Nuevos materiales en el fútbol: balones

Comentarios 0 7 -/-
FacebookTwitterEmail

Hoy en día está en boca de todos el uso de las nuevas tecnologías en el fútbol, es cierto que en cuanto a las acciones más polémicas aún no se ha decidido entrar en el uso de nuevos dispositivos. Hay quien dice que el fútbol no evoluciona, pero no es así, hay elementos indispensables para la práctica del fútbol en los que se ha avanzado mucho y se sigue haciendo, este es el caso de los balones, los guantes de portero, los terrenos de juego, etc.

En este caso me centraré en los balones, desde los primeros de cuero hasta hoy en día ha habido un largo recorrido. Aquellos balones de cuero, que ahora podemos observar en los distintos museos de los clubes de fútbol,  en un inicio se componían de gajos similares a los de los actuales balones de baloncesto y acabaron siendo esferas compuestas por piezas hexagonales y pentagonales (20 y 12 respectivamente) cosidas a mano. Se necesitaban cuatro horas para fabricar un balón. La combinación de esas formas geométricas ha sido la que ha perdurado hasta la actualidad, salvo algunas excepciones.

Los balones de cuero fueron los primeros del fútbol moderno, pero tenían grandes desventajas que con el paso de los años se han ido salvando. Las piezas que formaban el balón se estiraban durante el juego y el balón acababa deformándose. Si echáis la vista atrás os acordaréis de los balones que tenían una costura parecida a una cicatriz, eran los balones con tiento  que aún lo hacían menos esféricos. Además en un partido podía aumentar su peso en torno a un 25%, debido a la absorción de agua

Si ya de por sí eran balones pesados, en condiciones húmedas lo eran mucho más. En épocas de escasez como las diferentes guerras mundiales, era difícil conseguir cuero de calidad y los balones eran menos resistentes. Tanto  que en dos ocasiones en la final de copa inglesa el balón se rompió en pleno partido. Como es lógico, a medida que la práctica del fútbol crecía, se empezaron a buscar soluciones a estos problemas.

Ya en 1920  se empezaron a utilizar nuevos materiales en la manufactura de balones, el primer problema que se intentó subsanar fue el de la pérdidas de esfericidad por deformación, para ello se reforzaban las capas de cuero con materiales más resistentes. Los balones empezaban a estar compuestos de varias capas. Una vez conseguido esto se abogó por solucionar la absorción de agua, se impermeabilizaba el balón con recubrimientos, incluso se llegaron usar capas de pintura para evitar la absorción.

No fue hasta finales de los años 30 cuando se empezó a mecanizar la fabricación de balones, en aquella época se empezaron a cortar las piezas a máquina de tal forma que se conseguían balones más esféricos. Hasta entonces el error en la esfericidad era alto debido a el error humano en el corte de los hexágonos y pentágonos. Esta es una pelea que se ha alargado hasta hoy en día, ahora hay marcas que siguen buscando cortes diferentes que hagan los balones más esféricos, dejando de lado las formas más tradicionales. De aquella época son también los primeros balones con válvula.

El uso de cueros sintéticos junto con otros polímeros ha supuesto una revolución en el desarrollo de los balones, ahora cada vez son más impermeables, aguantan más la abrasión, son más duraderos, más ligeros y aguantan la presión durante más tiempo. Los polímeros son materiales baratos que ofrecen infinidad de posibilidades debido a las distintas características que adquieren dependiendo del proceso al que se sometan. 

En el caso de los balones la primera opción que se probó para sustituir al cuero fue el policloruro de vinilo (PVC), pero pronto se descartó por su escasa resistencia. Hoy en día se usa el poliuretano, es un material muy polivalente que se puede ver en aislamientos de edificios, tapicerías, adhesivos, suelas de calzado o incluso tablas de surf.  

Para los balones se utilizan 3 capas de poliuretano reforzados con un tejido (un poliéster por ejemplo) para que la presión del aire en el hinchado no haga ceder las capas. Si nos pasamos hinchando los balones estos se rajan, por eso es importante respetar las indicaciones de presión. 

Las capas sintéticas hacen que los balones sean más uniformes y, como podéis ver en la siguiente tabla, aunque la mayoría se parecen, las combinaciones pueden ser infinitas.

balon kipsta

Balón 
Cámara
Número de paneles
Capa externa
Cuero antiguo
Caucho
32
100% Cuero, sin revestimiento
Caucho
1
Caucho resistente
100% Caucho
32
Doble capa: exterior 100% Poliuretano, interior 100% poliéster
100% Caucho natural
32
100% poliuretano, con revestimiento 100% Poliéster
Caucho
6
100% Poliuretano Termoplastico
Caucho
32
60%Caucho, 15% poliuretano, 12% espuma EVA. Revestimiento Poliuretano termoplástico


Además de las diferentes opciones de composición el acabado de los balones afecta mucho a sus características. Dependiendo de ello podemos encontrar gran variedad de calidades óptimas para el uso que queramos dar al balón. Los más comunes son los balones cosidos, dentro de éstos pueden ser de costuras exteriores, que son menos resistentes porque la costura está más expuesta a la abrasión, o de costuras internas, que mantienen mejor la esfericidad porque las costuras tiran hacia dentro y están más protegidas de la abrasión. Los termosellados son balones más modernos son más esféricos y resisten mejor la abrasión. 

Los balones cada vez pasan test de calidad más exhaustivos y son más resistentes, se sigue buscando la esfera perfecta, además de la ligereza y el mantenimiento de la presión. Como podéis ver es una evolución continua en la que se sigue invirtiendo mucho dinero. Son pequeños cambios que a simple vista pueden pasar desapercibidos, pero estoy segura de que si cogéis vuestros viejos balones y los comparáis con los actuales notareis la diferencia.

Referencias

  • http://quality.fifa.com/es/Balones/Hechos-futbolisticos/Manufactura-de-balones/


Contenido elaborado junto a apasionados del fútbol de Decathlon. 


: