Cómo elegir tus zapatillas de Fútbol Sala

Comentarios 0 16 -/-
FacebookTwitterEmail

Hace unas semanas hablábamos de cómo elegir las botas para jugar al fútbol, pero ¿y cómo elijo las de fútbol sala? ¡Vamos a ello!

El fútbol sala cada vez gana más adeptos y es por ello que las diferentes marcas trabajan sobre este ámbito para poder satisfacer las necesidades de cada jugador. Al igual que en fútbol, a la hora de elegir nuestras zapatillas de fútbol sala deberemos tener en cuenta tres aspectos:  

  • Superficie sobre la que jugamos (parquet, cemento, goma…).
  • Mi complexión física y forma de jugar.
  • Días de entreno a la semana junto con la exigencia del nivel al que juego.

En fútbol, lo primero que debes mirar son los tipos de tacos adaptados a la superficie de juego, sin embargo, en sala cobra mucha importancia el global de la zapatilla. Para poder saber qué zapatillas nos estamos comprando primero tenemos que conocer las partes que la forman, ya que cada una de ellas influirá en nuestra decisión:  

CORTE: O lo que es lo mismo, la horma de la zapatilla, donde van las cordoneras y el diseño más visible o estética de la misma. Suelen fabricarse principalmente en piel y materiales sintéticos.

La piel aporta comodidad y adaptabilidad desde la primera puesta y un alto tacto con el balón. Las marcas suelen utilizarla en sus modelos de alta gama, ya que es un material más caro por su mayor calidad con respecto a los materiales sintéticos

El problema que tienen las zapatillas de piel es que suelen pesar un poco más que las sintéticas, es necesario nutrir la piel con crema para mantener sus cualidades y tienden a dar de sí con el uso entre media y una talla.

Por otro lado están los materiales sintéticos, principalmente el poliuretano, cuya principal característica valedora es la resistencia al desgaste que aporta a la zapatilla. Pesa menos con respecto a la piel, sin embargo, la sensación de “haber domado” las zapatillas no la tenemos hasta que no las usemos unas cuantas veces. Hay que llevar cuidado porque hoy en día el acabado de muchos materiales sintéticos se parece al aspecto de la piel, esta información deberá venir en la zapatilla o en su caja/balizaje, sino el precio puede ser un buen guía.

Hoy en día, muchas zapatillas mezclan ambos materiales, colocando en la parte del empeine, en la puntera y/o en el interior una zona en piel para un mayor tacto con el balón y el resto del corte en materiales sintéticos para hacerla más resistente y transpirable. Esta combinación es una gran opción que auna las cualidades de ambos materiales.

PERFIL: Es la altura que tiene la zapatilla. Básicamente es la distancia a la que se encuentra el pie del suelo, o lo que es lo mismo, la altura que tiene la zapatilla. A simple vista se diferencia el grosor de la suela del corte, también porque tiene distinto material y suele ir de distinto color que la horma, pero no es sólo lo que se ve por fuera, sino que también influye la media suela que va por dentro. Hay tres tipos de perfiles:

  • El perfil bajo es una zapatilla con poca altura, lo que nos proporciona mayor contacto al pisar el balón y mayor ligereza, sin embargo tiene poca estabilidad y amortiguación en los apoyos.

 

  • Las zapatillas con perfil alto son más pesadas y, al haber mayor espacio entre nuestro pie y el balón, nos cuesta un poco más controlarlo, pero nos aportan una mayor estabilidad y seguridad en los apoyos.

 

  • Por último, algunas marcas han conseguido fabricar zapatillas a las que dándoles una menor altura al perfil alto (sin que lleguen a ser de perfil bajo), consiguen las características de ambos perfiles, obteniendo una zapatilla que se adapta a cualquier tipo de jugador. Lo que sería el perfil medio o medio-alto.

MEDIA SUELA: Esta es la parte de la zapatilla (y de cualquier calzado) que nos va a proteger de los impactos contra el suelo. Está situada justo encima de la suela por dentro de la zapatilla, por lo que no se ve, y suele estar fabricada en la conocida espuma EVA, aunque cada marca realiza sus propios estudios sobre cómo aplicarla para aprovechar al máximo sus cualidades. También suelen incluir diferentes sistemas de refuerzo para mejorar la amortiguación como pueden ser las cámaras de aire o de gel.

SUELA: Al ser la parte que está en contacto con el suelo, es la parte principal que nos aportará o no estabilidad, ya que puede ocupar el pie entero o ser más pequeña por la parte del puente del pie, centrando los apoyos en la puntera y en el talón. También, es importante el material con el que estén fabricadas, ya que éste nos proporcionará mayor o menor agarre en función de la superficie en la que juguemos, lo que también determinará su durabilidad y desgaste. 

El cemento y el asfalto son las superficies más abrasivas para la zapatilla, por lo que su dibujo no es liso y continuado, sino que tiene pequeños taquitos que las hacen más resistentes a la abrasión.

En cuanto al diseño de las suelas hay muchísima variedad, aunque en casi todas podemos encontrar unas pautas similares que cada marca adapta a su imagen:

  • Cuando hablamos de punto de pivotaje, nos referimos a esa forma circular que se coloca en la zona delantera principalmente. Este punto nos ayuda a realizar los giros sin forzar nuestros tobillos.

 

  • Los ejes de flexión proporcionan a la zapatilla esa flexibilidad y estabilidad necesarias para que los apoyos sean progresivos. Podemos identificarlos flexionando nosotros mismos la zapatilla con las manos; serán aquellas zonas donde la zapatilla se dobla más fácilmente.

 

  • El resto de la suela está destinada a proporcionarnos agarre al suelo. Aquí cada marca varía el diseño en función de sus estudios: en forma de espiga, con pequeñas hendiduras para que hagan efecto ventosa, en forma de panal de abeja, incluso incorporan distintos diseños en función del apoyo que se realice con esa parte de la suela. Si la superficie de juego es dura, deberemos compensar ese exceso de agarre con una suela dura, sin embargo superficies como el parquet y la goma tienden a ser más resbaladizas, por lo que una suela más blanda nos aportará un agarre extra.

Ahora que ya conocemos las distintas partes de la zapatilla vamos a ver qué características elegir con respecto a mi complexión física.

En fútbol sí se puede generalizar sobre las características físicas de las distintas posiciones, pero en fútbol sala todo dependerá de la persona. Tan sencillo como sea tu complexión física: si eres más bien delgado, rápido y habilidoso con el balón te interesa una zapatilla de corte bajo y si eres de complexión fuerte o corpulento y tu juego se basa más en la potencia, entonces te interesa una zapatilla de perfil alto para mayor estabilidad. 

El tipo de corte vendrá en función del tiempo de uso y la superficie de juego como expliqué antes. Eso sí, si juego en superficies duras aunque sea delgado y rápido es recomendable una zapatilla de perfil alto, ya que en estas superficies los impactos que reciben nuestras articulaciones son muy altos y necesitaremos una buena amortiguación.

Para mí la elección más difícil es la del portero, todo dependerá de su forma de juego, aunque a todos recomiendo un corte sintético o mezclado con piel ya que los porteros arrastramos mucho los pies y necesitamos materiales que resistan ese desgaste extra:

  • Si eres un portero que normalmente no sales mucho del área necesitas una zapatilla estable que te proporcione buena amortiguación y seguridad en tus apoyos, es decir una zapatilla de perfil alto.

 

  • Si eres un portero que no tienes problemas en jugar adelantado cuando tu equipo ataca y en salir a cortar balones fuera del área, me inclinaría más por una zapatilla de perfil medio, ya que no será tan pesada para realizar esos pequeños esprines.

 

  • Y ya por último si eres el “portero total” que incluso sales cuando tu equipo juega de cinco, entonces me decantaría por una zapatilla de perfil bajo, ya que si perdéis balón la distancia a recorrer será mayor, por lo que mejor que las zapatillas te aporten ese plus de ligereza.

Eso sí, por propia experiencia te aconsejo que compruebes que la parte del talón y el tendón de Aquiles están reforzadas, ya que si sueles tirarte más a parar con el pie que con la mano puedes sufrir lesiones en esa zona sino está bien protegida.

Espero que esta guía te sirva de ayuda, pero el mejor consejo que te puedo dar es que te las pruebes, que la talla no sea ni grande ni ajustada, simplemente tu talla (teniendo en cuenta el corte y el tallaje de cada marca), que hagas pequeños apoyos en todas direcciones para ver cómo se te ajusta y qué sensaciones te transmiten, porque eso es lo que al final cuenta.

¡Nos vemos en el parquet!

: