesto que si nos estamos cuidando y salimos a comer no escogeremos una pizza, pan, postre, raviolis… hay que ser un poco inteligentes y cuando estemos comiendo fuera lo óptimo es optar por platos que contengan carne o pescado acompañados de verdura o ensalada. Una vez cada semana o cada dos está bien comer lo que nos dé la gana, pero no más. Igual que en una boda, no se tiene una boda cada semana, cómete el pastel si te da la gana.

Mi recomendación personal es que en los días que sepamos que vamos a comer más de la cuenta por un evento, lo mejor es aumentar nuestro tiempo de entrenamiento con una combinación de cardio y sobretodo de pesas. Así favorecemos la utilización de los depósitos de glucógeno y de grasa y cuando comamos se verá en parte compensado. 

Es más, nuestro músculo estará agradecido por darle de comer. Yo complementaría el entrenamiento del mismo día con un entrenamiento a la mañana siguiente de la misma intensidad.

Sin embargo, este “método” no funciona como la solución para los atracones. Un día vale, cada día no porque es imposible compensar una mala alimentación con ejercicio. Inténtalo y seguro que acabas frustrado. 

Por lo que hace a los atracones, es un tema muy complicado que está directamente relacionado con la psicología y que no entraré en detalle. Por lo que hace a merendar una magdalena y chocolate, si te lo comes porque quieres y no porque lo necesitas está bien. En este caso ya hablaríamos de hábitos alimentarios que quizás deberías de cambiar.

Por comer 1 onza de chocolate, un helado o lo que sea (pequeñito) no te va a engordar, pensar que te va a engordar contribuye a que te engordes porque le estás dando órdenes directas a tu cuerpo para que lo almacene como grasa. 

No subestimes el poder de la mente ya que es la que regula la mayoría, sino todos, de los procesos que se dan en nuestro cuerpo. ¡Mente positiva!

Podéis preguntarme lo que queráis utilizando el hastag #cuestióndegrasa en instagram :)

¡Muchas gracias!  


Contenido elaborado junto a apasionados del fitness-cardio de Decathlon. 


: