¿Obligación o motivación?

Comentarios 0 6 -/-
FacebookTwitterEmail

¡Papá quiero ser futbolista!, cuantas veces habremos escuchado esta frase. Hoy queremos adentrarnos en los niños, el futuro de este deporte.

La inmensa mayoría de niños que practican fútbol sueñan con poder jugar en un gran equipo, ganar una Champions League y marcar el gol ganador en la final del Mundial, pero más allá de todos estos sueños queremos adentrarnos en los beneficios que el deporte les genera.

Nosotros, las personas adultas cuando practicamos deporte nos solemos imaginar sudando y liberando toda nuestra carga, o en el caso del fútbol, compitiendo contra alguien para poder ganar. Sin embargo, el fin de un niño es poder jugar, divertirse y estar activo con lo que le gusta, es decir, poder relacionarse e interactuar con otros niños.

El deporte, proporciona a los niños una infinidad de beneficios a corto y largo plazo: fortalecen sus músculos, ganan en coordinación, interactúan con los demás, aprenden a respetarse a sí mismos y a la gente que les rodea. Además les permite combatir uno de los grandes problemas de los niños en el S. XXI, la obesidad infantil.

abuso_edades_tempranas_blog_futbol_decathlon_foto2

Hay que respetar las decisiones de los pequeños deportistas. Lo importante es que ellos se diviertan compitiendo. 

Más allá de los infinitos beneficios que genera el deporte para los niños, quiero poner énfasis en aquellos que compiten o que van a empezar a competir. Para los que empiezan a competir, debemos atender a sus deseos de decisión, es decir, dar libertad para que practiquen el deporte por el cual se sientan atraídos y, en conclusión, les divierta. 

Diferente es aquel niño que ya practica un deporte en concreto, y que incluso ya compite. Debemos intentar paliar aquellas situaciones en las que los derechos de los niños son vulnerados o se les expone a un esfuerzo comparable al de un adulto, con el único fin de crear un beneficio económico a largo plazo.

Aquel que haya competido en cualquier deporte, conoce de primera mano la presión y el abuso que, a veces, transmite la gente al niño. Debemos ser críticos con este tipo de actitud, ya que podemos transmitir una idea equivocada sobre lo que es el deporte.

abuso_edades_tempranas_blog_futbol_decathlon_foto3

Debemos respetar la libertad de los niños. ¡Ellos son los que tienen que pasarlo bien!. Exigiéndole de esa manera, los niños pueden ver truncadas sus relaciones personales en el presente. Pero lo más preocupante, es el posible perjuicio que podemos causar en sus relaciones del futuro. 

Para que veamos más en profundidad el problema que estoy planteando, tenemos un informe realizado por Save the Children, donde nos explica los problemas sobre abuso en la competición en edades tempranas, e incluye ejemplos detallados sobre futbolistas en edad de formación. 

A todos nos gustaría poder ver a nuestros hijos o a algún allegado en la cima del deporte, pero el principio de esto tiene que ser la libertad de elección del niño para saber si quiere llegar a ese fin. Jamás debemos dejar de inculcarle unos valores morales y, sobre todo, unos valores educativos, ya que estos son la base para crear una sociedad basada en el respetoabuso_edades_tempranas_blog_futbol_decathlon_foto1

El deporte cumple un papel fundamental en las relaciones y el desarrollo de los niños. Me gustaría terminar este post animando a cada uno de los padres o monitores deportivos para que motiven a sus niños a realizar cualquier deporte. 

Deben incitarlos a llevar una vida saludable y, sobre todo, a que JUEGUEN.

En definitiva, ¡VAMOS A DIVERTIRNOS!


Contenido elaborado junto a apasionados del fútbol de Decathlon. 

: